El Gabo s tiene quien le escriba

2014.04.18 - 14:18:23 / web@radiorebelde.icrt.cu / Ivn Morales Morales

El Gabo s tiene quien le escriba

Hay noticias que hielan la piel de tan solo escucharlas, marcan para siempre los destinos. Incluso, no por esperadas dejan de sorprendernos. Llegan cual ráfaga demoledora y lo remueven todo; consternan y crean un vacío muy difícil de ocupar. Y así, como arribaron, continúan su rumbo en un ciclo interminable.

Sentimientos encontrados se arremolinaron en mi pecho cuando escuché de la intempestiva partida del Gabo, ese amigo de Fidel y de Cuba, el mismo que atrapaba ideas en su prodigiosa mente y contaba historias tan contemporáneas como –en ocasiones- ficticias. Se fue sin avisar; tal vez siguiendo el rastro de Remedios la Bella para reunirse en un mágico sitio junto a sus personajes.

El oriundo de ese pequeño pueblo colombiano denominado Aracataca, o pudiéramos llamarle Macondo –pues ese terruño fue la fuente de donde bebió la imaginación para crear una de sus novelas más encumbradas- apenas se aproximaba a las nueve décadas de existencia. Casi nada, sobre todo para quienes pueden vivir Cien años, y no precisamente en soledad.

Confieso que nos conocimos tarde. Siempre había escuchado de él, pero sus libros no habían pasado por mis manos. Tampoco mis esfuerzos lo ameritaban. Sin embargo, por esos azares de la vida que jamás dejan de sorprenderme ocurrió nuestro inesperado encuentro.

Sumergido en los “interminables” estantes de una librería capitalina, en franca persecución de un ejemplar que debía devorar en poco tiempo, so pena de fracasar en mi intento de aprobar un seminario, me topé con la edición de esta obra –publicada por vez primera en el lejano año de 1967- ilustrada por el artista cubano de la plástica Roberto Fabelo.

Las imágenes me atraparon. Decidí comprarlo, aún cuando el precio me parecía demasiado caro para el estipendio de un estudiante universitario. En el trayecto de regreso a casa comencé a hojearlo e, inevitablemente, no pude apartar la mirada de ese inicio nada común.

El libro está al revés, pensé. Cuán equivocado estaba. Esa estratagema me convidó a aventurarme en su lectura, y en pocos días ya estaba volteando la última página. Hubo momentos en que perdí la cuenta de todos los personajes en la historia. Mas, con lápiz y papel en la mano logré ordenar sus cíclicas apariciones. Claro, hube de necesitar un segundo encuentro con el texto.

Era impensable, cómo había dejado pasar por alto un clásico de estos, me dije. Tengo que buscar otros, agregué. Pero nada, el impulso inicial quedó apenas en eso. Pasaron los años, y casi al final de la carrera por culminar una profesión de la cual el propio Gabriel García Márquez fue uno de sus fieles ejecutores, llegó a mis manos otra de sus obras.

Esta, de más reciente factura que la anterior, pero de idéntica exquisitez literaria. Versaba sobre la historia de un anciano periodista que casi al final de su vida encontró el amor en una virginal adolescente. Al interior de la trama se insertan otros aspectos, ideas subliminales que el autor no puede dejar de mencionar.

Hoy, cuando escucho la noticia de la muerte del creador de textos como El coronel no tiene quien la escriba, La hojarasca, Crónica de una muerte anunciada y El amor en los tiempos del cólera, entre muchos tantos de probada excelencia, no puedo menos que acongojarme por su inesperada partida.

Tal vez nunca termine de deleitarme con tantos y buenos escritos legados por el siempre eterno Gabo. Tampoco él podrá conocer de este periodista que llegó a sus libros de manera fortuita, pero que encontró en ellos la savia para creer en las oportunidades.

No digo adiós, porque no te fuiste. Estas ahí, mirando desde tu Macondo favorito, sonriendo con ese pelo cano y elucubrando en tu mágica mente nuevas historias. Esos incansables deseos de hacer no terminan nunca, ni siquiera con las despedidas.



Artículos relacionados



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.


   Dailyn      dailyn@radiorebelde.icrt.cu      Cuba
   19.04.2014 - 8:08 pm
Bella crnica Ivn, me recordaste mis inicios con la literatura del Gabo que fueron un poco antes, en el pre.


Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Alejandro Rojas Espinosa. Editoras: Liannis Mateu Francés - Yaicelín Palma Tejas. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015