Lleg el carnaval con sus bailes, disfraces y comparsas

2015-08-07 15:43:10 / web@radiorebelde.icrt.cu / Teresa Valenzuela Garca

Lleg el carnaval con sus bailes, disfraces y comparsas

Los carnavales son más que una fiesta para los cubanos; se llevan en la sangre y atesoran como parte de la propia vida-afirma la sabiduría popular-.Su historia es rica en Cuba y de forma especial en La Habana donde para alegría del pueblo comienzan desde este viernes.

Luego de varios siglos de existencia constituyen actualmente fiestas tradicionales para el goce de las familias que todos los años disfrutan del desfile de carrozas, comparsas y muñecones llenos de colorido.

Cuentan los historiadores que desde tiempos de la colonia, a los paseos de carnaval concurrían todas las clases sociales, en carruajes, a caballo y a pie, con máscaras o sólo como espectadores, y participaban de aquel festivo acontecimiento.

Desde pequeños escuchamos a la familia hablar de los carnavales; los asociamos a nuestra identidad, esparcimiento y espacios donde predominan, además, su ritmo contagioso que incita a bailar durante horas sin desmayar, los fuegos artificiales y las comidas criollas que constituyen disfrutes inigualables que alimentan el alma.

El carnaval es un fenómeno popular que tiene lugar en diferentes partes del mundo, en épocas del año muy diversas.

Historia de los carnavales en Cuba


La colonización americana por parte de los españoles y portugueses trae consigo las fiestas que habían dejado del otro lado del océano, no obstante de encontrarse a su llegada a América con la existencia de ceremonias indígenas.

“En la Mayor de las Antillas, los carnavales tuvieron sus inicios mucho antes de 1585 durante las celebraciones del Corpus Christi y la Epifanía. Por esos días los negros esclavos organizaban danzas y marchas colectivas por toda la ciudad habanera. Eran los momentos que tenían para disfrutar de algunos días de descanso dados por sus amos españoles”-según apuntan fuentes consultadas-.

“Aunque al principio de su surgimiento fueron mal vistos por las clases dominantes, los festejos constituyeron una vía para ayudar a los esclavos y desfavorecidos de la vida a preservar su dignidad de hombres contra la servidumbre o la miseria”.

El carnaval lleva su propia música, y la conga de origen africano es el género musical que lo caracteriza ; melodía intensa que disfruta el cuerpo y el espíritu, que suena y truena una y otra vez-afirman los especialistas-.

El carnaval en Santiago de Cuba

Este territorio cubano al que muchos definen como la tierra caliente es uno de los sitios donde más se disfruta; en los días que duran los festejos la ciudad estalla de alegría y el entusiasmo contagia a sus habitantes. El carnaval y su conga que lleva tambores, quintos, bombos, cencerros, hierros sonantes y metales.

Estudiosos del tema comentaron en un artículo: “la población participa activamente en un mundo mágico de color, ritmo y sabor, que tras las comparsas, paseos y el ritmo indiscutible de la conga oriental, y su inconfundible corneta china, se llega al éxtasis del deleite.”

Asiduos participantes cuentan también que mientras transcurre el Desfile en la avenida Garzón, en el resto de la ciudad continúa el otro componente del Carnaval en las calles principales del festejo: Trocha, Santa Úrsula, la populosa avenida de Céspedes, en el reparto Sueño, el inigualable paseo de Martí, la explanada de Ferreiro.; en los centros urbanos José Martí, Abel Santamaría y Antonio Maceo, en el oeste, el este y el sur de la ciudad.

Gran disfrute proporciona la famosa Cabalgata, que no es más que el desfile de todas las congas, paseos, carrozas, máscaras a pie, y otros componentes del conocido también como Rumbón.

En Santiago de Cuba el carnaval se desarrolla después del 20 de julio, Día de la Rebeldía Nacional, por lo que cientos de santiagueros van desde la Trocha, Martí, Santa Úrsula y otras calles, hasta el antiguo Cuartel Moncada, para rendir tributo a quienes encabezados por el líder histórico de la Revolución Fidel Castro, atacaron con valentía la segunda fortaleza militar del régimen de Fulgencio Batista en 1953.

Emilio Roig de Leuchsenring Historiador de la Ciudad desde 1935 hasta su deceso en 1964 describe de la siguiente manera en una parte de sus escritos de costumbres los inicios de los carnavales en Cuba:

“Y, sin embargo, esa sociedad criolla, tan primitiva y mísera… ¡se divertía!, constituyendo el juego y el baile las principales diversiones que acaparaban buen número de horas cada día y no menor número de días cada año. Con cualquier pretexto se formaba una timba o un bailecito, o una timba con baile, o un baile con timba y para bailar y jugar se escogían lo mismo las fechas religiosas que los acontecimientos familiares, locales o insulares; un santo que un bautizo, una boda que un velorio.

Comentaba que es esa época paradisíaca, los Carnavales —motivos o pretextos admirables para holgar y divertirse—alcanzaban brillo extraordinario, que logró su apogeo durante todo el siglo XIX, hasta los días mismos de la guerra del 95.

Cada población de la Isla tenía sus días típicos de Carnavales, que no siempre coincidían con la fecha religiosa de las Carnestolendas. En La Habana se distinguieron por los paseos, los bailes y las comparsas.

No faltaban las mascaradas, de blancos y negros, que recorrían las calles, y que las integraban bobos, osos, payasos, esqueletos,

diablitos, reyes moros, o cristianos, papahuevos, etc. Estos personajes de la farsa carnavalesca cantaban, gritaban, hacían gestos ridículos y contorsiones exageradas, asaltando con sus bromas a los transeúntes o a los vecinos que encontraban estacionados en las ventanas de sus casas”.-concluye el fragmento-.

Cuando los participantes dicen mientras bailan: "¡Abre que voy,…, se tienen dos opciones: o los deja pasar, o se incorpora , sin precisar el tiempo que estará danzando, que de seguro será interminable, pero muy reconfortante- afirman aquellos que no se pierden ni un solo carnaval-.



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Alejandro Rojas Espinosa. Editoras: Liannis Mateu Francés - Yaicelín Palma Tejas. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015