En Audio: Lino Neira Betancourt y el latido de Cuba

2019-12-09 09:13:25 / web@radiorebelde.icrt.cu / Andrs Machado Conte

http://www.radiorebelde.cu/images/images/2019/cultura/lino-arturo.jpg

Escuche y descargue desde nuestro Canal iVoox la propuesta radial.

Siempre existió un velado prejuicio sobre la denominada música popular. Y dentro de ella, los percusionistas ocupaban regularmente la última escala de valor. Y desde joven, Lino Neira Betancourt se preocupó y ocupó por vindicar, por transponer trabajo en justicia. Y despacio como el día (así describía el poeta el transcurrir de la obra hermosa), se verificó aquella tarea monumental que validó, congregó, instruyó.

Acaba de despedirse Lino Neira Betancourt, el hombre de la Sociedad Percuba, de los fantásticos festivales de percusión de la tercera semana de abril, que lograron reunir lo que alguna vez pareciera casi imposible. Allí concurrieron compositores, intérpretes, investigadores y constructores de instrumentos de percusión, en las llamadas vertientes culta y popular.

Rumba

Tanto la fiesta como la asociación llevaron una vida azarosa, accidentada, de escaso apoyo institucional, hasta sucumbir. Pero la siembra de Lino Neira Betancourt fructifica en la tocata y en el estudio morfológico, inscritos definitivamente en los programas de la enseñanza artística de Cuba.

El africano esclavizado, negado a olvidar y a dejar de ser, se inventó otro parche y facturó el tambor para concebir la música de su corazón, como la definió Martí en el ensayo Nuestra América. Creo que, hasta Lino Neira Betancourt, todo ese mundo de sonidos aconteció instintivamente. El musicólogo determinó la longitud de onda en la mano que percute. Desde la acústica, bien se puede precisar cómo suena un tambor abakuá. Y el catedrático tuvo el encanto de saberlo enseñar, de poderlo difuminar desde el púlpito, de dejarlo bien escrito en libros.

Vivió obsesionado con aquellas páginas de cabildos negros que lograron expandir sus tradiciones en el tiempo por la geografía cubana, a pesar de los muros de la esclavitud y del prejuicio racial. En cada discípulo de Lino Neira Betancourt habría sin falta el orgullo por ese componente de lo cubano, como también la disposición despertada por él sobre el ritmo interior de la Patria, con un sitio en la percusión.

En todos fijó la gratitud a los viejos maestros, que será siempre la inmejorable fórmula para seguir. Se marchó Lino Neira Betancourt, pero ahí quedan los jóvenes percusionistas de su distendido claustro, con el oído mejor avisado, dispuestos a recrear el latido de Cuba en el suceso infinito de los tambores.

Si su conexión es lenta puede escuchar esta versión y, si lo desea, descargarlo aquí.



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Alejandro Rojas Espinosa. Editoras: Liannis Mateu Francés - Yaicelín Palma Tejas. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015