Ocho mil setecientas sesenta razones

2011.12.31 - 13:33:34 / web@radiorebelde.icrt.cu / Aroldo Garca Fombellida


Triunfo de la Revolucin
Como desde hace cincuenta y tres años sucede, otra vez amanece la victoria de un enero glorioso en Cuba.

Trescientos sesenta y cinco días, ocho mil setecientas sesenta horas, quedan atrás. Sueños y añoranzas unidas, y compartido sudor multiplicado, para sustentar la erguida obra, que insomnes y firmes, cuidamos entre todos.

No fue menos difícil el año que despedimos, bien lo sabemos, porque se reflejó otra vez en la parada mañanera del ómnibus que no pasó. O en el zapatico añejo y sin sustitutos, que se resintió otra vez, o en la mesa, cotidiana y familiar, cuyo menú nos resulta imposible adivinar, ni con un día de adelanto. Año que no fue menos difícil ni en talleres ni en aulas.

Pero otra vez, como desde hace cincuenta y tres eneros, no pudo aplastarnos el imperio, ni doblegarnos, ni mucho menos asustarnos.

El 2011 comienza a ser la historia reciente de un año inmenso, desde que en abril llenamos la plaza grande de todos los cubanos, para abrirle paso a un congreso rojo, que se multiplicó desde antes, palmo a palmo de nuestra tierra. Y pasaron cañones y fusiles ese día, uniformes y corazones limpios, que jamás proclamarían una guerra. Pero otra vez, y para que no se equivoquen, le advirtieron ese día precisamente, a quienes si viven de las guerras, intimidando con ellas en el mundo.

Trescientos sesenta y cinco días, ocho mil setecientas sesenta horas quedan atrás, impregnadas del laborioso sudor que dejaron los nuevos campos labrados, donde antes hubo marabú, y ahora crecen lozanas plantaciones de alimentos.

Trescientos sesenta y cinco días, ocho mil setecientas sesenta horas de un año con merecido veintiséis avileño, y triunfo tabacalero en la serie de oro beisbolero.

Himnos y banderas, con estrella solitaria multiplicados hasta el record en la cita azteca del músculo. Patria crecida que da bienvenida a nuevas provincias, que agiliza su economía y desata nudos, que martilla fuerte a la corrupción, y da un sitio a quienes igual, y desde la misma trinchera, apoyarán la economía de la nación, desde el ejercicio laborioso por cuenta propia.

Trescientos sesenta y cinco días, ocho mil setecientas sesenta horas, quedan atrás. Y cada vez menos recién nacidos mueren. Y cada vez más ancianos, son nuestros ancianos, venerables y siempre cuidados con esmero infinito.

Trescientos sesenta y cinco días, ocho mil setecientas sesenta horas quedan atrás, multiplicadas en el cariño y la solidaridad de compatriotas que colman de sonrisas y salud aldeas y poblados, y hacen incorporar en idiomas y dialectos, palabras desconocidas, como médico y maestro, que ahora se abren paso, por el derecho de la más humilde conquista.

Trescientos sesenta y cinco días, ocho mil setecientas sesenta horas quedan atrás, con la bendición extendida en el peregrinar por carreteras y poblados de toda Cuba de la Virgen legendaria del Cobre, cuatrocientos años después de su aparición sobre las aguas de Nipe.

Trescientos sesenta y cinco días, ocho mil setecientas sesenta horas quedan atrás, desde Maisí hasta San Antonio, y la huella hermosa del quehacer humilde, en los talleres y en las aulas, en los surcos y en las trincheras. Y está en los laboratorios científicos, en las salas de nuestros hospitales, en el talento desbordado de nuestros artistas, en el diestro derroche estratégico de nuestros atletas, en cada amanecer laborioso de nuestros campesinos. Está en las obras constructivas que se levantan. Está en los ingenios azucareros, y en las minas.

Está en la lucha incesante por traer libres a la patria, a cinco hermanos héroes.

Trescientos sesenta y cinco días, ocho mil setecientas sesenta horas quedan atrás. Y el de hoy es un buen día, seguro que es un buen día, para elevar con fuerza, y bien alto, el mismo brazo de la cotidiana faena, y brindar. Brindar por todos, y brindar por el futuro que se nos hace presente.

Pero antes, solo un instante antes, jurar.

Jurarle fidelidad infinita a quienes hicieron, y hacen posible, que tengamos también el singular privilegio de donar nuestro sudor a la obra de todos. Y juntos, poder multiplicar, ya por cincuenta y tres años, los trescientos sesenta y cinco días, ocho mil setecientas sesenta horas, de este entrañable 2011, que ahora despedimos.



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.


   Alba Rosa Dileva      alba1946@hotmail.com      Argentina
   01.01.2012 - 7:02 am
Quiero enviar un saludo a los mdicos cubanos ,que trabajorn conmigo en el hospital Davila Bolaos de Nanagua Nicaragua en los aos 1979 y 1980.mi jefe el doctor Jos Mara Moreno del Toro y todo su equipo,a mi me conocan como Lita,tengo un gran recuerdo de todos. Saludos tambien para todo el pueblo cubano y feliz ao nuevo


Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Alejandro Rojas Espinosa. Editoras: Liannis Mateu Francés - Yaicelín Palma Tejas. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015