Nomeolvides: más que una flor, un ruego

2019-02-02 10:20:39 / web@radiorebelde.icrt.cu / Heydi González Cabrera

Nomeolvides: más que una flor, un ruego

Como un secreto y natural anhelo, el “no me olvides” siempre ha estado presente en el pensamiento del ser humano, vinculándolo a cuantos seres, de una u otra forma, han amado en su vida. Deseo aumentado cuando es la distancia o el tiempo, el elemento que separa.

Quizás por eso, invita al reconocimiento ese manojo de florecillas azul embeleso, que quién sabe algún día, bautizaron así: “Nomeolvides”. Y su actual escritura no constituye un error gramatical.

Quiero pensar en el idilio de dos enamorados que en el instante de la despedida, intercambiaron flor y palabras a la vez, bautizando para siempre la flora del recuerdo.

Símbolo que hizo apresurar el latir del corazón de nuestros abuelos al encontrar las Nomeolvides añadidas en cartas o postales. No por gusto un poeta escribiera: Una carta de amor no vale nada si ya están respondidas las preguntas y un tibio nomeolvides no le adjuntas.

Pero no todo es romance y poesía. La ciencia tiene su gran aporte, a través del estudio de las plantas. Y justo en estas florecillas de nombre tan controvertido, se dispuso otra denominación, no menos bella, y también conocida: Myosotis. Así se nombra a esta flor perteneciente al grupo de las borragináceas, y que son muy fáciles de encontrar en cualquier jardín del mundo.

Nomeolvides: más que una flor, un ruego

La Nomeolvides deviene planta anual, cuyo desarrollo se produce a lo largo de los 12 meses. Aunque después de la fructificación muere, hay variedades catalogadas como perennes entre los 50 tipos que existen.

Una de las características que comparten es que son muy pelosas, de hojas basales, pequeñitas y generalmente lanceoladas, es decir, en forma de lanza.

La floración se produce principalmente en los meses de primavera y verano, cuando aparecen las inflorescencias terminales, de cinco pétalos y colores de tonos azulados, aunque también hay variedades blancas y rosas.

Es una planta que no requiere de cuidados especiales, simplemente, asegurarle un suelo continuamente húmedo y rico en nutrientes. Y lo más aconsejable es colocarla en lugares resguardados del viento y del frío, sus principales enemigos, por la fragilidad de sus pétalos.

Lo más significativo en esta florecilla es que su apariencia y color prendieron en el corazón de los enamorados como símbolo, contraseña o código, para pedir sin palabras: No me olvides, amor.

Nomeolvides: más que una flor, un ruego

Y por último, les regalo una antigua leyenda islámica:

“Un ángel lloraba a las puertas del Paraíso porque Alá le expulsó como castigo de amar a una mujer mortal, que solo sería perdonada si plantaban la flor Nomeolvides por todo el mundo. El ángel contó a su enamorada algo tan difícil de lograr, y lejos de desanimarse, ella le ayudó en tamaña tarea, que cumplieron a cabalidad. El mundo se llenó de Nomeolvides y tanto amor y sacrificio conmovieron a tal punto a Alá, que otorgó la inmortalidad a la mujer y abrió las puertas del Paraíso a los amantes”.



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Pablo Rafael Fuentes de la Torre. Editoras: Liannis Mateu Francés - Laura Barrera Jerez. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Comunity Manager: Alejandro Rojas. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015