Dos vidas marcadas por una historia comn

2015-09-09 11:06:38 / web@radiorebelde.icrt.cu / Rosmerys Bernal Pia

Da Internacional de la Alfabetizacin

Hace apenas unos días, Leylani asistió por primera vez, como alumna, a la escuela primaria. Al igual que otros pequeños estrenaba su uniforme escolar, entre risas, algarabía, expectativa ante la nueva experiencia. ¡El inicio del Curso Escolar! Padres u otros familiares, profesores y directivos de cada Centro Educacional comenzaron así una labor de complicidad para adaptar al estudiante al nuevo medio.

Precisamente retomamos este tema con motivo del Día Internacional de la Alfabetización y el evento que se desarrolla este 8 y 9 de septiembre, en la Sede de la UNESCO en París, en preparación de los nuevos esfuerzos que emprenderán los países sobre la Alfabetización y las Sociedades Sostenibles en la etapa posterior a 2015.

En Cuba, al referirnos a la Alfabetización pensamos siempre en el 22 de diciembre de 1961, fecha en la que Fidel Castro declarara al país territorio Libre de Analfabetismo; no obstante fue por estos días, el 26 de septiembre de 1960, que el propio Fidel anunció, durante su intervención en las Naciones Unidas, la meta del Gobierno Revolucionario, de eliminar el analfabetismo en un solo año.

Lourdes Garfalo Fernndez integr la brigada Conrado Bentez. Foto: Rosmery BernalCien mil fue el número de estudiantes convocados para la tarea de la revolución; debían ser mayores de trece años, tener cursado más de sexto grado y recibir la autorización de los padres.

Fue así que Lourdes Garófalo Fernández integró la brigada Conrado Benítez. La misión era participar en la casa del campesino, ayudar en las labores de la casa, en las labores agrícolas, porque a la vez se iban a preparar a esos jóvenes para la vida.

“Ya yo era maestra, pero yo quería alfabetizar a los pobladores. Entonces también fui asesora técnica de los brigadistas. En Niquero, Granma, me enviaron para un batey llamado Castro, y allí conviví con una familia muy revolucionaria, y estaban muy orgullosos de tener una brigadista en su casa”.

“Para nosotros fue muy bonito la experiencia de alfabetizar y llevarle esa alegría, porque ellos se veían muy contentos. Una experiencia enriquecedora, pues ellos te agradecían profundamente la enseñanza que les habías brindado, no se trataba solo de aprender a leer y a escribir, había algo más, un sentimiento que se había creado con el contacto diario, con el intercambio de experiencias. Habíamos dejado allá un pedacito de nosotros, les brindamos nuestros conocimientos, pero estos fueron enriquecidos con su amor, su fortaleza para enfrentar la vida, su sonrisa aún en los momentos difíciles, y el entusiasmo e interés que manifestaban en nuestras clases luego de una larga jornada de trabajo. Esa gratitud, no tiene comparación”.

Josefina Veliz Morejn, tambin aport sus conocimientos en la campaa como Alfabetizadora Popular. Foto: Rosmery BernalMarcada por diferentes circunstancias, la ingeniera química Josefina Veliz Morejón, también aportó sus conocimientos en la campaña como Alfabetizadora Popular.

“Mi familia, por mis 10 añitos que tenía, no me dejó trasladarme al interior del país, pero como yo quería enseñar de todas formas, me integré al grupo de los alfabetizadores populares para educar en la ciudad. Cuando llegaba la alfabetizadora o maestra, como nos decían, todos los miembros de la casa se retiraban y te dejaban en el lugar que tú ocuparas, cualquier rinconcito, muy sencillo, con una mesa donde se pudiera escribir y si tenias una tablita que te sirviera de pizarra, ya eso era suficiente”.

“Existía un gran respeto hacia nosotros, una gran consideración y reconocimiento por la labor que estábamos desempeñando. El entusiasmo y la dedicación con el estudio era mutuo, lo mismo los alfabetizadores que los que necesitaban ser alfabetizados. Todos estábamos muy contentos, unos de aprender y otros de enseñar”.

“Satisfactoriamente ellos aprendieron a leer y a escribir, tuvimos un fuerte trabajo, pero dio muy buenos resultados. Fue una etapa muy bonita, te sentías útil, yo era una niña pero me sentía una persona importante. Para mi estaba realizando un trabajo de adulto, algo grande, y las personas alfabetizadas agradecían mucho nuestro esfuerzo”.

“Incluso ahora que ya han pasado los años, cuando alguno de mis alumnos me ve por la calle se detiene a saludarme y me llaman profesora. Eso es un orgullo incomparable, pues sientes que de alguna manera marcaste sus vidas y contribuiste a su desarrollo como persona. Siempre aludo a aquellos momentos como algo inolvidable, una experiencia única en mi formación”.

Al concluir la campaña de alfabetización Lourdes continúo como profesora en una escuela primaria de la capital y más tarde fue nombrada directora del centro. Allí permaneció hasta su jubilación. No obstante continúa su labor educativa, pues no son poco los vecinitos del barrio que se acercan a ella para que les brinde sus conocimientos.

Josefina, sin embargo, terminó la secundaria y obtuvo una beca para estudiar química, más tarde recibió un título universitario. Después de graduada se incorporó a trabajar en el Centro de Investigaciones Metalúrgicas, en el municipio La Lisa, en La Habana, donde aún permanece y exige cada 22 de diciembre su reconocimiento como educadora.

En el Día Internacional de la Alfabetización, la Directora General de la UNESCO, planteaba que las nuevas tecnologías también ofrecen nuevas oportunidades para alfabetizar a todos; por lo que debemos invertir más y redoblar esfuerzos por el desarrollo pleno de la alfabetización.

Leylani, aún no sabe leer ni escribir, aunque conoce algunas letras del alfabeto, números, y domina, como muchos niños de esta generación, las nuevas tecnologías. La pequeña recién comienza su recorrido por el conocimiento.

Impulsemos su desarrollo intelectual, bridémosle oportunidades a ella y a todos los niños del mundo.



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Alejandro Rojas Espinosa. Editoras: Liannis Mateu Francés - Yaicelín Palma Tejas. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015