• Tuesday, 07 de July de 2020
  • Los enemigos también están dentro

    2011.11.14 - 10:23:19 / web@radiorebelde.icrt.cu / Joaquín M. Rivery Tur


    Ocupa Wall Street
    Ocupa Wall Street se ha convertido en un movimiento que lo mismo se encuentra en Florida, Texas, California o cualquier estado norteamericano. Su público, sus luchadores, son gente de a pie, desempleados, sin techo por haber sido desahuciados a raíz de la crisis inmobiliaria o incluso indigentes que han abandonado toda esperanza y este nuevo movimiento les ha alzado el ánimo de combate por la vida.

    Estas cosas que siguen, se las debo a Ayesha Kazmi, investigadora de Cage Prisoners, organización de derechos humanos con sede en Londres, que defiende a los encarcelados en Guantánamo y otras víctimas de la llamada guerra contra el terrorismo y las publicó en el sitio web Revista sin permiso.

    Parece que el sistema represivo norteamericano, por orden de los políticos (como es lógico) ha comenzado a considerar a los indignados norteamericanos como terroristas en el sentido que ellos le dan a la palabra. Son enemigos internos.

    Cualquier imagen de televisión y las fotos que aparecen en diarios, revistas o en Internet han mostrado la magnitud de la violencia brutal de la policía contra los manifestantes. Lo que es peor, han organizado un aparato de vigilancia e inteligencia para chequear a los participantes y localizar a los posibles dirigentes amparados en aquel engendro que Bush denominó Ley Patriota para perseguir a los enemigos internos.

    Ayesha atestigua que desde los primeros días de las protestas la gente comenzó a advertir la presencia de la Unidad Antiterrorista en la Plaza de la Libertad, uno de los componentes de Ocupa Wall Street

    Joanne Stocker, que se convirtió en parte integrante desde el primer día en Wall Street, recuerda haberse despertado en las jornadas iniciales teniendo a una furgoneta de la Unidad Antiterrorista aparcada en los márgenes de la Plaza de la Libertad, que le grababa en video a ella y sus amigos mientras dormían.

    Los manifestantes de otras acampadas de Ocupa… ofrecen historias similares. Robin Jacks, miembro del equipo de medios de comunicación de Ocupa Boston, cuenta haberse visto fotografiada en múltiples ocasiones por la policía. Dustin Slaughter, que pasó tiempo tanto en Ocupa Wall Street como en Ocupa Filadelfia, atestigua la presencia de la Unidad Antiterrorista en la Plaza de la
    Libertad, y afirma que la Unidad ha estado allí filmando de manera regular.

    La presencia de las cámaras represivas que filman y fotografían no han amilanado a los que protestan, que siguen enarbolando su lema de “Somos el 99 %”. Es para preocuparse. Ayesha Kazmi atestigua que en Boston y Chicago, las informaciones sobre detenciones prolongadas y humillantes de determinados líderes de “Ocupa”, por lo general de grupos de Direct Action, medios de comunicación, legales y médicos, resultan inquietantes.

    Ella da crédito a Dan Massoglia, del equipo de medios de comunicación de Ocupa Chicago, cuando informa que a los individuos detenidos se les privó de la posibilidad de hacer una llamada, de comida y agua, y se les retiraron los colchones de las celdas, mientras que una mujer quedó en situación de incomunicada.

    Hay toque de queda en los parques de las ciudades ocupadas por el movimiento. Nancy Murray, directora de educación de la sección de Massachusetts de la ACLU (Unión Norteamericana de Libertades Civiles), considera los diversos signos de implicación del Departamento de Seguridad Interior como un importante indicador de que el gobierno federal está orquestando el control y represión policial de las protestas a lo largo del país.

    Posiblemente porque le inquieta cuando la gente se une espontáneamente para reclamar que cese la dictadura de las finanzas capitalistas.

    Murray llega a decir que "es evidente que los federales andan vigilando y observando para conseguir más información (…) Es posible que la Fuerza Especial Conjunta para el Terrorismo lleve la voz cantante".

    Y Ayesha recuerda que el artículo 802 de la Ley Patriota ampliaba la definición de terrorismo interior para incluir a personas que llevan a cabo lo que Washington llama actos de desobediencia civil al objeto de coaccionar o influir en la conducta del gobierno por medio de la intimidación de la población civil.

    Aún más que eso, el Ejército de los EE.UU. planeaba estacionar una unidad activa bajo control del Mando Norte que sirviera de respuesta federal de alerta en momentos tanto de emergencias naturales como de origen humano, incluyendo “ataques terroristas”.

    Hasta ahora, cuando algo sobrepasaba las fuerzas locales, se recurría a la Guardia Nacional, no al Ejército. De acuerdo con el Army Times, el diario militar, esa unidad puede ser convocada para que preste ayuda en caso de “disturbios ciudadanos o control de multitudes”. Todo eso (incluyendo armas terribles como el cañón acústico) para desanimar a ciudadanos pacíficos y desarmados… y defender al mercado financiero.
     


    Envía tu comentario
    • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
    • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
    • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.

    ENLACES EXTERNOS
    Radio Cubana
    ICRT
    Granma
    © Radio Rebelde - 2020
    © Radio Rebelde - 2020