El Prado: un testigo de pasos

2019-09-10 18:45:07 / web@radiorebelde.icrt.cu / Alhija Villaln Veliz

 El Prado: un testigo de pasos

Durante más de 3 siglos ha sido testigo de disimiles pasos y de curiosos acontecimientos. A su alrededor, sus edificaciones dan fe de la grandeza de La Habana. Todos los conocen como el Paseo del Prado, sin embargo ha tenido varios nombres como son: Alameda de Extramuros, Alameda de Isabel II, Paseo del Nuevo Prado, Paseo del Conde de Casa Moré y Paseo de Martí, que es su nombre oficial.

 El Prado: un testigo de pasos

Antes del Prado

En el siglo XVII La Habana solo contaba con dos y bastante rústicos paseos para que las familias pudieran pasearse, como era de costumbre en esa época. Uno que iniciaba en la puerta de La Punta de la Muralla, y corría hacia la caleta de San Lázaro en las inmediaciones del actual hospital Hermanos Ameijeiras. Se transitaba sobre tierra, a la sombra de los uveros. De una parte quedaba el mar y de la otra las huertas asentadas en la zona. Con el de cursar del tiempo, este paseo se convirtió en la calle San Lázaro, hasta la actualidad. El segundo paseo salía de la puerta de Tierra de la Muralla, aledaña a la calle de ese nombre, tomaba la calle Monte y llegaba a Reina. Al igual que el anterior este también era tierra y a la sombra de cocales.

En esa misma época, 1760 al 1763, se vivían varias guerras, por lo que las expediciones y los saqueos era la principal preocupación; y para ello se tenía en cuenta como prioridad la construcción de castillos y fortalezas, así como las murallas.

Además, existía en esa misma etapa varias iglesias y conventos y como plazas estaban las de Armas y San Francisco. Mientras que la del Cristo y la llamada Plaza Vieja, estaban dedicadas al comercio. Las opciones para la recreación eran escasa porque aún no se había ningún teatro en la villa. Las distracciones de los habaneros entonces eran las de concurrir a las procesiones religiosas y los desfiles y paradas militares.

 El Prado: un testigo de pasos

Inicios del Prado

Felipe de Fons de Viela, marqués de la Torre, fue nombrado capitán general de la Isla por el rey Carlos III, y quien construyó el paseo Paula, así como el Paseo del Prado en el año 1772. Se le conocía como Paseo del Prado o Prado, a secas. Este nombre obedece al parecido del Paseo habanero con el madrileño que corre entre la fuente de Cibeles y la estación ferroviaria de Atocha, en la capital española.

Según cuentan algunos historiadores, la Plaza de Armas, en su momento, desplazó a la Alameda de Paula como lugar de preferencia. Sin embargo por sus condiciones de extensión y amplitud, el Prado desplazó a la Plaza de Armas, como lugar de preferencia para quienes deseaban pasear.

Un sinnúmero de quitrines circulaban por la vía, por lo que se hacía necesaria «la atención más rigurosa para no ser atropellado», dice el escritor gallego Jacinto Salas Quiroga en su libro Viajes por la Isla de Cuba. De igual manera agregó: «Cada carruaje se mantiene en su orden, y marqueses y condes, caballeros y plebeyos, con tal de que tengan medios suficientes para mantener una volanta propia, figuran en este animado y brillante paseo. ¿A qué van? Van a ver y a que los vean».

Estructura del Prado

La estructura del Prado ha permanecido inalterable a través de los años. Pero su parte central era de tierra; no estaba pavimentada, aunque sí lucía árboles frondosos en sus bordes. Ya en 1925, con las recomendaciones de a J. C. N. Forestier, jefe de jardines, paseos y parques de París, este singular lugar comienza a de manera acelerada a cambiar su forma, y con ello todos sus alrededores.

Así quedó inaugurado el 10 de octubre de 1928, con su zona peatonal arbolada, con bancos de piedra con respaldo y base de mármol, elementos ornamentales como copas y ménsulas, farolas artísticas de hierro, y con sus majestuosos 8 de leones, figuras que fueron fundidas con material de los cañones que anteriormente protegieron la ciudad de los corsarios y piratas.

 El Prado: un testigo de pasos

Sitios del Prado

Por tanta significación el Prado se convirtió en testigo de personalidades que decidieron formar parte de su historia, cuando lo paseaban como cuando lo escogían para vivir cerca. Pero a su vez, era el lugar perfecto para construir a su alrededor todo lo que potenciaba a La Habana, como es el caso de los mejores Tal es así que los mejores hoteles de la ciudad.

Ejemplo de ello es el Hotel Inglaterra, el cual en su momento de su inauguración, en 1875, en la esquina de San Rafael, se anunciaba como un hotel enteramente iluminado con luz eléctrica y provisto de elevadores, cuarto de baño en cada habitación, cantina, barbería e intérpretes en todos los idiomas.

Mientras que el Telégrafo disponía de servicio telegráfico exclusivo y teléfono en cada habitación, razón por la cual se convirtió en el preferido de hombres de negocio y periodistas extranjeros de paso por la Isla.

En la actualidad

La zona central peatonal del Paseo de Martí, que es su nombre oficial, es un parque que se ha vuelto escenario de varios eventos culturales, exposiciones artísticas, sitio de venta de artesanía y actividades recreativas. Testigos de pasos, acontecimientos, se mantiene dispuesto a formar parte de estos 500 años de La Habana, y por qué no, de muchos más.

Le proponemos escuchar el segmento Conociendo Mi Habana del noticiero Aquí Rebelde:



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Alejandro Rojas Espinosa. Editoras: Liannis Mateu Francés - Yaicelín Palma Tejas. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015