En Audio: Los Beatles y Cuba

2018-11-08 10:55:36 / web@radiorebelde.icrt.cu / Pedro Rafael Cruz Gonzalez

Los Beatles y Cuba

A estas alturas la trascendencia de Los Beatles en la música popular ya nadie la pone en duda. Su legado es inmenso, al extremo que son considerados como uno de los más importantes fenómenos culturales del siglo 20.

Para nosotros los cubanos ellos también tienen su lugar, pues los ingleses mostraron un gran interés por la música caribeña en los comienzos de su carrera. La experimentación primó en la mayor parte de su trayectoria, pero en los primeros días era fácilmente reconocible la presencia de sonidos y ritmos procedentes de esta Isla. Además de estar convencidos que lo único mejor que la música, es hablar de ella, los ingleses también empleaban las jornadas de grabación para divertirse.

Pero esto no fue fortuito. En los años 30 Inglaterra también se plegó al boom mundial de El Manicero, y la propia Reina Victoria lo incluyó en una recepción en el Palacio de Buckingham, quizás por el hecho de que poco antes había hecho furor en una presentación en el Teatro Príncipe de Gales de la capital británica.


Puede descargar y escuchar desde nuestro canal de iVoox la propuesta radial de Detrás de la música, cortesía de Frecuencia total.

Ese hecho se mantuvo por muchísimos años y llegó al extremo de que múltiples músicos ingleses adoptaban nombres criollos para identificarse ellos mismo y sus orquestas. Les daba más exotismo y más sinceridad.

Todas estas cosas claro que llegaron al puerto británico de Liverpool. Ya en la segunda mitad de los 40 una orquesta femenina de rumba visitaba esos lares y la prensa local destacaba la acogida y el éxito alcanzados.

En junio de 1962 Los Beatles fueron a su primera sesión de grabación en los estudios de la Decca en Londres y allí grabaron su versión de Bésame mucho, el tema inmortal de la mexicana Consuelo Velázquez. Claro, el tema había sido un himno en los días de la guerra, por lo que al ejército inglés también le llegó lo suyo. El asunto es que los de Liverpool le añadieron en la grabación un sonoro chachaboom, fórmula empleada por ellos para nombrar el ritmo impulsado por nuestro Enrique Jorrín.



Más adelante la percusión cubana estuvo presente en casi todos los discos de Los Beatles y varios son los temas donde ella se destaca. Con todo el interés mundial por cualquier cosa que lleve el nombre de los ingleses, hoy es fácilmente encontrable una grabación hecha por John Lennon y Paul McCartney allá por septiembre de 1968 con un melotrón, en la que se refiere a la Isla y dice:
 

“En Cuba tenemos muchos plátanos, también tenemos café, no tenemos muchos tabacos porque ya los vendimos todos”.

Esto último quizás por la enorme influencia de Winston Churchill, un fumador empedernido…

Muy poco después se atrevieron con La Malagueña de Ernesto Lecuona, añadiendo también lo que hoy y siempre constituirá una enorme sorpresa para todos los cubanos. No lo duden amigos, estos son Los Beatles y ahora agárrense, por lo que van a escuchar



Que los músicos divirtiéndose, diría orgulloso Moises Simons, el autor de El Manisero.

Puede escuchar el audio aquí, si su conexión es lenta:



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Pablo Rafael Fuentes de la Torre. Editoras: Liannis Mateu Francés - Laura Barrera Jerez. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Comunity Manager: Alejandro Rojas. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015