• Thursday, 09 de July de 2020
  • 🎧🎬 A Perú llegó la sangre de Fidel

    2020-05-31 12:19:55 / web@radiorebelde.icrt.cu / Miozotis Fabelo Pinares


    A Perú llegó la sangre de Fidel

    El 31 de mayo de 1970, la noticia estremeció al mundo: un devastador terremoto de 7,9 grados en la escala de Richter arrasó con pueblos y dejó un saldo de 70 mil víctimas en Perú.

    Según reportes de prensa con los testimonios de las víctimas, “también era domingo ese 31 mayo, y a las 3 y 25 de la tarde, sentimos un tremendo ruido, semejante al de muchos aviones. No sabíamos por dónde venía ni qué pasaba. Finalmente vimos el aluvión de lodo completamente negro con más de 40 metros de altura que avanzaba botando chispas de distintos colores”.

    Otros relatos apuntan que, “durante 45 minutos tembló con tanta fuerza la tierra que el Huascarán se zarandeó. Cuarenta millones de metros cúbicos de hielo, lodo y piedras se esparcieron en avalancha sobre ciudades enteras del Norte peruano. Tras la sacudida y el alud, un manto negro de polvo y dolor permaneció durante días en la zona. El fuerte y prolongado sismo de 45 segundos, provocó además el desprendimiento de un bloque de nieve y hielo del pico oriental del nevado Huascarán, que produjo un violento alud y el capítulo más amargo de la catástrofe. La ciudad de Yungay y los pequeños pueblos vecinos del distrito de Ranrahirca desaparecieron; y diez minutos después del terremoto, un aluvión enterró en segundos las localidades de Yungay y Ranrahirca, pero también destruyó casi completamente Caraz y Carhuaz, en el Callejón de Huaylas”.

    A Perú llegó la sangre de Fidel

    El poeta peruano Hildebrando Pérez Grande, Premio Casa de las Américas, relató a Prensa Latina que, “hace cincuenta años el Perú vio cómo se venía el cielo abajo. Un terremoto y el deslizamiento de una franja inmensa del Huascarán, el nevado más alto de la cordillera andina, sepultaron pueblos, sembradíos, puentes, caminos y dejaron a su paso decenas de miles de muertos, heridos y damnificados”.

    Cuba, fiel a sus principios solidarios y humanistas, acudió de inmediato con ayuda material, y personal de salud, aún cuando entonces, no existían relaciones diplomáticas oficiales entre ambos gobiernos.

    El profesor del Instituto Superior de Relaciones Internacionales, (ISRI), Doctor en Ciencias Luis Suárez Salazar, fue testigo de aquellas jornadas.

    En el primer vuelo ya iba ayuda cubana, según la coordinación establecida, porque en esos momentos había un acercamiento inicial, luego de la ruptura diplomática de Perú con Cuba, como la de casi todos los países de la región, en cumplimiento de las órdenes de la OEA. Yo llegué con el segundo vuelo, y me asignan diferentes tareas, entre ellas, recibir en el puerto de El Callao, el primer barco de Cuba con materiales; y después de eso, emprendí un recorrido por las zonas afectadas, en compañía de Santiago Álvarez y el camarógrafo Iván Nápoles, Premio Nacional de Cine 2016, quienes posteriormente hicieron el documental, Piedra sobre Piedra




    Sangre cubana para Perú

    Cuenta el profesor Suárez Salazar, que entonces se produce un acontecimiento hasta entonces sin precedentes, “Fidel llama, convoca al pueblo, a una donación masiva y voluntaria de sangre para atender a las víctimas del terremoto; y el Comandante en Jefe es el primero en donar sangre”.

    A Perú llegó la sangre de Fidel

    Se calcula que más de un millón de cubanos dieron la disposición; y en la antigua provincia de Camagüey, más de 128 mil personas ofrecieron su sangre, aunque no todos pudieron hacer el aporte.

    Según la historia recogida por Luis Varcasia Era, especialista en Comunicación Social en la Coordinación provincial de los Comités de Defensa de la Revolución, (CDR), en Camagüey, “en algunos territorios de la provincia no existían condiciones técnicas para las extracciones; otros dispuestos, carecían de los requisitos de peso corporal, hemoglobina o estado de salud óptimo para hacer la donación. El domingo 7 de junio, en horas de la mañana, una multitud estaba en la entrada del Hospital Provincial Manuel Ascunce Domenech, donde funcionaba el Banco Provincial de Sangre; y allí se acondicionaron salas estériles, con cuatro camillas cada una”.

    Según las declaraciones a la prensa local del entonces director del Banco Provincial, Doctor Ovidio Olivera Espineta, “respondieron de inmediato también los técnicos de laboratorio, enfermeras y médicos para prestar su cooperación; y en un momento determinado se hicieron 50 donaciones por hora. En Camagüey se realizaron 10 mil donaciones de sangre en apenas 15 días”, la cifra más grande, en la historia de las donaciones masivas.

    A Perú llegaron cien mil bolsas de sangre donadas por más de 300 mil cubanos, incluido Fidel, quien fue el primer donante. Además, decenas de médicos de la Isla partieron con todos los equipos necesarios para instalar hospitales de campaña.

    A Perú llegó la sangre de Fidel
    A Perú llegó la sangre de Fidel

    En el acto por el aniversario 36 de la creación de los CDR, efectuado el 28 de septiembre de 1996, en la ciudad de Sancti Spiritus, el Comandante en Jefe Fidel Castro, recordaría el hecho.

    No las he realizado sistemáticamente, pero sí varias veces, cada vez que hubo algún problema grande en alguna parte del mundo en que fue necesario impulsar un movimiento y estimular las donaciones; algunos casos se mencionaron aquí, como el del Perú, pero hubo donaciones también cuando el terremoto en Armenia, hubo donaciones cuando un terremoto en Irán. Ha habido varias donaciones, donaciones especiales, digamos, cuando han ocurrido catástrofes en otros países, una expresión de internacionalismo y de generosidad muy elevada

    Solidaridad humanitaria de Cuba

    Cuba ha resaltado siempre señala Suárez Salazar– el carácter humanista de la solidaridad, independientemente de ideologías, tipos de gobiernos o condiciones políticas; porque la ayuda cubana a todos los países que han estado afectados por pandemias, ciclones, terremotos o cualquier tipo de desastre natural, ha tenido una dimensión humanista, no ideológica. De la experiencia de Perú surge otro concepto del Comandante en Jefe Fidel Castro, no basta con atender la emergencia que se produce, sino buscar soluciones estructurales que permitan después estar en mejores condiciones de enfrentar los impactos sociales de esos fenómenos de la naturaleza. Por eso, una de las ayudas, no de contingencia, era donarle a Perú hospitales, con todo el equipamiento. Una brigada de 37 constructores, encabezada por Elpidio Berovides, quien murió en un accidente de tránsito en el cumplimiento de la misión, viajó a Perú para levantar seis hospitales o policlínicos, uno de ellos, por supuesto, en la zona más afectada por el terremoto

    A Perú llegó la sangre de Fidel

    El presidente de la Coordinadora Nacional de Solidaridad Perú-Cuba, Nicolás Aguilar Ibarra, en un reciente comunicado reiteró el agradecimiento de su pueblo por las muestras de solidaridad que desde 1970 reciben, cada vez que se necesita la ayuda humanitaria de las Brigadas Médicas cubanas.

    Ha transcurrido medio siglo desde el terremoto del 31 de mayo de 1970 y ahí está la memoria histórica que los grandes medios, ocultan deliberadamente a las nuevas generaciones, sobre la solidaridad de Cuba con Perú. No podemos olvidar, entre otros gestos, el apoyo médico a los damnificados del sismo de Ica de 2007, y el contingente internacionalista Henry Reeve, fue el primero en brindar ayuda médica; y en Abril de 2017, médicos cubanos viajaron a la Región de Piura, en emergencia sanitaria, asolada por una epidemia de dengue, y por las grandes inundaciones provocadas por el fenómeno El Niño; y cuando comenzó el proyecto de la Escuela Latinoamericana de Medicina, (ELAM), Cuba ofreció becas gratuitas a miles de jóvenes peruanos. La República de Cuba ha formado, sin ningún costo para el Perú, aproximadamente cinco mil profesionales calificados, de ellos más de dos mil médicos, que prestan sus servicios a lo largo y ancho del país; y mantiene un intercambio científico, cultural, en la investigación, la docencia universitaria y la contribución permanentemente en los campos de la Salud y la Educación

    También reconoce la ayuda altruista, desinteresada del Gobierno y el pueblo de Cuba, la ex ministra de la Mujer y Desarrollo Social de Perú; y Representante Permanente ante la Asociación Latino Americana de Integración (ALADI) y de Mercosur, Aida García Naranjo Morales.

    Hoy, múltiples voces en el mundo, reclamamos para la Brigada Médica Cubana Henry Reeve, el Premio Nobel de la Paz. Las misiones médicas cubanas han quedado grabadas en las páginas de la memoria de la solidaridad en el Perú y en el mundo. Nuestra gratitud es eterna

    En el año 2007, el Gobierno del Perú declaró el 31 de mayo como, Día Nacional de la Solidaridad y de Reflexión en la Prevención de Desastres.

    En esta historia de 50 años, la solidaridad de Cuba no ha faltado al pueblo de Perú, bajo el principio martiano de que Patria es Humanidad.


    Envía tu comentario
    • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
    • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
    • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.

       Santiago Aguì Mendoza      Perú

    31.05.2020 - 11:15 pm

    Cuba es muestra de CATEDRA UNIVERSAL DE HUMANISMO,y el gob YANKI DE EUA un anti-humano.


       NICOLÁS AGUILAR IBARRA      Perú

    31.05.2020 - 6:00 pm

    Nuestro agradecimiento al inolvidable Comandante Fidel Castro Ruz, al pueblo de Cuba, a la misión médica cubana, a todos los que donaron sangre como Fidel por tan inmensa ayuda por el desastre ocasionado por el terremoto del domingo 31 de mayo de 1970, hace exactamente 50 años. La sangre de Fidel y de todos los donantes cubanos corren por las venas de ancashinos que quedan entrelazadas como símbolo de la amistad entre Perú y Cuba.


    ENLACES EXTERNOS
    Radio Cubana
    ICRT
    Granma
    © Radio Rebelde - 2020
    © Radio Rebelde - 2020