El Alba de Nuestra Amrica

2011.01.04 - 09:53:05 / web@radiorebelde.icrt.cu / Miralys Snchez Pupo

Ensayo Nuestra Amrcia de Jos Mart
La Habana, Cuba
.- “Luminosamente surge la mañana” afirmó Jesús Orta Ruiz, el inolvidable poeta conocido como Indio Naborí, cuando amanecía el primero de enero de 1959.En aquellos momentos el pueblo triunfó sobre una sangrienta dictadura que había desaparecido la vida de más de 20 mil cubanos y mantuvo el país bajo el yugo del imperialismo yanqui.

Pero 68 años antes cuando un nuevo año era muy joven, la previsora óptica martiana hizo nacer en medio de aquella alba, el ensayo Nuestra América, cuyos destellos fueron difundidos tanto por La Revista Ilustrada de Nueva York, como por El Partido Liberal, de México días después, cual cierre venturoso de  un mes de enero con el análisis de una joya propia de un pensamiento de altura trascendental.

Lo racional de su contenido no resultaba nuevo. Lo medular de esa reflexión ya era conocida a través con idéntica denominación en los trabajos martianos dejados para el futuro desde su permanencia en Guatemala en 1877 y en otros segmentos en su paso por México de etapa anterior como un esbozo. La forma  tan específica y amada como objetivo final de José Martí era un verdadero gozo entre magníficas líneas de advertencias para el futuro. En su corazón y mente estuvieron siempre el sublime amor hacia el inmenso lugar donde nació, ese que consideró como muy propio aunque estuviera ubicado más allá de la silueta geográfica de Cuba.

Pero el pico ladrón que trataba desde el norte irrumpir en el sur para posesionarse de él lo catalogó como “la Roma americana”, como lo hizo constar en su trabajo “El alma de la revolución, y el deber de Cuba en América”. Al colocar entre ambos extremos una colosal disyuntiva que la historia ha demostrado como una genialidad martiana al exponer que: Estados Unidos representa a César, mientras América es  el nuevo Espartaco ente el porvenir que acecha en medio de brumas contra los pueblos hermanos.

La revelación martiana de la disparidad entre el Norte y el Sur continental ya había sido consignada como entidad distinta en la historia por otras plumas. Pero aún nadie había profundizado a través de los meandros de la política desde el triunfo de la belleza estilística y el profundo amor demostrado por José Martí para rechazar, desde la óptica de un demócrata revolucionario, el rechazo enérgico del embrión capitalista que observó en su fase inicial, pero le conoció sus entrañas desde la posición de los humildes a los que amaba al asegurar como precisión de todo su pensamiento “No hay patria en que pueda tener el hombre más orgullo que en nuestras dolorosas repúblicas americanas.”

El reconocimiento de una gran patria diferente, sin obviar el desarrollo metropolitano de quien ya la acechaba constituye un himno de combate. Desde él colocó armas superiores por el análisis que exalta con grandilocuencia la existencia impar de un amplio territorio del sur, muy diferente al otro gigante y agresivo, al definirle como punto de partida desde los humildes que viven en el sur del río Bravo como el hogar de “nuestra América mestiza”.



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Alejandro Rojas Espinosa. Editoras: Liannis Mateu Francés - Yaicelín Palma Tejas. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015