13 de Agosto. Natalicio del Comandante en Jefe Fidel Castro
  • Thursday, 13 de August de 2020
  • La doctora del Alicia, una historia de valor y amor

    2020-06-08 22:07:07 / web@radiorebelde.icrt.cu / José Miguel Solís Díaz


    La doctora del Alicia, una historia de valor y amor


    Matanzas, Cuba.-
    Mario Colá es un marino de academia que frisa los sesenta años y sospecho; con historias para contar y para dejar en el tintero. Es el capitán del buque surto en la rada de esta bahía del occidente cubano y quien junto a su tripulación de 21 integrantes hoy se recupera de la Covid-19, en su Cuba natal, a buen recaudo.

    Habituado a capear temporales, Mario embiste los efectos de la medicación necesaria para destruir el virus que se aloja en su cuerpo y muestra ese carácter - lo hace notar- forjado por el bregar por mares, en la aparente soledad del océano. Durante el primer encuentro y en este, resulta parco de palabras; más no en elogios hacia el dispositivo que ágilmente se puso a punto para recibir a su tripulación, de la agilidad en la realización de los PCR en tiempo real y de la esmerada atención de sus hermanos del hospital militar Mario Muñoz Monroy.

    “Si de verdad quieres conocer a quien debemos en buena medida el estar sanos y salvos en tierra, tienes que hablar con la doctora Ana Dolores Martín de la Riva, pero no ahora; dale unas horas porque sospecho; puede estar a punto de colapsar por tanto trabajo y atenciones hacia la tripulación y las coordinaciones que precisó realizar en alta mar con las autoridades sanitarias y marítimas cubanas”.

    Ana Dolores o Lisy, descansa.

    Su voz, agradable y resuelta nos comenta del lado de allá de la línea móvil, “Aquí estamos, con la vista en un bosquecillo donde retozan dos caballos”, y sonríe con gracia.

    “No he hecho nada de extraordinario, solo he cumplido al pie de la letra lo aprendido como doctora en medicina y eso sí, exigiendo por el protocolo que se estableció en este tiempo de pandemia a todas nuestras tripulaciones: la termometría; las medidas de aislamiento, hasta donde es posible en un buque y el lavado frecuente de las manos”.

    ¿Cómo se inició el evento?


    “Cuando ya tengo más que sospechas; evidencias clínicas de que nos encontrábamos con enfermos de la Covid-19, pues no fuimos alarmistas, brindamos apoyo como todos los profesionales del Servicio Médico Marítimo, apoyo en la clínica y en lo sicológico y te digo que tenemos una tripulación muy disciplinada”.

    ¿Pero cómo fue ese momento en que precisa informarle de la gravedad de los hechos al capitán?

    Lo comunico como está establecido y comenzamos a hacer los infórmenes médicos diarios de todos los que tenían sintomatología febril que a su vez se transmitieron a la naviera y a Control Sanitario Internacional, éstos últimos, médicos como nosotros; pero que trabajan en frontera y regulan el protocolo para nuestro traslado a tierra.

    ¿Algún momento particularmente difícil?


    Como profesional, siempre tengo que pensar en lo peor y eso de por sí, es estresante. Nuestra tripulación es mayor de 50 años y el natural riesgo de que alguien se complicara era real. Pero ese miedo era solo para mí y se combinaba con la sensación de alerta que te confiere el entrenamiento médico.

    ¿Le informaron a la tripulación de lo peligroso de la realidad?

    El capitán reunió a todos, y les expliqué cuál sería el procedimiento y que pronto estaríamos en Cuba, que era lo más importante.

    ¿Pero no se dieron quizás, algunos episodios de pánico al estar en alta mar con esa noticia?


    Nada de eso, sí apreciamos caras de preocupación, quizás de temor, pero te cuento que tenemos una tripulación muy educada y disciplinada y zarpamos tan pronto fue posible. El viaje duró tres días.

    ¿Y durante esas 72 horas?

    Fueron muy tensas para mí, pero no hubo síntomas importantes, solo algo de fiebre que resolvimos con antipiréticos. El atraque en Matanzas. Recibimos la visita de un especialista del IPK y microbiólogos, quienes examinaron a la tripulación, le tomaron muestras y quedamos a la espera de los resultados. Creo que el momento más difícil fue dar los resultados que se recibieron en menos de 24 horas, porque se tomaron a las cuatro de la tarde y ya antes del mediodía siguiente; tuvimos que informarle a cada positivo su condición y el proceder ante la evidencia, porque no es menos cierto que la Covid-19 viene con un halo de alta mortalidad en otras regiones del mundo.

    ¿Y cómo explica la doctora Ana que en un buque, con 22 casos positivos, no enfermase?

    Porque tengo una inmunidad de prueba de balas –risas- y además porque tomé todas las medidas que son muy importantes y más aún yo, que tenía que responder por la salud de la tripulación. Lo cierto es que nunca me había visto en una situación de gran complejidad y además, de carácter epidémico y gran transmisibilidad, lo que resulta complicado.

    ¿De dónde sacó fuerzas para permanecer en vilo día y noche durante 72 horas?


    Del conocimiento que me dio la universidad de ciencias médicas de La Habana, de sus excelentes profesores; pero también de la cooperación de la tripulación, que me apoyó incondicionalmente, de la dirección del buque y de las autoridades sanitarias cubanas, de la naviera con las que mantenía permanentemente contacto y eso te da fuerzas.

    ¿Después de la cuarentena, que hará la doctora Ana Dolores?

    Pues tomar las vacaciones que me corresponden y a navegar de nuevo. No te miento, la doctora de hoy se siente un poco agotada, pero soy una persona muy optimista.

    ¿Cuál es la moraleja de esta historia que pinta final feliz?

    Que hay que tomar muy en cuenta las orientaciones de las autoridades sanitarias, que se debe insistir en las medidas de higiene y aislamiento porque estas prácticas previenen, que es más importante que curar.

    Del capitán Mario Colá, ¿qué me cuenta?


    Que aunque él lo diga, no he hecho nada fuera de lo común, nada extraordinario. Nuestra acción es la de cualquier médico cubano. Pero sí; Mario es un excelente marino y además, de ser mi capitán; es mi esposo.


    Envía tu comentario
    • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
    • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
    • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.

       Beatriz      Cuba

    10.06.2020 - 11:28 pm

    Eterno agradecimiento a la Doctora Ana Dolores por su estrega, por su desvelo y dedicacion, en Alicia tengo un familiar, el joven de Jaguey Grande. La medicina Cubana, nuestro personal médico y la Revolución siempre velará y cuidará por la vida de los hijos de esta bella patria. Conmovedora historia, Valiente Mariana. Saludos afectuosos desde la Atenas de Cuba.


       Marcia Rodriguez      Cubana

    08.06.2020 - 10:45 pm

    Linda Historia, ,me sacaron lágrimas, ,,Un gesto de heroicidad y Valentía, ,,Felicidades a todos, ,,


    ENLACES EXTERNOS
    Radio Cubana
    ICRT
    Granma
    © Radio Rebelde - 2020
    © Radio Rebelde - 2020