Parque Nacional Pico Cristal, preservar es lo cotidiano

2010.04.16 - 11:39:33 / web@radiorebelde.icrt.cu / Aroldo Garca Fombellida

Pico Cristal, Holgun
Holguín, Cuba.-  En viejos documentos y páginas de la prensa conservadas aparecieron los elementos principales de confirmación. El primer territorio legalmente establecido en Cuba como área protegida fue el Parque Nacional Sierra del Cristal, así denominado entonces, y localizado en zonas de los antiguos términos municipales de Mayarí y Sagua de Tánamo, de la antigua provincia de Oriente, actualmente territorio de Holguín,  el 12 de  abril de 1930.

El fundamento para su creación primero, y posterior actualización como Parque Nacional Pico Cristal  fue su valor como reserva forestal, por el valor de las maderas y el grado de conservación de los bosques de pinares presentes en ella.

Ahora, a 80 años del acontecimiento, fructificó una feliz idea para la importante celebración, enarbolada por los especialistas de la Dirección del Sistema Nacional de Áreas Protegidas del Ministerio de Ciencias Tecnología y Medio Ambiente.

Así, con mochilas al hombro, y botas rompe fango, a bordo de fuertes vehículos todo terreno, hasta donde se pudo, y también a pie durante horas por senderos resbaladizos como trillos entre las montañas, especialistas representantes de las actuales 253 áreas protegidas del país, marcharon montaña arriba hasta los mismos parajes que sirvieron de cuna a la primera de todas las demás áreas cubanas protegidas.

La primera impresión al descender de los vehículos todo terreno frente a la Estación Integral de Investigaciones de Montaña de la Mensura, en Pinares de Mayarí, fue el emocionante y espontáneo momento que todos los asistentes decidieron como primer minuto de su estancia. Allí, justamente a la entrada del prestigioso recinto, frente a las montañas y los tonos verdes, el busto con la imagen de la Doctora Rosa Elena Simeón se colmaba de flores frescas traídas con infinito esmero y amor desde todas las provincias cubanas como fiel tributo a la Ministra desaparecida físicamente, a la científica eminente, a la compañera de fila, a la revolucionaria sin tacha. Como tributo agregado, el trinar de miles de avecillas, allí protegidas, se unió como singular coro, todo como para demostrar que los esfuerzos de la inolvidable compañera  fructifican lozanos.

Monumento a Rosa Elena SimenLa conmemoración y la celebración tendrían, desde ese preciso momento, un sello de distinción especial: el trabajo y la unidad.

Así, casi enseguida, comenzaron a desgranarse exposiciones y experiencias, de lo hecho y de lo que falta por hacer, de la estrechez económica que no le es ajena, y como tal, de las mil y una alternativas viables para aplicarlas, y extenderlas sin calcos donde sea posible, en las áreas protegidas que para suerte de los cubanos andan diseminadas por toda la nación.

La máxima de estos científicos es entregar y propiciar, para el presente y para el futuro, cada vez más calidad de vida, en las aguas, en los bosques, en las costas, en las ciénagas… y mire que lo logran, no sin titánicos esfuerzos.

Pero a muy pocas horas de la llegada, quiso la casualidad, no tan casual lamentablemente, en estos parajes montañosos, y en esta época de tanta escasez de lluvias, que al atardecer de la primera jornada en Pinares de Mayarí, cercanas y peligrosas lenguas de fuego y altas columnas de humo, denso y abrazador, lograran convertir en una especial clase de demostraciones prácticas, decisivas para salvar cientos de hectáreas boscosas y a sus habitantes, flora, fauna, y personas,  lo que hasta ese momento resultaban apreciaciones escritas o descriptas en frías imágenes digitales, por los participantes en el encuentro.

Esa primera noche en Pinares y la Mensura terminaba con una ofrenda muy especial, y sin dudas esperada por muchos en la región. La naturaleza regalaba a los bosques, a la tierra, y a la gente, la descarga de un copioso aguacero que llegó hasta el amanecer, y en forma de fría llovizna decidió seguir acompañándonos durante todo el día.

Al filo de las siete de la mañana, envueltos en una fría y muy densa niebla, característica de la zona, de nuevo los vehículos estuvieron listos para recorrer los kilómetros de una vía de tramos peligrosos algunos, de sitios impresionantes, y singularmente bellos, hasta llegar a la Zoilita, muy cerca del sendero que conduce a la cima del Pico Cristal.

Antes de las diez de la mañana estuvo dispuesto hasta el más pequeño detalle para celebrar en el asentamiento de la estación integral biológica de la Zoilita el acto central nacional por el 80 cumpleaños del Parque Nacional Sierra del Cristal.

Primero, cada visitante tuvo a su cargo la siembra, en un señalado y cercano sitio, de una pequeña postura de pino, variedad vegetal que tanto abunda en la región, y que constituyó en su momento el aval principal para el otorgamiento estatal, nos aseguró en el sitio, mientras marchábamos, el profesor Rafael Toppe, profundo estudioso de la historia y especialista de la Dirección de Patrimonio, invitado especialmente a la celebración. Después hubo tiempo para la tertulia, la foto, la caminata, y la búsqueda de evidencias quizás únicas.

A las diez de una mañana fría, gris y lluviosa comenzaba el acto de celebración nacional. Buen momento para resaltar datos que enaltecen la historia, y para reconocer a quienes han hecho de la zona su razón de vivir. Como colofón, atinadas y certeras palabras del profesor Héctor Amigo, Diputado, Presidente de la Comisión Nacional de medio ambiente de la Asamblea Nacional del Poder Popular para recalcar la enorme responsabilidad de todos los cubanos, a fin de preservar y mejorar este pedazo de nuestro planeta, mientras unos cuantos millonarios irresponsables diseminados por el mundo, lo están llevando a su destrucción, por tal de engordar más aún sus desbordados bolsillos adinerados.

Habían transcurrido dos jornadas inolvidables, como clases magistrales que bien debían recibir muchos en el mundo.

Estacin Pinares de MayarPara suerte nuestra están y estarán bien arraigados hoy en Cuba los preceptos que rigen al sistema Nacional de Áreas Protegidas mientas existan compatriotas con los valores, los conocimientos y el amor que impregnan a quienes le rodean, estos científicos de uniformes verdes y blancos, mochilas al hombro, y botas rompe fango, siempre listos para salir en ayuda de algo o alguien, que en alguna zona de Cuba, necesita protegerse.

Subir montañas hermana a los hombres. Las hermosas y certeras palabras del maestro José Martí se hicieron nuevamente realidad en estas horas, en estas jornadas, por los caminos de una historia, que nació hace 80 años, y cumplirá tantos más, mientras el decoro de estos especialistas y colaboradores alimente su cotidiana motivación, en la sierra cristal, en Pinares de Mayarí, en el Pico Cristal y en cada palmo de nuestra tierra, libre, hermosa, y siempre protegida.



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Alejandro Rojas Espinosa. Editoras: Liannis Mateu Francés - Yaicelín Palma Tejas. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015