Cuando las cartas viajaban por tren

2016-04-23 14:58:54 / web@radiorebelde.icrt.cu / Luca Sanz Araujo

Cuando las cartas viajaban por tren

Que en Cuba fuera inaugurado el primer tramo del ferrocarril el 19 de noviembre de 1837 no era obra de la casualidad, esa fecha marcaba el onomástico de la reina hispana Isabel II.

Que la entonces colonia hispana tuviese caminos de hierros once años antes que la metrópoli tampoco, recordemos que se imponía el empleo del entonces moderno medio de transporte para su empleo sobre todo en la industria azucarera.

Recordemos que el ferrocarril en la mayor de las Antillas fue inaugurado con bombos y platillos para cubrir el trayecto de La Habana a Bejucal. Pero, ¿sabía usted que ya el 10 de julio de 1839 comenzó a utilizarse la línea para transportar la correspondencia?

Dicho servicio, conocido como Correo por ferrocarril, funcionaba de la siguiente manera: un empleado de la Renta de Correos entregaba la valija sellada con la correspondencia diaria al guardalmacén del ferrocarril en la Estación Garcini de La Habana, situada en la calle Oquendo entre Maloja y Estrella, actual municipio Centro Habana.

Ese empleado, a su vez, entregaba la valija al conductor del tren, y a la llegada a su destino – en Bejucal o Güines- era recibida por el Jefe de la estación quien se la daba al empleado de correos designado al efecto.

Igual procedimiento se seguía en los puntos intermedios de la línea como San Felipe, Guara y Melena, donde la recibía el conductor del tren de manos del guardalmacén del lugar, y la entregaba en el sitio de destino al empleado de correos designado al efecto.

José Luis Guerra Aguiar, todo un experto en el ámbito filatélico postal, señala en su obra Historia postal de Cuba, que la siguiente línea ferroviaria inaugurada fue la de Cárdenas, comenzó a prestar sus servicios el 25 de junio de 1840, y se extendió a Bemba -actual Jovellanos-, en diciembre del propio año, y a Montalvo- Navajas- en 1844, la que también fue usada desde los primeros momentos por el correo, con la consiguiente imposición de marcas postales identificativas de haber sido circuladas por esa vía.

Ya en 1868 las líneas se habían extendido hacia la zona comprendida entre Artemisa y Los Arabos, por el occidente, y desde Nuevitas a Camagüey, por el este, así como por otras pequeñas poblaciones aisladas. Con el transcurso de los años fueron instalándose más vías férreas a lo largo del país con la consiguiente rapidez en el transporte de la correspondencia.

Este correo ambulante por ferrocarril dio lugar, para poder identificar la correspondencia expedida por esa vía, al establecimiento de cuños o marcas que la diferenciaban del correo ordinario o del de cabotaje. Por eso, las distintas compañías ferroviarias que operaban tal servicio coordinaban con el correo su tramitación entre los empleados postales y los ferroviarios para así ofrecer una mayor rapidez en la transportación.

El 22 de noviembre de 1980 la Administración postal cubana puso en circulación una hoja bloque que reproduce un convoy que transporta el primer correo embarcado por ferrocarril- y como parte de la hoja varios cuños empleados para marcar la correspondencia por esa vía.



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Alejandro Rojas Espinosa. Editoras: Liannis Mateu Francés - Yaicelín Palma Tejas. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015