El misterio de los precios en Cuba

2016-01-29 07:22:39 / web@radiorebelde.icrt.cu

El misterio de los precios en Cuba

Quejas reiteradas sobre los precios elevados son frecuentes de una manera cíclica entre nosotros. El disparo reciente de los precios de los productos agropecuarios y el abordaje del problema en las sesiones de nuestro Parlamento, avivó otra vez la polémica sobre este sensible asunto que afecta a una parte significativa de la población.

Pero la cuestión de los precios altos va mucho más allá de los alimentos, como todos sabemos. Los productos industriales, los servicios y casi cualquier mercancía están sujetos a estos efectos que como promedio en nuestro país, suelen tender al alza, comenta para Haciendo Radio, el periodista Francisco Rodríguez Cruz.

Es ya casi un lugar común decir que para bajar los precios hay que producir más. Pero esa conclusión, aunque válida, sintética y políticamente correcta para hacer que la sociedad se sienta parte de una posible solución, podría ser quizás demasiado restrictiva, porque deja fuera múltiples interdependencias que escapan a cualquier esfuerzo individual por aportar un poquito más de esfuerzo laboral.

La formación de los precios es técnicamente un asunto de relativa complejidad. Tiene que ver con los costos de producción, distribución y venta; con la propia naturaleza de las relaciones mercantiles, el nivel de oferta, la demanda existente, la eficacia de los canales para la comercialización, el dinero circulante en la economía, los salarios de quienes trabajan, la capacidad real de compra de las personas y las fórmulas de distribución social de las riquezas, entre otras variables que probablemente escapen a los conocimientos de este comentarista.

Combinar tantos elementos a nivel de toda una economía es sin dudas ciencia peliaguda, porque no son factores que dependan de la voluntad de nadie, sino que obedece a reglas que es preciso conocer, modelar y articular de una manera que resulten en un efecto combinado de muchas aristas.

Las condiciones tan peculiares de la economía cubana, con restricciones financieras y materiales de muchos tipos, además de doble circulación monetaria, diferentes tasas de cambio y varios tipos de mercados, hace todavía más compleja y casi inescrutable, esa ecuación secreta que resulta en esos movimientos muchas veces indeseables de los precios.

Precios. Foto: Ral Pupo

No obstante, algo hay que hacer. Es evidente que los requerimientos de una economía en transformación hacia un modelo con más espacio para el mercado, descentralización de facultades, diferentes formas de gestión y propiedad, necesitan con urgencia aplicar mucho conocimiento, ciencia y discusión colectiva para incidir sobre los precios y lograr un comportamiento coherente con las políticas sociales y económicas que busca materializar el Estado cubano.

Podríamos aventurar algunas posibles causas para explicar esa paradoja del aumento de los precios. Nuestra economía está funcionando con una circulación monetaria mucho mayor que décadas atrás, pero sin dudas la distribución de ingresos también sufre concentraciones inéditas que tienen un impacto desfavorable sobre una mayoría de la población.

Las soluciones duraderas no parece que puedan pasar por los controles administrativos, aunque el gobierno tiene la responsabilidad de pensar en todas las alternativas para corregir los efectos no deseados del desenvolvimiento de la economía, y emplearse a fondo en hallar los mecanismos indirectos de regulación financiera que equilibren la situación e impacten en los precios de un modo más ventajoso para la mayoría.

Creo que nadie tiene la respuesta definitiva sobre este grave problema. La fórmula más conveniente habrá que construirla entre todas las personas e instituciones que tienen esa obligación, para ver si es posible develar, y sobre todo modificar, el misterio de los precios.


(Haciendo Radio)



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.


   Fidel Corrales      fidel@cneuro.edu.cu      Cuba
   29.01.2016 - 11:07 am
Est bien luchar contra el acaparamiento. Pero ms efectivo es combatir la especulacin. Uno se pasea por toda la habana y puede ver como los cuantapropistas revenden en sus puestos "con licencia" productos que no estn autorizados a vender. Hay una especie de indiferencia de los propios ciudadanos y tambin una ineficaz lucha contra el contrabando por parte de los fiscalizadores del estado (lo digo con ese nombre porque no me queda claro qu institucin es la responsable de controlar que eso se cumpla). Por otra parte los precios del MINCIN son con una alta frecuencia extremadamente desproporcionados en el sentido de que tienen un margen de ganancia excesivo y no se justifican -en la mayora de los casos- por la calidad de los mismos ni por los precios de costo. Ejemplo, productos como el pur de tomate, las mermeladas, las frutas (sus dulces) en conserva. Creo que las tiendas del MINCIN se parecen bastante a las TRD que aplican impuestos excesivos a los productos que gravan tremendamente los productos de primera necesidad.


Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Alejandro Rojas Espinosa. Editoras: Liannis Mateu Francés - Yaicelín Palma Tejas. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015