• Sunday, 20 de September de 2020
  • Llegó nuestro pueblo… “Y mando a parar”

    2020-07-29 20:33:50 / web@radiorebelde.icrt.cu / Aroldo García Fombellida


    Llegó nuestro pueblo… “Y mando a parar”

    A Haydeé Peña la conocí en plena calle de la zona comercial en la ciudad de Holguín. La humildad signa a esta noble mujer. Además de escucharla, decidí grabar a quien en su rostro delataba una mezcla de sentimientos encontrados.

    Pero en realidad esa no es solo la voz de Haydeé.

    Esa es la voz, entre incómoda y adolorida, de la mayoría de nuestro pueblo, molesto de manera creciente, por un fenómeno que de pronto irrumpió como pestilente azote, y ahora campea orondo en cuanta tienda, mercado, o centro comercial exista, extendiéndose además a los barrios, lo mismo en la gran ciudad que el pequeño poblado.

    Como agravante, se aprovechan, como caldo de cultivo, de la estrechez económica actual, que en Cuba se multiplica por mil, consecuencia de las criminales obsesiones imperiales y la soberbia de su bloqueo, empeñado en borrarnos de la tierra.

    No hay que ser un superdotado para identificarlos, por lo general no actúan solos, pues esa fauna de coleros, revendedores y acaparadores, irrumpen y de pronto impera lo que ellos dicen, y se hace lo que ellos impongan, porque hasta el día de hoy no reciben la respuesta unida y contundente que merecen, para arrancarlos de raíz como al marabú.

    Pero bien sabemos que ese malsano comportamiento de tales personas y grupos, no es la expresión de la cultura, la decencia y el civismo del noble pueblo cubano que en mayoría opta por volver a casa con las manos vacías y en no pocos casos caer en sus manos, pagando por absoluta necesidad “N veces” más lo que vale realmente un producto.

    Y lo peor lo hacen a la luz pública, con casi total impunidad, y mercancía diversa, lo mismo viandas, que aceite, jabón, galletas, o medicinas y espejuelos.

    Y mientras, el Estado Cubano, que es lo mismo decir la noble Revolución, poniendo mente y corazón  para asegurarle a nuestro pueblo, donde por cierto no se excluyen los malhechores, el pan de cada día que cuesta once centavos de dólar confeccionarlo, la leche en polvo que cuesta mas de tres mil dólares la tonelada, las medicinas imprescindibles, los medios, los equipos para salvar a los hijos de Haydee, que los hijos de esos comunes bandidos, o a ellos mismos incluso, pues  para la asistencia gratuita hospitalaria en Cuba, jamás se pregunta,… y tú a que te dedicas?, que le aportas al pueblo?, que haces para la felicidad de todos?

    Estoy seguro que unos cuantos familiares cercanos, digo hijos nietos, sobrinos, de esos coleros, de esos acaparadores, de esos revendedores están recibiendo en estos días, sus pergaminos de graduados universitarios, o técnicos, o de obreros calificados, o de otros niveles de la enseñanza general, por cierto, que nada les ha costado.

    ¿Tampoco esto les avergüenza?

    Creo sinceramente que el momento de los nobles llamados persuasivos está pasando ya.

    Como decía aquella melodía cubanísima, interpretada por Carlos Puebla en los años sesenta, cuando unos cuantos pretendían vivir y seguir viviendo a costa del sudor humilde de nuestro pueblo: Llego el Comandante y mando a parar.

    Por si alguno lo ha olvidado, aquí los agradecidos sí somos mayoría, y nuestro pueblo, aun las carencias, aun los avatares y los obstáculos, sí sabe lo que es unidad, y sí somos Fidel.

    Ah, y la melodía de Carlos Puebla sigue tan vigente como en los sesenta.

    Están a tiempo, pero después, bueno después…allá ellos.

    Escuche la version radial en nuestro Canal TeVeo


    Envía tu comentario
    • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
    • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
    • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
    DEL AUTOR
    ÚLTIMAS PUBLICACIONES
    LO MÁS LEÍDO
    LO MÁS COMENTADO
    ESTAMOS EN LAS REDES

    ENLACES EXTERNOS
    Radio Cubana
    ICRT
    Granma
    © Radio Rebelde - 2020
    © Radio Rebelde - 2020