El vidrio: la gran pasin de Silvestre

2012.08.08 - 13:31:01 / web@radiorebelde.icrt.cu / Teresa Valenzuela Garca

Joaquin Silvestre, el maestro vidriero y el tcnico Jaison Rockwood. Foto: Teresa Valenzuela.
Joaquin Silvestre, el maestro vidriero y el técnico Jaison Rockwood. Foto: Teresa Valenzuela.

A Joaquín Silvestre Iglesias le moviliza el alma todo lo que es capaz de hacer en el taller de vidrio de la Facultad de Química de la Universidad de La Habana. Siente en sus manos de orfebre la creación cuando manipula el mechero a altas temperaturas para dar forma a una materia prima que, primero parece inerte, y luego se transforma en un objeto útil para los profesores y sus alumnos.

“Somos un taller de prestación de servicios y nos dedicamos a reparar y construir equipos de vidrio para los diferente laboratorios de la Universidad de La Habana, como son la propia Facultad de Química, el Centro de Biomateriales, dedicado a la investigación y la docencia, y el Instituto de Materiales y Reactivos, IMRE”.

Indicó que también les fabrican instrumentos de laboratorios a varios centros del polo científico del oeste de la capital, y a otros perteneciente a la Academia de Ciencias de Cuba, así como, a varias universidades del país.

Menciona con orgullo el ahorro que representa recuperar una probeta con una capacidad de dos litros, que por rotura se pierde, valorada en el mercado internacional a un precio que oscila entre los 36 a 40 dólares. Aquí la reparamos y la ponemos en uso de nuevo; también rescatamos balones que cuestan cada uno 23 dólares, lo que representa un considerable ahorro, ya que se dejan de importar; en lo que va de año economizamos de 10 mil a 14 mil dólares.

Agregó que también fabrican otros equipos como la celda de Eduard, para la electroquímica, línea para trabajar con alto vacío, el condensador de triple camiseta con serpentín, que sirve para destilar solventes muy volátiles como el acetona, y el balón tipo pera para rotovapolizar; con materia prima de poco costo obtienen equipos que cuestan hasta 400 y 500 dólares, según su complejidad.

Aunque ya cumplió los setenta años de edad, manifiesta en su modo de decir y de andar erguido, lo lejos que está de la jubilación y el descanso; “siempre practiqué deportes”, dice a modo de justificación.

Muestra la vitalidad y el entusiasmo por el oficio que le llena la vida desde hace 44 años, cuando dice: “Aquí se recibe mucho calor, mil 200 grados centígrados, y es necesario tener cierta habilidad para dominar al vidrio; además, se combina la ciencia con el arte; uno sabe que está haciendo algo provechoso que lo hace sentir feliz porque salió de sus manos”.

Confiesa que considera el material como algo sorprendente, y se siente realizado cuando fabrica un equipo; aún más -dice-, cuando vienen a verme aquellos que los utilizan y comentan sobre lo provechoso que les fueron para su trabajo. “Eso constituye el mejor regalo que puedo tener”.

Explicó que la materia prima que utilizan para esos fines son tuberías de vidrio que vienen elaboradas en diferentes diámetros, muy costosas que se utilizan en los laboratorios porque son resistentes a los ácidos y a las altas temperaturas y permiten realizar reacciones químicas.

A la par de la actividad productiva, Joaquín imparte docencia a los alumnos de la Facultad de Química a través de una asignatura optativa. “Somos tres los profesores y un técnico como ayudante; a las clases asisten unos 20 estudiantes y les enseñamos a emplear el mechero, y a manipular los equipos de vidrio que ellos utilizan con frecuencia en el laboratorio, lo que propicia que existan menos roturas; conocen, además, sobre el vidrio artístico que les permite crear un grupo de objetos ornamentales, y de otro tipo que se fabrican también con ese material”.

Con amplia sonrisa se despide Silvestre a la puerta del taller que dirige; el maestro vidriero, como todos le dicen, está contento porque encontró en el provechoso oficio la ilusión que lo emociona, y lo hace amar más la vida.



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.


   Tomas Medina      tomedina@utp.edu.co      Colombia
   09.08.2012 - 7:56 am
Soy docente de quimica y conozco el valor que tiene un taller de vidrio para crear materiales ante una necesidad concreta. En electroquimica, que es un campo que trabajo, el taller de vidrio es fundamental para construir celdas especiales. Tener un experto, como Joaquin, es un valor incalculable. Felicitaciones por tener una persona tan valiosa.


Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Alejandro Rojas Espinosa. Editoras: Liannis Mateu Francés - Yaicelín Palma Tejas. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015