La decisiva y estratgica victoria en la Batalla de Guisa

2018-11-30 09:57:06 / web@radiorebelde.icrt.cu / Vctor Prez Galds

La decisiva y estratgica victoria en la Batalla de Guisa

Desde la etapa inicial del mes de agosto de 1958, cuando el Ejército Rebelde logró derrotar la gran ofensiva lanzada contra la Sierra Maestra y otras partes de la provincia de Oriente, el Comandante en Jefe Fidel Castro concibió una contraofensiva que posibilitara desarrollar la lucha revolucionaria en diferentes lugares del país para aniquilar la dictadura batistiana.

En ese mismo mes de agosto salieron de la Sierra Maestra dos columnas invasoras, la 2 “Antonio Maceo”, encabezada por el Comandante Camilo Cienfuegos, y la 8 “Ciro Redondo” bajo la dirección del Comandante Ernesto Che Guevara.

La decisiva y estratgica victoria en la Batalla de GuisaCamilo tenía por misión llegar hasta la provincia de Pinar del Río, en la zona más occidental de Cuba, pero tras su arribo a Las Villas por orden de Fidel permaneció en dicho territorio para apoyar a los miembros de la tropa del Che Guevara que pocos días después, a mediados de octubre, igualmente también llegaron a dicha provincia.

A su vez en el transcurso de los meses de septiembre, octubre y primera quincena de noviembre en la provincia de Oriente se intensificaron las acciones de los combatientes rebeldes en las zonas montañosas y también la de los luchadores clandestinos en ciudades y poblados.

Ya el 20 de noviembre, las fuerzas rebeldes dirigidas por Fidel comienzan a llevar adelante la batalla de Guisa que se prolongó durante diez días. Esta batalla tuvo lugar tan sólo a unos pocos kilómetros al sureste de la ciudad de Bayamo en la que la dictadura batistiana contaba con un gran número de soldados y equipos militares, incluidos tanques y aviones.

Los combatientes rebeldes con singular heroísmo, muchos de ellos eran jóvenes todavía sin la debida preparación militar, enfrentaron y rechazaron las columnas de soldados de la dictadura que trataron de llegar a la zona como refuerzo enviado desde Bayamo. Hasta tanques empleados por el ejército batistiano resultaron destruidos por las minas de los integrantes del Ejército Rebelde.

El 30 de noviembre culminó la batalla con una derrota total para la dictadura batistiana. Con la ocupación de armas, balas y otros equipos militares los combatientes rebeldes estuvieron en mejores condiciones para seguir desarrollando la lucha revolucionaria en la provincia de Oriente y llevar adelante la Operación Santiago que contemplaba el ataque y ocupación de la segunda ciudad en importancia del país.

La decisiva y estratgica victoria en la Batalla de Guisa

Acerca de cómo se desarrolló y la importancia estratégica que tuvo la batalla de Guisa, el máximo líder de la Revolución Cubana Fidel Castro se refirió en forma detallada el 25 de noviembre del 2000 al pronunciar un discurso en la Tribuna Abierta de la Revolución en la Plaza Batalla de Guisa, en la provincia Granma.

Fidel recordó que sólo 13 kilómetros los separaban de Bayamo, entonces cuartel general de operaciones del ejército enemigo. Y detalló al referirse a la composición de la tropa rebelde y establecer un paralelismo con la cantidad de efectivos militares del régimen dictatorial que participaron en esa batalla:

“Ciento ochenta combatientes bisoños, casi todos jóvenes recién salidos de nuestra Escuela de Reclutas, desafiaban a 5 000 hombres de las tropas élites enemigas.”


También señaló que durante aquellos inolvidables días, la aviación atacaba sin cesar desde el amanecer hasta la noche. Y agregó: “Nuestras fuerzas, distribuidas en pequeñas unidades, ocupaban sus posiciones en un amplio espacio, el grueso de ellas en la dirección principal Bayamo-Guisa. Unos tras otros, eran emboscados los refuerzos que intentaban liberar a la compañía cercada en la pequeña ciudad. Los refuerzos quedaban, a su vez, aislados, atacados por la retaguardia, y en determinados momentos nuestras posiciones estaban en riesgo de ser cercadas por un movimiento envolvente de las fuerzas enemigas, abrumadoramente mayoritarias.”

Seguidamente Fidel contó: “Un batallón completo que se trasladaba en 14 camiones con dos tanques ligeros a la vanguardia, en un segundo intento de apoyar la guarnición de Guisa, fue totalmente cercado. Una poderosa columna, enviada por el alto mando con fuerte apoyo aéreo y tanques pesados, logró rescatarlo, con numerosas bajas después de más de treinta horas de incesantes combates. En ese momento el número de combatientes nuestros, nutrido con las armas que se venían ocupando, alcanzaba ya aproximadamente la cifra de 250 hombres. En nuestro poder quedaron los 14 camiones, uno de los dos tanques y más de 30 000 balas, cuando nuestro parque, que solía usarse en cantidades ínfimas, comenzaba ya a escasear peligrosamente.”


La decisiva y estratgica victoria en la Batalla de Guisa

Igualmente, Fidel resaltó el heroísmo con que varios integrantes del Ejército Rebelde encabezados por el capitán Braulio Coroneaux defendieron una posición estratégica, una elevación denominada Loma del Martillo en la que tenían emplazada la única ametralladora calibre 50 con que contaban. El 27 de noviembre los efectivos de la dictadura precisaron el lugar donde se hallaban y concentraron un intenso ataque con el cañón de un tanque lo cual ocasionó la muerte de Coroneaux y de otros combatientes rebeldes.

Acerca de cómo culminó la batalla de Guisa Fidel también manifestó: “El 30 de noviembre se combatió intensamente durante todo el día. El enemigo, que había reunido la casi totalidad de sus fuerzas y en un último intento por desalojarnos de nuestras posiciones atacó desde todas las direcciones posibles, se retiró al atardecer, completamente derrotado, hacia Bayamo, y esa misma noche Guisa fue ocupada por nuestras fuerzas.

Y añadió en la valoración que hiciera el 25 de noviembre del 2000 en la Plaza Batalla de Guisa en la Tribuna Abierta de la Revolución acerca de ese singular enfrentamiento: “La batalla de Guisa fue uno de los hechos que demostraron que nada era imposible para el pequeño ejército que, con sólo siete armas, renació del durísimo revés con que tres días después del desembarco del «Granma» pagó su inicial inexperiencia.

“Aquella proeza que hoy conmemoramos fue obra de hijos de obreros y campesinos que en su mayoría no sabían siquiera leer y escribir. En su duro entrenamiento no habían realizado un disparo de bala real; toda su práctica en el uso de los órganos de puntería de sus armas era teórica y geométrica”.


Y aseguró: “¡Nunca dejaré de sentir orgullo, gratitud y admiración por ellos, muchos de los cuales ya no se encuentran entre nosotros! Los jóvenes que ingresaban en nuestras filas aprendían a combatir combatiendo y a vencer venciendo.”



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Alejandro Rojas Espinosa. Editoras: Liannis Mateu Francés - Yaicelín Palma Tejas. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015