La cultura del debate

2018-10-10 19:10:57 / web@radiorebelde.icrt.cu / Lainerys Carbonell González

La cultura del debate

“La participación popular se está convirtiendo en la cuestión decisiva de nuestra época”. Tal sentencia fue realizada por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en un informe presentado por este organismo en 1993.

Aunque esta aseveración fue planteada hace 25 años hoy tiene plena vigencia, la participación popular es en estos días una cuestión fundamental, pauta y define muchas veces el destino económico y social de las naciones. El eje fundamental sobre el que se sostiene la participación es el debate.

Podemos definir como debate el intercambiar opiniones de nuestra realidad con ideas o conceptos a través de las cuales expresemos y confrontemos nuestras creencias y puntos de vista.

Muchas veces lo hacemos de manera informal, con más o menos acierto a la hora de exponer nuestros criterios y con más o menos éxito en el objetivo de convencer a la contraparte o terceros y modificar así su opinión.

Estas situaciones cotidianas de debate se pueden dar en una sobremesa, en un parque, una parada, o en la barra de un bar con amigos y familiares.
También son habituales, pero con una mayor trascendencia, en el ámbito laboral, en la comunidad y en la empresa cuando, por ejemplo, estudiamos resoluciones, cuando buscamos soluciones a problemas complejos, cuando nos vemos inmersos en un conflicto o se deben tomar decisiones.

En la actualidad Cuba atraviesa un proceso de debate popular mediante el cual se convoca a la población cubana residente o no en la isla a que participe en la modificación de la Constitución, lo que podríamos llamar la ley de leyes, y que no es más que la carta magna por la que se rige la isla.
De este modo y ante un debate de tanta trascendencia debemos ser capaces de exponer con claridad nuestras ideas.

Hasta el momento los debates que ha suscitado la reforma constitucional en Cuba han sido profundos, certeros, claros y han dejado ver el sentir de la población. Algunos temas sensibles por su contenido, otros polémicos por lo que plantean, pero que en sentido general reflejan muchos aspectos de la sociedad cubana.

La cultura del debate

La cultura del debate

Aunque el proceso de debate está bien avanzado y aunque lo realizado hasta la fecha ha tenido gran fuerza, creo necesario conocer algunas pautas a la hora de debatir, sobre todo porque estoy segura no será este el último proceso de este tipo que se realice en la isla.

Indagación: para exponer nuestros argumentos debemos comprender los temas sobre los que debatimos y para ello desarrollar la habilidad de búsqueda eficiente de información para así documentar las intervenciones.

Análisis: no es más que estudiar metódicamente los conceptos o la situación, separando en sus elementos básicos, distinguiendo lo importante y lo menos importante. Supone establecer las relaciones entre los elementos significativos, de manera que permita interpretar el problema y presentarlo de forma clara y ordenada.

Comunicación: es la capacidad de convencer. Supone el manejo adecuado y eficiente de nuestros recursos verbales y extraverbales en la transmisión de nuestras ideas.

Escucha: Siempre se ha dicho que ser un buen comunicador implica, primero que todo, saber escuchar y entender a nuestro interlocutor.

Control emocional: Los debates son situaciones siempre estimulantes para las emociones, debemos ser capaces de controlarlas y modularlas.

Flexibilidad: he aquí una cuestión bien importante, saber adaptarnos; no siempre impondremos nuestra verdad, no siempre será entendido nuestro punto de vista y criterio; por eso debemos ser flexibles desde la hora en punto en que entremos en un debate.

Y es que el debate es también una cultura y una habilidad que debemos desarrollar. Porque el debate y la participación consciente implica que seamos escuchados, que nuestra opinión sea parte de la resolución de un problema, que se tenga en cuenta a la hora de conformar un programa.

Al final será como un bumerang: lanzamos la idea, esta gira entorno a la problemática, forma parte de la solución que al final nos beneficia a nosotros mismos. Porque además cada idea importa, y hace del debate una construcción colectiva, en el que, como dice un slogan: cada pequeño aporte, importa.



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Pablo Rafael Fuentes de la Torre. Editoras: Liannis Mateu Francés - Laura Barrera Jerez. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Comunity Manager: Alejandro Rojas. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015