Hablar por hablar trae malas consecuencias (+Audio)

2018-07-12 11:06:39 / web@radiorebelde.icrt.cu

Hablar por hablar trae malas consecuencias

Escuche o descargue el audio desde nuestro canal de iVoox con el comentario del espacio "Palabra con filo", de Haciendo Radio.

Ya sabemos que en Cuba, como norma, somos gente extrovertida y habladora. Y eso puede ser una virtud, pero a veces también un defecto.

La necesidad de socializar, conversar, opinar sobre todo lo que acontece a nuestro alrededor es sin dudas una expresión de implicación, participación ciudadana, y hasta sentido de pertenencia a una colectividad cualquiera.

Pero cuidado. Sucede a menudo que hallamos individuos a quienes les gusta hablar por hablar. No solo sin saber, porque nadie tiene que saberlo todo, sino —y eso sí es más peligroso— sin querer saber.

Exponen sus criterios a diestra y siniestra, e incluso los cambian de una circunstancia a otra, el asunto es escuchar… su propia voz.

Hablar por hablar no solo es restarle valor a la palabra, también puede poner en grandes dificultades a la propia persona o a otras cercanas.

Hablar por hablar trae malas consecuencias

Y casi seguramente quienes escuchan este comentario podrán recordar al menos una vez, cuando por hablar sin pensar, por hablar sobre lo que no nos preguntaron, por hablar sobre lo que no teníamos certeza y darlo como un hecho, nos vimos luego, e incluso al instante, en dificultades.

Porque esto puede ocurrirle a cualquiera en la vida cotidiana. No tiene por qué ser un rasgo definitivo ni absoluto de nuestra personalidad: Nos puede pasar a todos, y cuando sucede, tenemos que ser suficientemente autocríticos para darnos cuenta de que, tan sencillo como eso, hablamos de más.

A veces la solución puede ser una disculpa, en ocasiones las implicaciones pueden ser un poco más severas, si nuestro hablar produjo consecuencias dañinas para otras personas, pero el primer paso es percatarnos del error.

Ya la gente más parlanchina, o sea, cuya tendencia al parloteo excesivo es persistente y aguda, tiene también sus gradaciones en cuanto a la incomodidad que pueden producir. Porque hay quien habla y habla, pero es hasta una persona simpática, que nos hace reír y a veces hasta pensar con sus andanadas verbales. Pero también hay sujetos cargantes, que hablan y hablan, sobre todo, mal de las demás personas o de cualquier asunto a debate, tengan o no razón, sin escuchar argumentos ni consejos.

Hablar por hablar trae malas consecuencias

O las personas fastidiosas que vuelven una y otra vez sobre un mismo tema, muchas veces sus propias supuestas virtudes o realizaciones. La imprudencia y la insistencia también son riesgos que corre quien gusta de hablar por hablar, lo cual sin dudas afecta la estima que se le tiene por sus semejantes.

Sin embargo, hay manifestaciones más graves aún de esta tentación a la habladuría. Llevada a extremos, puede derivar en enredos o chismes, indiscreciones, intromisiones o tergiversaciones, y hasta en mitomanías o megalomanías de sujetos que, como diría esa metáfora de la jerga popular, les gusta inflar.

Y si a esa incontinencia verbal se le añaden las malas intenciones, pues lo mejor es que mantengamos a raya a ese tipo de individuos, lo más lejos de nosotros, e incluso, encaremos o desenmascaremos a quienes convierten el hablar por hablar, en una agresión contra la convivencia pacífica y los empeños colectivos.

Porque una cosa es ser parlanchín, y otra convertir el torrente verbal en casi un arma de exterminio masivo, contra los consensos, los climas distendidos, la unidad de fines. Estas son las peores habladurías. Así que, mejor que hablar, tratemos de escuchar más. Hablar por hablar, ya lo saben, trae malas consecuencias.

Hablar por hablar trae malas consecuencias


(Haciendo Radio)



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Pablo Rafael Fuentes de la Torre. Editoras: Liannis Mateu Francés - Laura Barrera Jerez. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Comunity Manager: Alejandro Rojas. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015