La otra cara de la Copa

2010.07.08 - 10:33:30 / web@radiorebelde.icrt.cu / Miozotis Fabelo Pinares

Sudfrica 2010
Camagüey, Cuba.- Hasta el clímax llega el fanatismo futbolístico…cada cuatro años, durante los meses de junio y julio, cuando el mundo vibra con la Copa de Fútbol. 

La Federación Internacional de Fútbol, (FIFA) es también la transnacional del deporte, y cumple dentro de la división del trabajo, la adecuación del espectáculo futbolístico a los intereses del capital y para ello blande, el látigo de los euro--dólares.

Todo jugador llega al mundial con la cartera llena; pero, con una historia médica bajo el brazo que detalla fracturas, intervenciones, reposos, tratamientos de rodilla, de tobillo, de ligamentos y distensiones musculares.

Los rostros reflejan el cansancio físico, el agotamiento mental y psicológico. Durante los meses y años anteriores a la Copa Mundial han sido exprimidos hasta la extenuación en los más variados campeonatos para cumplir compromisos deportivos con el club o la selección del país de origen.

¿Dónde queda entonces el principio “Mente sana en cuerpo sano”?

El resultado de todo este empeño se condensa en los dos mil o tres mil millones de euros que la FIFA percibirá por el Mundial, cuando se dé el pitazo final.

La fiebre del fútbol, durante un mes, coloca, en segundo plano, los despidos laborales, las rebajas  de salarios, y la pérdida de la seguridad social, que los gobiernos de la culta Europa aplican para salvar sus maltrechas economías.

De igual manera, la fútbol manía pretende hacer olvidar que en la Franja de Gaza hay un millón y medio de palestinos sometidos al bloqueo genocida que les impone Israel, la marioneta títere del imperio norteamericano; el mismo que promueve la campaña propagandística para que el mundo viva de espaldas al acto de guerra contra la Flotilla de la Libertad en aguas internacionales; y a las provocaciones que ponen al borde de la guerra a la República Popular de Corea, o la aplicación de arbitrarias medidas extraterritoriales que bloquean a Irán. 

Con tanto despliegue informativo en torno a un “balón”, los grandes medios intentan desviar la atención sobre la tragedia ecológica en el Golfo de México por el derrame de petróleo, provocada por la compañía inglesa British Petroleum.

Pero tampoco hablan por estos días, las transnacionales de la prensa internacional, sobre la realidad social de Sudáfrica que, para cumplir el papel de anfitrión, construyó estadios monumentales, avenidas, hoteles cinco estrellas para deleite de turistas y fanáticos, en una nación donde el 70 por ciento de la población vive en situación de pobreza, sin trabajo, sin agua, sin vivienda y con cinco millones de enfermos de SIDA.  Para aliviar, resolver y buscar alternativas a la pobreza y al hambre, nunca tienen dinero los poderosos.

Ante la crisis económica mundial, --como han dicho algunos-- el fútbol deja “¡Cero pan y mucho circo!”

Sin embargo, las campañas mediáticas y propagandísticas, quieren pintar otra realidad, e intentan…hacer obras de caridad; como la historia de los fondos que se recaudan con la canción de Shakira…

¿Qué hay detrás de la canción?

Otra historia, que se aprovecha para la propaganda y hacer creer al mundo de “la buena voluntad” de patrocinadores y socios en el millonario negocio.

La canción Waka Waka, es decir, “Esto es África”, escrita y co-producida por Shakira, fue elegida como tema del Mundial; y todo lo recaudado por difusión, venta de discos y promoción, será donado a la Campaña Oficial de la Copa del Mundo dela FIFA: “Veinte Centros para el 2010”…  Dicen que con los ingresos, se construirán 20 centros denominados, “Fútbol Para la Esperanza”, para salud pública, educación y fútbol en África, y para otras necesidades en la región.

Pero veamos otros asuntos relacionados con la canción, poco divulgados: el tema musical combina instrumentos y ritmos afro-colombianos con el ritmo de soca y la guitarra africana. El coro incluye la participación del popular grupo Golden Voices, de Camerún.

La canción Waka Waka, o Zangalewa, como es conocida ampliamente en África, ha devenido polémica local y mundial. Local porque los sudafricanos consideran que Shakira no debe ser la intérprete oficial de la Copa, tomando en cuenta la cantidad de talentos africanos en todo el continente.

Y la polémica mundial surge por la confusión que existe sobre el origen de la canción; aunque la mayoría de las fuentes consultadas en Internet, coinciden en que es de origen camerunés y, aunque no se conoce con exactitud la lengua originaria, se afirma que puede haber sido cantada en lengua Fang, del Sur de Camerún y África Central, o en lengua Ewondo, también de Camerún.

Waka Waka, “Esto es África” es una canción tan popular entre los pueblos de ese continente que es interpretada con distintas pronunciaciones, incluso sin sentido y sin conocer el significado.

Se cree que el origen puede estar en una canción utilizada para marchar y que fue heredada y repetida con los años por los niños, quienes la cantan con palos en el hombro, imitando a los soldados.

En ese sentido la canción es reconocida, tal como lo reseña una página Web, “como una canción africana de idioma o dialecto desconocido y utilizada por los niños cuando caminan”.

De manera que, ¿no estamos en presencia de otra forma de colonialismo cultural, a la sombra de la Copa Mundial de Fútbol?

Otros datos que empañan el Mundial

Son los números sobre el abuso y el tráfico de niños, números que avergüenzan.  Se calcula que, cada día, 70 niños son víctimas de una violación en Sudáfrica.

Durante el Mundial, las escuelas permanecen cerradas y eso hace que los muchachos, sobre todo, los de las zonas más necesitadas pasen mucho tiempo en la calle y se vean expuestos a abusos sexuales, violencia y a las redes de prostitución y de drogas que aprovechan la fiesta deportiva para multiplicar el negocio.

Pero de la misma manera que la Copa genera temores, también es una oportunidad para luchar contra la explotación infantil, en todas sus formas y manifestaciones.

Y ese es el lado positivo que destaca el Fondo las Naciones Unidas para la Infancia, (UNICEF), con algunas iniciativas para evitar el maltrato de los “bajitos”, entre ellas, el montaje de las carpas pensadas exclusivamente para los niños durante la Copa.

La otra iniciativa de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) está inspirada en una campaña de la Organización Internacional del Trabajo, (OIT) que utilizó  la tarjeta roja ---tan temida durante un partido de fútbol y más en un Mundial-- ,  como  símbolo contra del trabajo infantil.

La OIT convocó desde el 10 de junio la campaña “Ir derecho hacia el arco” para eliminar las peores formas de trabajo infantil, en un programa que se extiende hasta el año 2016.  Simultáneamente con el crecimiento del fanatismo por el fútbol, 215 millones de niños en todo el mundo trabajan para sobrevivir. Para ellos, la educación y el juego son lujos prácticamente inalcanzables.

Goooooooooooool ¡millonario…!

Veamos otros datos curiosos, ¿o millonarios?  de la Copa Mundial de Fútbol: fueron acreditados tres mil reporteros de la prensa escrita y de las páginas digitales; 900 fotógrafos y 15 mil profesionales de la radio y la televisión.

Este es el primer mundial que se celebra en un país africano; y además, también por primera vez se filma en formato de 3D; la señal oficial se ofrece en once idiomas, para 500 canales de televisión en el mundo.

Y además, se invirtieron más de mil cien millones de dólares para acondicionar la sede sudafricana.

Porque siempre llega el juego al campo de los negocios.

La FIFA amasa fortunas por los diversos niveles de patrocinio. Las marcas élites del Mundial de Fútbol son los llamados “socios”: Adidas, Coca-Cola, Sony, Visa, Hyundai y Emiratos Airlines, los que pagan entre 100 y 200 millones de euros cada uno, y tienen derechos universales de explotación del Mundial hasta el año 2014…

Los “patrocinadores” están en el segundo nivel de inversiones, y son, las transnacionales Continental, McDonalds y Budweiser, entre otros, que invierten alrededor de 50 millones de euros por marca, también hasta el 2014.

La Federación Internacional de Fútbol, obtuvo 650 millones de dólares por la cesión de los derechos de transmisión de los partidos del Mundial de Sudáfrica; y otorga, 420 millones de dólares a las selecciones participantes, y a los clubes que ceden a los jugadores.

En juego, miles de millones de euro—dólares; pero, ¿cuál es la otra cara del Mundial de Fútbol?

La Copa de Fútbol 2010, ocupa el centro mediático internacional. Nada, o muy poco, escapa a la fiebre deportiva estimulada por enormes intereses económicos. Derechos de televisión varias veces millonarios; ganancias extraordinarias para las firmas auspiciantes; y premios exorbitantes para los triunfadores; beneficios económicos inimaginables, para “los nuevos colonizadores” que llegan tras un balón a un continente olvidado, explotado y humillado durante siglos…

Por eso, no se puede obviar el apartheid social; porque el impacto colonial, que durante siglos sufrió Sudáfrica, no ha sido superado radicalmente en los últimos quince años de independencia, de la principal potencia económica del continente negro.

Si bien desde el año 1995 el ingreso mensual medio de la mayoritaria población negra aumentó en el 37 por ciento; en igual período, el de la población blanca superó el 83.

África del Sur es una de las diez naciones del mundo con mayor desigualdad interna: el  20 por ciento de las familias más ricas concentran el 62 por ciento de los ingresos a nivel nacional, mientras que el 40 más pobre de la población total, apenas posee el diez por ciento de los ingresos.

El desempleo explota a millones de personas. Oficialmente, el 24,3 por ciento de la población en edad productiva no tiene trabajo, aunque se dice que en realidad la cifra oscila en el 40 por ciento.  Según las estadísticas, uno de cada dos jóvenes está excluido del proceso productivo; tasa que aumenta sensiblemente entre los negros: el 70 por ciento de ellos, no tiene acceso al trabajo al concluir la escuela.

Cuatro de cada diez sudafricanos viven con menos de dos dólares diarios – límite del concepto de pobreza según las Naciones Unidas-.  En los últimos 20 años, desde 1990, la esperanza de vida media de los sudafricanos descendió de 62 a 51 años.

Mientras crecen las ganancias millonarias con una patada a un balón de fútbol, los grandes medios y sus “socios” intentan tapar la cara oculta del "otro mundial", que está en las agresiones del imperio yanqui, en la crisis económica y financiera y en las amenazas de guerra que sufren, ahora mismo, millones de hombres y mujeres en los más diversos rincones del planeta…

No hay dudas, ante la crisis económica mundial, el fútbol deja “¡Cero pan y mucho circo!”

Fuentes consultadas: Entre otros sitios digitales en Internet: Rebelión, El Universal, Clarín, El Economista, BBC Mundo, ADITAL, y el Boletín del Centro de información para la Prensa en Cuba.



Artículos relacionados



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Pablo Rafael Fuentes de la Torre. Editoras: Liannis Mateu Francés - Laura Barrera Jerez. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Comunity Manager: Alejandro Rojas. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015