El 9 de abril qued en la historia

2012.04.09 - 09:21:36 / web@radiorebelde.icrt.cu / Sarah Garca Contreras

Armera de la Habana Vieja. 9 de abril de 1958 foto tomada de EcuRED.
Marcelo Plá respiró aliviado con la llegada del día. Conciliar el sueño se le había hecho imposible durante la noche anterior, a excepción de aquellos minutos en los que su mente cayó en una especie de letargo. Automáticamente miró el reloj despertador y calculó las horas que aún faltaban para las once de la mañana.

Por enésima vez repasó punto por punto el plan que en poco tiempo llevaría a cabo y sin pensarlo dos veces se preparó para salir. Momentos después se reunía en la calle Estrada Palma en Santo Suárez con Carlos Astiazaraín, Marcelo Muñoz y Ricardo Aulet, en la casa de Roberto Casals. De ahí partirían todos hacia la Armería en la Habana Vieja, con la esperanza de que aquel día 9 de abril de 1958 derrocarían a Batista y por fin Cuba sería libre.

El asalto era una de las piezas que conformaban el plan general que había elaborado Marcelo Salado y que debía efectuarse con 21 organizaciones de milicias. Cada una estaba integrada por un teniente y tres sargentos. Estos últimos tenían a su vez, tres cabos y quince hombres a sus mandos.

La Directora del Museo Armería, Edith Aguado explica que las zonas de acción se dividieron por calles y que cada milicia tenía bajo su responsabilidad una de ellas. Los capitanes, aclara Aguado, debían dirigir tres arterias que iban desde Monserrate a San Ignacio, en La Habana Vieja.

El comando liderado por Marcelo Plá logra en un primer momento entrar en la Armería, señala Aguado, quien nos cuenta que también se pudieron capturar algunas armas, las que fueron llevadas al vehículo que habían gestionado para la transportación.

“Pero una patrulla de la policía estaba haciendo ronda y uno de los asaltantes se asustó y hubo un disparo que sí alertó a las otras unidades de patrulla. El grupo de revolucionarios logra salir de la Armería con el carro donde llevaban las armas, pero la otra casualidad por lo que el plan fracasó es que las calles en la Habana Vieja son muy estrechas, lo que conllevó a que chocaran con un auto estacionado y ahí mismo tuvieron que abandonar la acción y dar comienzo a un combate con las tropas de la policía.”

Aguado recuerda que de los cinco asaltantes cuatro murieron en la acción, producto a la lucha que se entabla en la calle Lamparilla entre Mercaderes y Oficio, salvándose solamente el jefe del grupo.

Aquella mañana del 9 de abril, mientras Marcelo Plá trataba de sobrevivir al tiroteo, escabulléndose frenéticamente entre las calles de la Habana Vieja o en los techos de los vecindarios, reconoció por vez primera en los últimos días que el plan diseñado estaba irremediablemente perdido. También por vez primera vio de cerca a la muerte y trató, con las pocas fuerzas que le quedaban, de escapar.

Junto al asalto a la Armería, otras acciones semejantes sucederían en la capital del país por miembros del Movimiento 26 de Julio, y en su mayoría todas terminaron siendo neutralizadas por las tropas de Batista. La huelga del 9 de abril culminaría en la capital con el asesinato en G y 25 de su jefe principal, Marcelo Salado.

“En otras provincias del país la huelga fue un poco más exitosa, por ejemplo: Sagua la Grande estuvo tomada 24 horas, en Santiago de Cuba hubo acciones importantes, así como en Bayamo y en Camagüey, pero al final de la jornada lo cierto es que la huelga fracasó. A raíz de esos sucesos el 3 mayo de 1958 se reúne en Mompié, en la Sierra Maestra, la Dirección Nacional del Movimiento 26 de Julio para analizar las causas del fracaso. A partir de aquí es entonces que se traza la estrategia del movimiento para lograr el posterior triunfo de la revolución.”

Ahora, vayamos atrás en el tiempo y situémonos otra vez en la Armería para conocer un poco de su historia. Resulta ser que este lugar fue fundado en 1934 por el señor Luis Aguirre, quien fuera su primer propietario, subraya su directora Edith Aguado. Aquí se vendían objetos para la caza deportiva como escopetas, fusiles, cartuchos, cuchillos, etc.

“La construcción de la edificación se remonta al siglo XIX y siempre su planta baja fue destinada al comercio, aunque como Armería comenzó a funcionar en la década del 30 del XX. En 1956 Luis Aguirre vende la propiedad a otra persona, la cual continúa con el negocio de ventas de armas para la caza. Posteriormente con el triunfo revolucionario es que el inmueble abandona esa función y cierra, del mismo modo en que son clausuradas todas las armerías del país.”

Museo de la Armera de La Habana Vieja.Sin embargo, en 1970 la Dirección de Coordinación Revolucionaria (COR) analiza la importancia de conservar el lugar como museo y así darle la posibilidad a la población de conocer que hechos importantes de la historia del país allí habían sucedido. De esa forma es que en 1971 abre el primer proyecto de la Armería. Este museo se concibió para recordar los acontecimientos del 9 de abril así como para actuar como centro de información acerca de ese hecho.

Posteriormente en 1993 la institución pasa a formar parte de la dirección de patrimonio cultural de la Oficina del Historiador y tras un proceso de restauración el museo reorienta sus funciones expositivas y enriquece además sus fondos.

La Armería en la actualidad cuenta con una primera sala ambientada que recrea cómo era el lugar en sus inicios; así aparecen en las vitrinas verticales las armas largas y en los mostradores los accesorios de caza.

“Como una muestra de armería al fin, se consideró pertinente exponer también una pequeña muestra de armas cortas de fuego que nunca se vendieron en el establecimiento. También hay un área transitoria donde enseñamos algunas armas curiosas y el salón final donde se recuerdan los hechos del 9 de abril.”

Asimismo, la directora del museo, Edith Aguado apunta que el inmueble es uno de los sitios más visitados en la Habana Vieja tanto por el turista como por el cubano.

“Este lugar es muy atractivo, además de estar ubicado en la calle de los Mercaderes, una de las arterias más transitadas del Centro Histórico, por lo que muchas personas al pasar por ahí se fijan en la Armería y entran. Aquí tenemos diariamente la visita de más de 200 extranjeros y casi 500 cubanos. Esta Armería es muy frecuentada también por las escuelas que traen a sus alumnos para que conozcan sobre los sucesos del asalto.”

Con el objetivo de que las personas se acerquen a la historia a partir de nuevas experiencias, la Armería participa durante los meses de verano en el programa Rutas y Andares que organiza la Oficina del Historiador de La Habana.

“En este sentido el museo ha estado insertado tanto en la Ruta de la Historia como en la Ruta de las Armas, esta última diseñada con el propósito de que el visitante conociera los lugares que dentro de la dirección de patrimonio atesoran colecciones de armas ya fueran de fuegos o blancas. Así se visitó el Museo de los Capitanes Generales, el de la Orfebrería, la Casa de los Árabes, la de Asia, la de África y por supuesto, la Armería.”

De regreso a aquella mañana del 9 de abril de 1958, no podemos dejar de mencionar que aquellos sucesos vinieron a cambiar la historia de Cuba y a preparar el camino para que casi nueve meses después triunfase la Revolución.

El la transitada calle de los Mercaderes, entre Lamparilla y Obraría se halla en la Habana Vieja la otrora Armería, convertida en museo. El pasado que atesora hace que el viajero depare en ella y hasta el habanero, a quien la edificación le resulta cotidiana, detenga su paso para admirarla; una forma de recordar también a aquellos hombre que un día se atrevieron a asaltarla.



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Alejandro Rojas Espinosa. Editoras: Liannis Mateu Francés - Yaicelín Palma Tejas. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015