La primera visita de Fidel a Venezuela

2019-01-23 09:58:30 / web@radiorebelde.icrt.cu / Vctor Prez Galds

Fidel saluda a un admirador mientras la inmensa multitud rodea el auto que lo conduce del aeropuerto de Maiquetia a Caracas. Foto: UPI, 23 de enero de 1959.
Fidel saluda a un admirador mientras la inmensa multitud rodea el auto que lo conduce del aeropuerto de Maiquetia a Caracas. Foto: UPI, 23 de enero de 1959.

A partir del 23 de enero de 1959, en el mes inicial del proceso revolucionario, Cuba se entrelaza con Venezuela al realizar Fidel Castro su primer viaje a este país y compenetrarse con el pueblo venezolano.

Fue a Venezuela en correspondencia de la invitación oficial que le hicieron para participar en los festejos que se realizaban con motivo del primer aniversario del derrocamiento de la dictadura que existiera en dicho país.

El líder de la Revolución Cubana salió de La Habana en horas de la mañana desde el aeropuerto militar de Columbia, y en Caracas resultó recibido desde el propio aeropuerto con grandes muestras de cariño.

En el transcurso de su transitar por las calles de la capital venezolana millares de personas lanzaban flores al paso de la caravana que encabezaba, incluso en una parte del camino el pueblo lo llevó en hombros.

A su llegada a la antigua alcaldía, conocida como Santiago del León de Caracas, en el Consejo Municipal del territorio, Fidel fue declarado Huésped de Honor.

Seguidamente en la plaza aérea de El Silencio en un multitudinario acto se produjo el encuentro de Fidel con el pueblo venezolano.

En el discurso que pronuncia explica: “¿Por qué vine a Venezuela? Vine a Venezuela, en primer lugar, por un sentimiento de gratitud; en segundo lugar, por un deber elemental de reciprocidad para todas las instituciones que tan generosamente me invitaron a participar de la alegría de Venezuela este día glorioso del 23 de enero, pero también por otra razón: porque el pueblo de Cuba necesita la ayuda del pueblo de Venezuela, porque el pueblo de Cuba, en este minuto difícil, aunque glorioso de su historia, necesita el respaldo moral del pueblo de Venezuela.”

Fidel llega a Caracas el 23 de enero de 1959

Hace referencia a la campaña difamatoria que contra Cuba se realizaba a nivel internacional y la califica como más criminal, canallesca y cobarde que se ha lanzado contra pueblo alguno y seguidamente precisa que los eternos enemigos de los pueblos de América, los eternos enemigos de nuestras libertades, los eternos enemigos de nuestra independencia política y económica, los eternos aliados de las dictaduras, no se resignan tranquilamente a presenciar la formidable y extraordinaria victoria del pueblo de Cuba que, sin más ayuda que la simpatía y la solidaridad de los pueblos hermanos del continente, sin más armas que las que supo arrebatar al enemigo en cada combate, libró durante dos años una guerra cruenta contra un ejército numeroso, bien armado, que contaba con tanques, con cañones, con aviones y con armas de todo tipo, armas modernas, las que se decía que eran invencibles, y nuestro pueblo, que estaba desarmado, que no tenía tanques, ni cañones, ni bombas de 500 libras, ni aviones, que no tenía entrenamiento militar, un pueblo inerme, sin entrenamiento, sin prácticas de guerra, pudo derrocar, en dos años de lucha frontal, a las fuerzas armadas de una dictadura que contaba con 60 000 hombres sobre las armas.”

También Fidel apuntó que se decía que era imposible una revolución contra el ejército, que las revoluciones podían hacerse con el ejército o sin el ejército, pero nunca contra el ejército y precisó que en Cuba: “hicimos una revolución contra el ejército.”
 


Fidel ofreció detalles de cuál fue la conducta de los combatientes rebeldes durante la guerra y señaló que cientos de heridos fueron abandonados por el enemigo en el campo de batalla, y que los médicos del Ejército Rebelde los recogieron, los curaron y los devolvieron.

Igualmente dijo: “Miles de prisioneros fueron capturados en los campos de batalla, jamás se golpeó a un prisionero, jamás se asesinó a un prisionero. Nunca un ejército en el mundo, nunca una revolución en el mundo se llevó a cabo tan ejemplarmente, tan caballerosamente, como se llevó a cabo la Revolución Cubana.

“Enseñamos a nuestros hombres que torturar a un prisionero era una cobardía, que únicamente los esbirros torturaban. Enseñamos a nuestros compañeros que asesinar prisioneros, asesinar a un combatiente cuando se ha rendido y cuando se le ha ofrecido la vida si se rinde era una cobardía, y no fue asesinado jamás un prisionero.

También manifestó que se le había dicho al pueblo que cuando la tiranía fuese derrocada nadie tomase venganza por sus propias manos y agregó:

“Nosotros le dijimos al pueblo cubano: no arrastren a nadie y no teman absolutamente nada, los crímenes no quedarán impunes; habrá justicia para que no haya venganza, y el pueblo confió en nosotros. Le dijimos que habría justicia y confió en nosotros: no arrastró a nadie, no golpeó siquiera a ninguno de los esbirros que cayeron en sus manos, los entregaron a las autoridades revolucionarias. Tenía fe en que íbamos a hacer justicia, y era indispensable que hubiera justicia, porque sin justicia no puede haber democracia, sin justicia no puede haber paz, sin justicia no puede haber libertad!”

Tras hacer referencia a aspectos relacionados con la historia de Cuba y con la lucha de liberación que posibilitó el triunfo de la Revolución Fidel agradeció las muestras de cariño y solidaridad del pueblo venezolano.

Además, resaltó: “Me falta solo decirles a mis hermanos de Venezuela que nunca tendrá Cuba con qué pagarles este gesto de solidaridad, que nunca tendrá Cuba con qué pagarles este formidable y grandioso apoyo moral que el pueblo de Venezuela le ha dado hoy y que nunca, nunca tendré con qué expresarle al pueblo de Venezuela mi reconocimiento por el aliento que he recibido aquí.”

Y más adelante aseguró: “Y solo prometo a este pueblo bueno y generoso, al que no le he dado nada y del que los cubanos lo hemos recibido todo, hacer por otros pueblos lo que ustedes han hecho por nosotros, y no considerarnos con derecho a descansar en paz mientras haya un solo hombre de América Latina viviendo bajo el oprobio de la tiranía.”

Ese mismo 23 de enero Fidel también habló en la Universidad Central de Caracas.

Fidel en la Universidad Central de Caracas, Venezuela, 24 de enero de 1959
Fidel en la Universidad Central de Caracas, Venezuela, 24 de enero de 1959

Reflexionó en torno a la actitud y labor de los revolucionarios y precisó al respecto: “Ser revolucionario es tener una postura revolucionaria en todos los órdenes, dedicar su vida a la causa de los pueblos, dedicar su vida a la causa de la revolución de los pueblos, a la plena redención de los pueblos oprimidos y explotados.”

Y también aseguró: “Nos sentimos bien cumpliendo con el deber, no nos importan los riesgos, no nos importa que tengamos que ir otra vez a las montañas cuando sea necesario o cualquier día; por tanto, nosotros sabremos ser acreedores de los honores que se nos han hecho. Nunca tendrán los pueblos motivos de arrepentirse por las muestras de cariño que nos han dado, y, más que las palabras, los hechos hablarán por nosotros.”
Al día siguiente Fidel realizó una intervención ante los integrantes del Parlamente venezolano.

Comentó las características de la Revolución Cubana y como la participación del pueblo en su defensa y desarrollo resultaba algo esencial.

Además, ratificó su confianza en el pueblo al plantear: “Yo creo en los pueblos como en algo vivo, como en algo capaz de hacer la historia, porque son los pueblos los que han hecho la historia, no los hombres.”

En ese discurso Fidel llegó a decir algo muy simbólico que con el decursar de seis decenios se ha mantenido y engrandecido.

Al tratar sobre los vínculos que unen a los pueblos de Cuba y Venezuela, destacó: “Si los cubanos queremos a Venezuela como se quiere a Cuba, los venezolanos quieren a Cuba como se quiere a Venezuela, son las bases de una misma patria.”
 



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Alejandro Rojas Espinosa. Editoras: Liannis Mateu Francés - Yaicelín Palma Tejas. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015