Masculinidad: fuerza, poder, y sentimientos? (+Audio)

2015-08-15 08:02:15 / web@radiorebelde.icrt.cu / Rosmerys Bernal Pia

El tema del sexo, preocupa desde esos primeros instantes en los que nos formamos biolgicamente
El tema del sexo, preocupa desde esos primeros instantes en los que nos formamos biológicamente

Quizás usted ha presenciado, escuchado como anécdota u observado en dramatizados televisivos sobre algunas de las prácticas caseras, heredadas por generación, al menos en Cuba, para conocer el sexo del bebé que pronto nacerá. Una manera de ganar tiempo y adelantarse, para afirmar o competir en alguna medida con el resultado médico de un ultrasonido.

masculinidad, forma de ser hombre propuesta por la sociedad a las personas que han nacido con un sexo biolgico masculino
Masculinidad, forma de ser hombre propuesta por la sociedad a las personas que han nacido con un sexo biológico masculino

Por ejemplo, colocar en una silla algún objeto de color azul y en otra uno de color rosado, luego vendarle los ojos a la embarazada y que esta elija donde sentarse; así sabremos, de manera intuitiva, si esa futura madre traerá al mundo una niña o un niño. A veces los resultados coinciden, en ocasiones varían; pero lo cierto es que el tema del sexo, preocupa desde esos primeros instantes en los que nos formamos biológicamente.

Como afirma la psicóloga y estudiosa del tema de las masculinidades, Mayté Díaz, por sexo nos referimos a aquellas características del cuerpo, tanto anatómicas como fisiológicas, que traemos al nacer y que establecen diferencias entre hombres y mujeres. Es así como a partir de lo físico, de lo biológico como primer cimiento, la sociedad construye y organiza estilos de vida, comportamientos, funciones, actitudes, costumbres y actividades sociales, que se les adjudican tanto a las mujeres como a los hombres, en correspondencia con su sexo biológico.

Se entiende entonces por masculinidad la forma de ser hombre propuesta por la sociedad a las personas que han nacido con un sexo biológico masculino, asegura la también especialista del Grupo de Reflexión y Solidaridad Oscar Arnulfo Romero.

“Nos referimos también al conjunto de características asociadas al rol tradicional del hombre, dígase la fuerza, la valentía, la virilidad, el triunfo, o el no mostrar afectividad. De manera que a lo largo de la historia, y en la actualidad, los varones sufren una gran presión social para responder con comportamientos asociados a esos atributos”.

En el proceso de aprender a ser hombre, al niño pequeño se le inhibe, por las pautas de crianza, la posibilidad de aprender cuestiones que son asignadas a su rol. Se supone que sea valiente, que cuando llegue a la adolescencia deba tener muchas novias, saber de sexualidad, por ejemplo; sin embargo, si todo se les da por supuesto, ¿cómo aprenden a decidir por ellos mismo, a diferenciar lo bueno y lo malo?…Muchas veces no gozan de la libertad de equivocarse y aprender de sus propios errores.

Se espera del hombre que sea el que dirige, el que toma las decisiones, el jefe de familia que provee económicamente y protege, aquel que logra el éxito entendido como riqueza y poder. Esta concepción excluye no solamente a las mujeres sino a los que no se corresponden con éstos cánones.

Para la sociedad la eficiencia del varón se identifica exclusivamente con estos comportamientos, sin tener en cuenta sus reales necesidades y salud tanto físicas como emocionales…Sí, sus sentimientos!

Durante las últimas décadas, los hombres han desarrollado un relevante proceso de integración a las actividades y virtudes reconocidas antes exclusivamente como femeninas; pero en una relación de subordinación y no de pertenencia.

Por ejemplo, la idea del hombre cuya mujer no se puede quejar porque él hace todo lo que ella le pide: ¡Báñame al niño!, ¡Hazme los mandados!, lo que significa, por parte de la mujer, hazlo, pero yo controlo la actividad. O aquel hombre que considera que la mujer no se puede quejar, porque él la ayuda con el niño, le hace de favor los mandados.

Esta alternativa puede producir insatisfacciones en los hombres, quienes en ocasiones se sienten sometidos y disminuidos, o en otros casos engreídos, por realizar este tipo de actividades, cuando realmente por derecho y deber le corresponde por igual a ambos sexos.

La aceptación de la masculinidad, sin que medie ninguna imposición y en correspondencia con las necesidades individuales tendrá siempre un impacto positivo en la calidad de vida de los hombres y de las mujeres. (Coautoría de Isel Quintana Freyre)

An en la actualidad los varones sufren una gran presin social para responder con comportamientos asociados a atributos que se les adjudican tanto a las mujeres como a los hombres, en correspondencia  con su sexo biolgico
Aún en la actualidad los varones sufren una gran presión social para responder con comportamientos asociados a atributos que se les adjudican tanto a las mujeres como a los hombres, en correspondencia  con su sexo biológico



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Alejandro Rojas Espinosa. Editoras: Liannis Mateu Francés - Yaicelín Palma Tejas. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015