La Ley Helms-Burton: perversa poltica contra Cuba

2019-03-23 09:45:45 / web@radiorebelde.icrt.cu / Demetrio Villaurrutia Zulueta

La Helms-Burton: perversa poltica contra Cuba

Cuando Estados Unidos decidió aprobar la Ley Helms-Burton contra Cuba en 1996, tuvo un error de cálculo: pensó que, en pocos meses, codificando el bloqueo como un acto legislativo prerrogativa del Congreso y no del presidente, ahogaría a la Revolución Cubana. No calculó, sin embargo, la capacidad y resistencia de nuestro pueblo, que hasta hoy ha hecho sucumbir una política que intenta socavar además la soberanía y el derecho legítimo de los cubanos a decidir su propio destino.

En su política anticubana, la Ley Helms-Burton reclama las propiedades y bienes legítimamente nacionalizados por nuestro país al triunfo de la Revolución, e involucra a todo el pueblo porque como parte de estas estarían instituciones, terrenos, casas, hoteles, escuelas, etcétera.

En otra de sus partes, demanda su devolución o el pago de un valor o compensación que establezcan los demandantes. Según esta ley, el bloqueo contra nuestro país persistiría hasta que no se abone el valor exigido por todas las propiedades nacionalizadas o su devolución completa.

Al final, la Ley Helms-Burton recrudece un bloqueo que comenzó desde el triunfo revolucionario a partir de una orden ejecutiva firmada por el entonces presidente Kennedy, a las que siguieron otras, y que derivaron en sanciones económicas, prohibición del comercio de su país con el nuestro, y sucesivas acciones que fueron incrementándose en el tiempo.

En su esencia la Helms Burton tiene como propósitos además desandar el camino de inhibir los negocios de empresas extranjeras en Cuba, intimidándolas y también creando incertidumbre sobre las condiciones para esas inversiones en el país.

La ley también desconoce el derecho de nuestro pueblo a elegir su propio destino, y es una internacionalización de esa política de bloqueo, involucrando a terceros países en la aplicación de sanciones contra nuestro archipiélago, bajo el supuesto de que las nacionalizaciones realizadas fueron “ilegítimas”.

Ya sabemos del carácter perverso y arrogante de la Helms-Burton que no es aplicable en Cuba porque su espacio de actuación son los propios Estados Unidos, lo cual se refrenda además por la aprobación de una ley en nuestro país en 1996 que declara nula su aplicación en territorio nacional. Por eso en su malintencionado propósito, la ley apunta a intentar legitimar su carácter extraterritorial.

La Ley Helms-Burton seguirá siendo un fracaso contra Cuba. Y de ahí la necesidad de continuar construyendo el modelo de país que hemos diseñado, siendo más eficientes en lo que hacemos, apelando a nuestras propias reservas - que no son pocas-, buscando la mayor creatividad posible, y soluciones a problemas muy complejos desde una perspectiva múltiple, algo que, dicho de otra manera, es desafiar fuerzas de carácter internas y externas y desarrollarnos por nosotros mismos como esboza el concepto de Revolución de Fidel.

La Ley Helms-Burton no es aplicable en Cuba, pero es otra demostración de que imperialismo norteamericano, no nos quitará su mirada de encima, apelando a cualquier vía posible.



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Pablo Rafael Fuentes de la Torre. Editoras: Liannis Mateu Francés - Laura Barrera Jerez. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Comunity Manager: Alejandro Rojas. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015