• Saturday, 04 de July de 2020
  • Los ángeles que sueñan sobre ruedas

    2018-04-19 06:19:12 / web@radiorebelde.icrt.cu / Yeris del Sauzal Francisco


    El club de patinaje Los Ángeles de Trinidad es una familia feliz.. Foto: Cortesía del entrenador.
    El club de patinaje Los Ángeles de Trinidad es una familia feliz.. Foto: Cortesía del entrenador.

    Sobre ruedas el pequeño Cristopher Ordóñez Ruiz echa a volar su imaginación infantil. La adrenalina sube mientras, en público, hace gala de sus destrezas calzando patines.

    En la Plaza Mayor, enclavada en el Centro Histórico de Trinidad de Cuba, sitio declarado por la UNESCO Patrimonio Cultural de la Humanidad, el niño, junto a medio centenar de infantes, forma parte de un espectáculo deportivo, que ha ganado espectadores en una urbe donde se combinan los aires coloniales y de la modernidad.

    “Yo me siento fuerte, feliz cuando salgo a patinar. Mi familia me apoya y van a verme a la plaza”, expresa orgulloso el pequeño de 10 años, quien sueña con ser un campeón.

    Con iguales aspiraciones las niñas Regla Placeres y María Alejandra Hernández, se esfuerzan para enriquecer sus habilidades y disfrutar de un deporte que les prodiga sentimientos y saberes.

    Las calles y plazas trinitarias devienen pistas donde los sueños corren sobre ruedas. Foto: Cortesía del entrenador.
    Las calles y plazas trinitarias devienen pistas donde los sueños corren sobre ruedas. Foto: Cortesía del entrenador.

    “Además de aprender a patinar, el profesor nos enseña a cultivar la amistad” expresa Regla; mientras María Alejandra siente que ha crecido como ser humano.

    Y porque sabemos que “hombres recogerá quien siembra escuelas”, tal como escribió José Martí, esa es la función principal de los “Ángeles de Trinidad”, un Club de Patinaje que vio la luz hace 10 años en la Ciudad Museo del Caribe, y que desde entonces ha ocupado espacio y tiempo al joven Yoelvis Roberto Pereira Santander.

    “Comencé cuando tenía 16 años. Al principio éramos 4 o 5 con el afán de crear “sobre ruedas” una gran familia y lo logramos”, asegura el joven, quien ya vive sus 35 primaveras.

    El entrenador Yoelvis Roberto Pereira Santander,  lleva 20 años dentro del club. Foto: Cortesía del entrevivistado
    El entrenador Yoelvis Roberto Pereira Santander,  lleva 20 años dentro del club. Foto: Cortesía del entrevivistado

    “El patinaje es un deporte de cierto riesgo, pero es motivador” explica Yoelvis, quien como entrenador ha estado abierto a la incorporación de personas de todas las edades, aunque ha sido en los niños donde ha encontrado la motivación especial para llevar a cabo el proyecto.

    Este muchacho apasionado, bohemio, encontró en el hobby de patinar, la razón para enrumbarse por el mundo de la Cultura Física y el Deporte.

    Él asegura que su trabajo no solo tiene el fin de desarrollar físicamente a los niños y a las niñas.

    ¿Por qué crear un club de patinaje cuando en Cuba existen más adeptos a deportes como el beisbol, el boxeo…?

    “Queríamos un grupo para fomentar los valores propios de nuestra cultura, y aquellos sentimientos humanos que nos ha inculcado la Revolución Cubana, como la solidaridad, el colectivismo, el respeto y amor a los símbolos. Ello lo logramos con actividades relacionadas con la historia local y nacional, y nos adentramos en todo lo que fortalezca el desarrollo de hombres y mujeres justos, y con alto nivel cultural, como siempre nos enseñó Fidel”, sentencia Yoelvis Roberto Pereira Santander, quien lleva las riendas en la familia del patinaje trinitario.

    ¿Qué sueños han hecho realidad en estos 10 años?

    “Hemos encontrado talentos. Algunos niños han pasado por varias etapas en la Escuela de Iniciación Deportiva (EIDE) Lino Salabarría de la Ciudad de Sancti Spíritus, y ahora tenemos, con mucho orgullo, a un atleta en la selección nacional, que es Dayron Robles”

    Pereira Santander, mientras habla de las veces en que han disfrutado del éxito, reafirma que escogió el mejor camino para su vida.

    “Desde hace casi una década oscilamos entre el primero y el segundo lugar a nivel provincial. En la Competencia Nacional “Roberto chocolate”, que tiene su pista en La Habana, tenemos varias medallas: 4 de bronce, 2 de plata y 1 de oro”, cuenta el instructor del Club “Ángeles de Trinidad”, quien aspira a que uno de sus niños, algún día, cuelgue del cuello una medalla internacional.

    Cuando los Ángeles de Trinidad orbitan junto a Planet Roller

    El verde Caimán del Caribe es reconocida en el mundo por sus altos valores culturales; por la esencia solidaria de su gente y Francia ha sabido apreciar ese calor de pueblo que trasmitimos los cubanos. Los franceses que han visitado a la Mayor de las Antillas rápidamente han podido percibirlo.

    De esa imagen nació un vínculo indisoluble entre el Club “Ángeles de Trinidad” y el Club Planet Roller de Francia con 20 años de fundado.

    “La hermandad surgió en un encuentro casual en la Plaza de Trinidad, una de las ciudades más envejecidas de América Latina. Allí hace unos años se desarrollaba una actividad comunitaria informal con niños. Los franceses apreciaron mucho ese momento y se acercaron a nosotros” recuerda Yoelvis Roberto Pereira Santander, mientras desempolva sus memorias.

    ¿Quiénes son los Planets Roller “

    Un abrazo cultural y amistoso entre Ángeles de Trinidad y Planet Roller de Francia. Foto: Cortesía del entrenador.
    Un abrazo cultural y amistoso entre Ángeles de Trinidad y Planet Roller de Francia. Foto: Cortesía del entrenador.

    “Su nombre es algo así como mundo sobre ruedas, planeta sobre ruedas. Ellos patinan en varias ciudades del mundo, con el propósito de unir culturas, de lograr un intercambio de pueblo a pueblo a partir de que el patinaje nos fusiona en una sola familia”, asevera el joven patinador, quien se siente orgulloso de que la música, la historia de su país trascienda las fronteras de la nación.

    “Mientras patinamos junto a los franceses, reafirmamos la convicción de que no existen razas, que todos somos sencillamente seres humanos”, añadió.

    ¿Cómo desde la cultura, la historia, ustedes logran tocar la sensibilidad de personas foráneas que no tienen la misma idiosincrasia?

    “Los franceses nos visitan con frecuencia. Ellos visitan a las familias, se llegan a las escuelas de los niños, socializan sus experiencias técnico-tácticas, metodológicas, de aprendizaje para ser más eficientes. También juntos hacemos uso de la ciencia aplicada al deporte. Y algo que nos ha ayudado mucho es su aporte material, sobre todo de patines que son muy caros en el mundo”, explica Yoelvis.

    Por estos días franceses y trinitarios desandan sobre ruedas las calles y plazas de la Ciudad Museo del Caribe. Es una motivación para los pequeños Cristopher, Regla, María Alejandra, y también para Yoelvis, ese muchacho que desde los 16 años desafía los peligros del patinaje y hoy es hacedor de talentos.

    “Vivo feliz por el nivel técnico que han alcanzo los miembros del Club Ángeles de Trinidad. Estoy muy satisfecho, de ser creador de una familia, de lograr una conexión imborrable entre seres humamos. Hoy es una realidad el sueño de tener un atleta en el equipo nacional y sueño una medalla internacional”, recalca el entrenador Yoelvis, quien la vida le ha enseñado que “ayudar al que lo necesita no sólo es parte del deber, sino de la felicidad”.


    Envía tu comentario
    • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
    • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
    • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.

    ENLACES EXTERNOS
    Radio Cubana
    ICRT
    Granma
    © Radio Rebelde - 2020
    © Radio Rebelde - 2020