Desercin escolar, un cncer al cual todos debemos tratar (+Audios)

2018-04-24 12:55:03 / web@radiorebelde.icrt.cu / Isel Quintana Freyre

Desercin escolar, un cncer al cual todos debemos tratar (+Audios)

Como parte de un fenómeno que está emergiendo en nuestra sociedad, resulta de vital importancia que las familias cubanas reflexionaran del alcance de ciertas actitudes delictivas y antisociales, que con el tiempo se han naturalizado en los hogares cubanos. Al respecto invitamos a la Fiscal Jefa de Departamento de la Dirección de Procesos Penales de la Fiscalía General de la República, Beatriz de la Peña La O, para que compartiera sus impresiones en la revista Informativa Haciendo Radio de Radio Rebelde.

Desercin escolar, un cncer al cual todos debemos tratar (+Audios)
La Fiscal Jefa de Departamento de la Dirección de Procesos Penales de la Fiscalía General de la República, Beatriz de la Peña La O, en comparecencia
en Haciendo Radio.


¿Qué es la Deserción Escolar?


Deserción escolar es un término comúnmente utilizado para referirse al abandono escolar. Se trata de aquella situación en la que el alumno después de un proceso acumulativo de separación o retiro, comienza a retirarse del sistema educativo sin obtener un certificado de escolaridad.

El abandono escolar o la deserción son dos conceptos que se han utilizado para referirse a un fenómeno de la educación que tiene que ver con el hecho de que un número de jóvenes se retiran de las aulas y del sistema educativo. Es un fenómeno en el que concurren muchos factores, pero la intervención familiar es una condición muy importante.

La prevención de la deserción escolar constituye un centro de atención en la política educacional cubana.

¿Por qué es Política Institucional?


En nuestro país en el artículo 35 de la Constitución se reconoce en la familia la célula fundamental de la sociedad y le atribuye responsabilidades y funciones esenciales en la educación y formación de las nuevas generaciones.

Incluso adscrita a la Asamblea Nacional del Poder Popular funciona con carácter permanente la Comisión de Atención a la Niñez, la Juventud, y la Igualdad de Derechos de la Mujer, la que auxilia al Parlamento y al Consejo de Estado para una mejor atención de la infancia y la adolescencia, además de a la mujer.

Nuestro país, teniendo en cuenta el precepto convencional, del interés superior del niño y la prioridad que le ofrece nuestro Estado a la protección de los derechos de niños y niñas, refrendada en el artículo 40 de la Constitución de la República, garantiza a través del trabajo de órganos y organismos del Estado, así como mediante sus políticas, el enfrentamiento a cualquier conducta lesiva a estos intereses.

La propuesta de la política social cubana siempre ha apostado por objetivos de desarrollo social justos, equitativos, éticamente humanistas, y comprometidos con los valores éticos; donde el Estado, con el apoyo de las organizaciones sociales, garantice los servicios básicos y la seguridad social, y conduzca proyectos de desarrollo sustentable que signifiquen reales alternativas. Sobre esa base, la prevención aparece como un proceso por su continuidad, historicidad y gradualidad.

Desercin escolar, un cncer al cual todos debemos tratar (+Audios)

¿Cuáles son los órganos, organismos y organizaciones de masas que intervienen en el proceso de prevenir la deserción escolar?


Los derechos de los niños cubanos son protegidos mediante el diseño, la ejecución y la evaluación de políticas sociales, programas y proyectos en las áreas de la salud, la educación, la seguridad social y otras.

Durante la formación de nuestros menores y jóvenes, las organizaciones, el sistema educacional junto al resto de los órganos del Estado (MINSAP, MTSS, MININT, la familia y la comunidad tienen las principales obligaciones para la prevención de la deserción escolar y la dedicación posterior de estos educandos desertores a conductas antisociales o delictivas.

¿Cuál es el rol de la familia en la sociedad cubana hoy?

La familia juega un papel primordial, el control de los padres sobre los hijos, qué hace, con quién se relaciona, a dónde va, en qué horarios, cuál es su comportamiento habitual, si presenta cambios en el mismo; si han variado sus resultados académicos o su conducta, etc. Todo esto constituyen síntomas que los padres no deben dejar pasar por alto, ni olvidar que con los hijos se tienen obligaciones que van desde su educación, cuidado, manutención, hasta la vigilancia y asistencia.

¿Cuál es el marco regulatorio vigente?


La Sociedad Cubana presta especial atención a la protección de las niñas y niños, para ello cuenta con instrumentos legales y administrativos como son, entre otros: la Constitución de la República, el Código de Familia, el Código de la Niñez y la Juventud y el Código Penal, fundamentalmente. Con orgullo podemos afirmar que en nuestro país se hace realidad desde mucho antes de su promulgación, la protección de los derechos recogidos en la Convención sobre los Derechos del Niño, como principal documento internacional para la protección a la infancia.

Cuba firmó la Convención sobre los Derechos del Niño el 26 de enero de 1990, y procedió a su ratificación el 21 de agosto de 1991, con lo que se convirtió en uno de los primeros países en hacerlo. Su entrada en vigor tuvo lugar el 20 de septiembre de ese mismo año.

La Convención de los Derechos del niño donde están consagrados cuatro principios generales que aparecen en los artículos 2, 3, 6 y 12: no discriminación (art. 2), los intereses superiores del niño (art. 3), el derecho a la vida, la supervivencia y el desarrollo (art. 6) y las opiniones del niño (art. 12).

La Constitución de la República en su artículo 38 establece que los padres tienen el deber de dar alimentos a sus hijos y asistirlos en la defensa de sus legítimos intereses y en la realización de sus justas aspiraciones; así como el de contribuir activamente a su educación y formación integral como ciudadanos útiles y preparados para la vida en la sociedad socialista.

El Código de la Niñez y la Juventud del año 1978 regula la participación de los niños y jóvenes menores de treinta años en la construcción de la nueva sociedad y establece las obligaciones de las personas, organismos e instituciones que intervienen en su educación.

En caso de infracción o incumplimiento de lo dispuesto se exige responsabilidad según corresponda, ante las autoridades docentes, administrativas e incluso ante los Tribunales cuando la violación contraviene los preceptos establecidos en la legislación vigente.

En Cuba rige desde hace ya cuatro décadas un Código de Familia puesto en vigor con la Ley No. 1289 de 14 de febrero de 1975

En los casos en que existan quebrantamientos en el orden penal, la Ley 62, Código Penal, dedica el título XI a sancionar los delitos que se cometan contra el normal desarrollo de las relaciones sexuales y contra la familia, la infancia y la juventud. Existen también otras figuras delictivas que siempre que se cometan con la participación de menores, agrava la responsabilidad penal.

Nuestro Código Penal recoge una tipicidad delictiva para aquellos que teniendo la patria potestad o guarda y cuidado no cumplan con estas obligaciones.

Desercin escolar, un cncer al cual todos debemos tratar (+Audios)

¿Cuáles son las sanciones a los miembros de la familia que contribuyan con su actuar a la deserción escolar?


El Código de la Niñez y la Juventud establece que los organismos y empresas del Estado y los funcionarios de la administración estatal, al igual que los menores, sus padres o tutores, y los jóvenes, destinatarios de las normas contenidas él, quedan obligados a su cumplimiento. En caso de infracción o incumplimiento de lo dispuesto en el párrafo anterior, se exige responsabilidad según corresponda, ante las autoridades docentes, administrativas e incluso ante los Tribunales de Justicia, cuando la violación contraviene los preceptos establecidos en la legislación vigente.

El Código Penal Vigente que entró en vigor el 30 de abril de 1988 establece en su artículo 315 que el que:

El que no atienda o descuide la educación, manutención o asistencia de una persona menor de edad que tenga bajo su potestad o guarda y cuidado o el que induzca a un menor de edad a abandonar su hogar, faltar a la escuela, rechazar el trabajo educativo inherente al sistema nacional de educación incurre en sanción que puede ser privativa de libertad o multas o ambas.

También el código establece circunstancias agravantes en su artículo 53 tales como cometer el delito con la participación de menores y varias tipicidades delictivas la comisión del delito con la utilización de menores se agrava el marco de las sanciones, haciéndolo más severo. En casos más graves cuando se utilice a un menor en el ejercicio de la prostitución o en la práctica de actos de corrupción, pornográficos, heterosexuales u homosexuales, u otras de las conductas deshonestas previstas en el Código Penal se podría estar en presencia de un delito de Corrupción de Menores.

En fin la protección a los menores de edad en nuestro país tiene un marco regulatorio amplio y cumple los estándares internacionales relacionados con esto.

¿Cuáles son las acciones preventivas que se pueden realizar para evitar llegar a una sanción penal?

Lo más importante en la labor preventiva es mantener un compromiso de accionar transformadoramente sobre cualquier conducta de riesgo. La deserción escolar constituye sin lugar a dudas uno de los riesgos más grandes que provocan un punto de atención para evitar males mayores.

En Cuba varios órganos estatales intervienen en la labor preventiva y quiero hacer énfasis en la labor de la Fiscalía General de la República, que desde la Ley 83 en su artículo 25, inciso uno, deja definido el rol que desempeña el fiscal en la protección al menor, en tanto, los órganos de la Fiscalía General de la República están facultados para realizar, a través del Fiscal designado, las funciones relacionadas con el control y preservación de la legalidad en la atención a los menores de edad.

En esta legislación se establecen las facultades del fiscal para el ejercicio de esta protección. Además de ello es muy importante el intercambio con la población desde donde se pueden recibir denuncias por hechos relacionados con los mismos.

Para ello la Fiscalía cuenta con una estructura de trabajo institucional que a través de varias direcciones se interviene en función de la prevención. Es así que la Dirección de Protección a la Familia y asuntos jurisdiccionales es la encargada de todo lo relacionado con la protección de los menores de edad, entre otras funciones, la Dirección de Protección al Ciudadano es la puerta de entrada de la población y a través de sus varias formas de atención: personal, llamada telefónica a través de la línea única, el correo postal, el correo electrónico, el buzón que se encuentra en todas las fiscalías municipales, provinciales y el órgano central y el Portal Web permite recibir cualquier denuncia incluso anónima relacionada con la protección a los menores y otros grupos poblacionales de riesgo.

La Dirección de Procesos Penales que controla también la legalidad en los derechos de los menores y ejercita la acción penal en función de defensa cuando son víctimas de delitos y otras Direcciones de apoyo a la labor fiscal (Comunicación Institucional, Formación y Desarrollo, Informática y Comunicaciones, que contribuyen al mejor ejercicio de nuestra función.

En el caso de la deserción escolar cuando los menores cometen hechos que la ley tipifica como delito o inciden en la conducta antisocial de prostitución… ¿cuáles podrían ser las consecuencias para los miembros de la familia?

La familia y la escuela juegan un papel importante en la educación y formación de valores y el control de los padres sobre los hijos, constituye una obligación recogida en la ley que no es delegable.

La Fiscalía General de la República en cumplimiento del mandato constitucional de preservar y controlar la legalidad y de las funciones establecidas en el artículo 25 de la Ley No. 83 de 1997, examina todos los expedientes que se tramitan relacionados con menores de edad, tanto por su vinculación con hechos que la ley tipifica como delitos como por asumir determinadas conductas alarmantes entre las que se encuentra el ejercicio de la prostitución.

La prostitución es una conducta lesiva a la dignidad humana, y en nuestro país considerada una conducta antisocial, asumirla como práctica durante la minoría de edad afecta profundamente el normal desarrollo sexual y de personalidad de niños, niñas y adolescentes.

En todos estos casos se tiene en cuenta qué papel jugaron los padres que provocaron que sus hijos incurrieran en estos hechos y en base a ello serán las medidas que se tomen que van desde el trabajo profiláctico y preventivo hasta las sanciones penales que ya describimos.

Es por ello que es primordial, el control de la familia sobre los más jóvenes y su comportamiento, así como evitar que hechos como estos invadan la tranquilidad de los padres ante la pérdida de un hijo por el llamado del dinero.

Otros detalles en las entrevistas en audio en Haciendo Radio:



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Alejandro Rojas Espinosa. Editoras: Liannis Mateu Francés - Yaicelín Palma Tejas. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015