El Cristo de La Habana y de Cuba

2018-11-14 20:33:38 / web@radiorebelde.icrt.cu / Heydi Gonzlez Cabrera

El Cristo de La Habana y de Cuba

Inmenso, imponente y abarcador, se levanta frente a la capital que le da nombre, el Cristo de La Habana, regia escultura monumental posesionada de un sitio emblemático citadino. Allí está, majestuoso y colosal, en la colina de entrada de la bahía y sobre todo, para orgullo de los que viven en el pueblecito portuario de Casablanca.

Jilma Madera fue la artista plática cubana que concibió y realizó la escultura religiosa tallada en la blancura del mármol de Carrara, que personalmente, escogió en las minas originarias de Toscana, en Italia.

Inaugurado el 25 de diciembre de 1958 el Cristo de La Habana contrasta con las grises piedras del entorno: las fortalezas de los Tres Reyes del Morro, San Salvador de la Punta, la Real Punta y San Carlos de la Cabaña, que durante siglos defendieron a la otrora Villa de San Cristóbal de La Habana.

El Cristo de La Habana y de Cuba

Cuando finalmente la obra se pudo contemplar a plenitud, algunas críticas de la época señalaron que los labios eran demasiado sensuales para una figura celestial. La creadora se defendió argumentando:


-Realmente, lo concebí en su manifestación humana, y con la plenitud de 33 años. Ese es el Cristo que yo veo.


Inteligente respuesta de la artista, basada en la lógica, porque la imaginería religiosa a través de los siglos representa esas figuras de acuerdo a una tradición pictórica, a falta de una muestra real.

La bellísima escultura impresiona, además, por sus 20 metros de altura sobre una base de tres metros de alto. Su peso alcanza 320 toneladas y la componen 67 piezas, pero su ubicación en la explanada de la colina, la eleva a 51 metros sobre el nivel del mar, altura que permite divisarla desde diferentes puntos de la ciudad.

Otra anécdota acompaña la obra: poco tiempo después de su inauguración, en diciembre de 1958, en medio de una tormenta, un rayo quebró la cabeza del Cristo y la hizo rodar por la empinada cuesta que conduce a Casablanca. Esto determinó que en 1986 decidieran colocarle un sofisticado equipo protector que hace las veces de pararrayos. La escultura monumental monocolor, está ubicada de manera que la luz solar le conceda los claroscuros, luces y sombras, que den valores volumétricos a la talla.

El Cristo de La Habana y de Cuba

Sin dudas, los capitalinos se sienten orgullosos de esta obra religiosa que recibe y despide a los turistas que entran y salen por barcos y cruceros a través de las quietas aguas de la bahía. E incluso, durante su permanencia en la Isla, llegan hasta el pedestal para apreciarle bien de cerca, fotografiarlo, y hasta pedir en silencio su bendición.

En cuanto a los habaneros, gustan de reunirse en esa pequeña plazoleta que circunda la escultura, iluminada con una poderosa luz espectral que impresiona cual imagen de una fantástica catedral bajo las estrellas.

No hay más que estar allí, para descubrir cómo muchos visitantes contemplan la obra artística, y se persignan en señal de respeto, reconociéndole al Cristo su poder celestial.

Y es que, artistas o creyentes, nativos o turistas, todos quedan atrapados con la obra que nos legó Jilma Madera, cuyo prestigio de artista plástica cubana trascendió para la posteridad, y también, porque esta imagen religiosa clasifica entre las de mayor valía, no solo en Cuba o América Latina, sino en el mundo.



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Alejandro Rojas Espinosa. Editoras: Liannis Mateu Francés - Yaicelín Palma Tejas. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015