Las ciencias en la radio

2016-02-15 22:32:16 / web@radiorebelde.icrt.cu / Yirian Garca de la Torre

Las ciencias en la radio.

El blog El confidencial, donde Sergio Ferrer, escribe Cartas al Profesor Farnsworth, se pregunta Por qué nos fascinan descubrimientos científicos que ni siquiera entendemos: “Aunque no sepamos qué es el espacio-tiempo o las ondas gravitacionales, tranquiliza comprobar cómo la ciencia va iluminando cada rincón oscuro que antes ocupaban los tótems y el miedo. O quizá el motivo por el que nos gusta leer sobre este tipo de investigaciones es porque, en medios llenos de corrupción, refugiados y crisis, es bonito desconectar por un momento para saber un poco más sobre el universo del que formamos parte.”

Es la curiosidad, enhebrada en la ciencia, en el saber más allá de lo conocido. Valida el entendimiento o las razones de los por qué en la primera etapa de la niñez. Con el conocimiento ahonda el saber, hasta de quienes no lo buscan y lo encuentran por otras razones, dados a la existencia misma, la competitividad, el deseo de demostrar un halo de superioridad en el no sentirse reconocidos. Todas las formas son válidas en tanto enfocan un tiempo mejor como humanos, sobre el saber mismo. O como en las ciencias históricas, epistemológica y axiológicamente son partes de las memorias de un país, una circunstancia, una personalidad; de la necesidad de saber quiénes somos, de dónde venimos y adónde vamos.

Es el caso de las ondas sonoras, del desarrollo, de la presencia misma del audio o la posibilidad de grabación, la preferencia o la utilidad de la radio, en cada evolución tecnológica o el que busquemos nuevos horizontes integrativos de la curiosidad según el medio en que circuncidamos las propias posibilidades al alcance de todos.

En el encuentro que tuvieran Albert Einsten y Charles Chaplin, el primero le dijo al segundo, que lo admirable de su trabajo era que no hablaba y todos le entendían, y por eso lo admiraban; Chaplin le respondió que en su caso todos le admiraban, pero nadie le entendía. Es a nivel de percepción, o subjetividad que igualmente enamora el entender o no a los hacedores de radio, a los llamados radialistas, en defensa a ultranza de la radio.

Así entre unos y otros criterios, recorre la ciencia, el arte, la creatividad constante, la búsqueda de más allá de lo conocido; la curiosidad de saber, de entender o de dominar, lo que el conocimiento admite como poder, o desarrolla como sustento de más ciencia.

Es la era de la robótica, el genoma humano, la nanotecnología; la comunicación, el auge de los movimientos sociales, el golpe suave, pero también del desmontaje de la historia – de Cuba, de toda realidad cada vez menos oculta o más tergiversada -, la desarticulación de identidades mediante la uniformidad y la estupidización de la cultura, el consumo per se, la banalización en la era de la obsolescencia programada y hasta la muerte del hecho – en sí y para sí - un tanto conocido, manipulado o mediatizado.

El desarrollo científico alcanzado por Cuba, está encaminado al progreso social, a mejorar la calidad de vida del pueblo y de otras personas en el mundo. Esa razón es certificada en el Informe Mundial de la Ciencia (UNESCO, 1998), el cual reconoce el salto dado por el país en unas pocas décadas en este campo, su organización, así como los notables avances en Biotecnología e Industria Farmacéutica, la Educación y la Cultura entre otras áreas de importancia.

En Notas sobre Ciencia, Tecnología y Sociedad en Cuba, de Jorge Núñez Jover, de la Universidad de La Habana (UH), habla del interés como país, en su estado y gobierno de lo que llama como esencia la "política del conocimiento", relatada ha sido la política científica y tecnológica (PCT) que se ha venido instrumentando y vertebra el progreso cubano desde el propio triunfo de la revolución cubana e igualmente tiene una expresión sólida a partir de cambios profundos declarados socialistas en 1961, mientras traza como punto de partida a la Campaña de Alfabetización de ese mismo año.

Del saber en la pedagogía, la historia, la tecnología o siguiendo derroteros de institucionalización de las ciencias, unas veces centralización, otras municipalización – en Cuba -, como la educación en el método “Yo sí puedo”, la internacionalización y solidaridad del desarrollo – en los problemas sociales de la ciencia y la técnica (CTS) -, así como en favor de los recursos humanos como fruto de resultados de la política trazada, existe un gran camino andado, se habla de la sociedad del conocimiento, de capital humano y de inteligencia y desarrollo.

La preocupación y ocupación en el deber ser, pasa por el interés personal de autodesarrollo desde las nuevas generaciones, el cómo en etapa de formación el ser humano busca lo necesario dentro de la infosaturación actual dado las tecnologías, internet o lo elegible en cada caso en medio de la informatización de la sociedad cubana.

¿Qué tan práctico o usual resulta la ciencia para usted? ¿Dónde la aplica? ¿Cuáles son las alternativas reales de aplicación en el entorno de su individualidad? ¿Cuáles en Cuba? ¿Cuáles las suyas? ¿Cuál es su mirada al estar en ellas: entenderlas y practicarlas o ignorarlas?
En el incorporar tecnologías al entorno mediático cubano actual, en mayor o menor medida, el propio desarrollo, la habitualidad de algunas costumbres, el saber antes que los demás o con la tecnología a mano; apenas se nota que la radio una y otra vez se modifica, complementa, enriquece, está ahí, sin que se note, en ese dispositivo que usted procura conectar a una de las zonas Wifi, para comunicarse con los suyos.

¿Es elemental no darnos cuenta de que existe o potenciar su uso, tanto para el hacer radio o para consumirlo? Los dispositivos comunicativos también graban – habilidad que se salva siempre en cada tecnología nueva – buscan la inmediatez – valor radio – igualmente en la fotografía, el audio o el video, la constancia – aquiescencia del por qué nació o se implementa la utilidad.

Toca a cada quien en su entorno enmendar su distancia con el desarrollo tecnológico, reconocer que igual están diaconizados o satanizados ; en dependencia de su uso, aunque tranquiliza comprobar cómo la ciencia va iluminando cada rincón oscuro que antes ocupaban los tótems y el miedo, sigue la preferencia de la elección, es la necesidad de saber, autenticar quien lo consume en tanto se habla de prosumidor o el ser social como medio de producción mismo que autentica marcas – consumos -, modos o el qué usa y el cómo se desarrolla dado la demanda.

¿No es entonces preciso que concientice a la radio en ellos, que la potencialice, tanto como su desarrollo dentro de ese consumo como medio imperecedero, como punto de partida para aprender más de la historia dado la subjetividad que sitia, a la vez recrea, la producción misma del mensaje, de la historia como ciencia, o de la identidad? ¿Son necesarias las ciencias históricas en la radio? ¿Qué tanto de radio hay en la historia y qué tanto de historia hay en la radio nueva? ¿Cuáles son los públicos?

Radio Rebelde señala un camino fundacional, aquel 24 de febrero que, salvando las distancias, erigió la esperanza en el pueblo cubano, como Orson Welles impactó con “La guerra de los mundos” en credibilidad, en autenticación del hecho creado, no real. Es, por decir, un problema de curiosidad en un problema de ciencia, no concientizado hasta ese entonces. Tienen la palabra los testigos de entonces.



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Alejandro Rojas Espinosa. Editoras: Liannis Mateu Francés - Yaicelín Palma Tejas. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015