Podemos hablar de una cultura de gnero en Cuba? (+Audio)

2015-10-24 10:38:19 / web@radiorebelde.icrt.cu / Rosmerys Bernal Pia

 Podemos hablar de una cultura de gnero en Cuba?
La clave de estudiar género, de ubicar cuál es nuestra cultura de género, es una clave de equidad y justicia social

Muchos de nosotros defendemos los derechos humanos, abogamos por el empoderamiento de las niñas y mujeres, la equidad y justicia social. Desde nuestros puestos de trabajo, en el ámbito familiar y hasta en la propia sociedad, luchamos con las herramientas que tenemos a nuestro alcance para hacer visibles estos temas y sensibilizar a la población en pos de un cambio positivo. ¿Acaso será suficiente? ¿Podemos hablar de una Cultura de Género en Cuba?

Ante la duda nos acercamos al Centro de Estudios de la Mujer, que pertenece a la Federación de Mujeres Cubanas, FMC, y durante más de 15 años ha dedicado sus investigaciones a caracterizar la situación de las mujeres y las relaciones de género en Cuba. Allí conversamos con la especialista Ana Violeta Castañeda Marrero, graduada de Relaciones Internacionales, y Máster en Desarrollo Social.

“Cuando se habla de género indudablemente se habla de cultura, porque el género es una categoría de análisis social, y la sociedad tiene un componente, que es la cultura”, nos comenta.

La cultura en la sociedad cubana se ha conformado a través de los siglos, por la influencia de los diversos grupos poblacionales que componen nuestra nación; dígase la cultura española, africana, incluso la asiática. A partir de la conquista y colonización, estas personas trajeron consigo una cultura de género, una forma de ser hombre y ser mujer.

En la cultura española, desde el punto de vista legal, la mujer apenas tenían derechos, pues era confinada a la casa, para los quehaceres del hogar, atender al esposo, los hijos, u otros familiares; estereotipos que han llegado hasta nuestros días, y de alguna manera aún se evidencian en parte de la sociedad.

En el ámbito político, por ejemplo, se evidenciaba una cultura totalmente machista que no permitía que las mujeres participaran en el voto social. Sin embargo, muchas féminas a lo largo de la historia se rebelaron contra estas formas de subordinación.

Al triunfar la revolución cubana, en 1959, estas féminas deciden agruparse en una sola organización, la FMC, esta vez con el apoyo de la clase política dirigente, para garantizar derechos básicos como el acceso a los recursos, a la educación, a la salud sexual y reproductiva, entre otros.

Para Ana Violeta, podemos referirnos entonces a un cambio cultural, pues las mujeres comienzan a acceder al espacio público y a obtener una remuneración por las actividades que desempeñan, y esto les permite ser autónomas, todavía con muchas contradicciones, por la complejidad del proceso.

“Con la campaña de alfabetización, en el año 1961, por ejemplo, hubo una ruptura cultural. Esas mujeres, prácticamente niñas, que no salían de casa hasta el matrimonio, se fueron a los campos a alfabetizar. Ahí hubo una ruptura cultural, un componente que de alguna manera influyó en la cultura de género en Cuba”.

La especialista refiere que los cambios culturales no se dan de la noche a la mañana, tienen una gran carga histórica, desde el punto de vista de lo subjetivo, de lo simbólico, y esto se va transformando de manera gradual.

Aún queda mucho por hacer. En esa formación cultural de lo masculino y lo femenino y la manera de relacionarse unos con otros, tenemos que avanzar mucho más, y educar a la población, de lo contrario no puede haber cambio cultural.

Por su experiencia de trabajo, la investigadora del Centro de Estudios de la Mujer considera que las personas conocen sobre el tema, y reconocen que en cuestiones relacionadas con el género existen injusticias todavía.

“Nosotros nos referimos a un concepto que es darse cuenta, ponerse los espejuelos de género, como decían las feministas de América Latina; eso significa que así podrás identificar, por ejemplo si en un video clip la mujer es tratada como objeto sexual, y reflexionar sobre estos procesos discriminatorios. De ahí la premura de trabajar con las personas, brindarles las herramientas para que ellos se den cuenta de las situaciones, y puedan asumir posturas que conlleven al cambio”.

Diversas son las instituciones, organizaciones y personas que trabajan el tema de género y sus manifestaciones en la sociedad mediante una labor investigativa, de divulgación, y con acciones concretas de prevención y ayuda. Nos referimos, por ejemplo, a la Federación de Mujeres Cubanas, FMC, a las Casas de Orientación a la Mujer y la Familia, a las Casas Comunitarias, al Grupo de Reflexión Oscar Arnulfo Romero, entre otras. Espacios al servicio de la educacion de la población para el fortalecimiento desde las buenas prácticas en temas de género.  

El género como cultura, en la relación hombre-mujer, tiene muchos aspectos. Por ejemplo el lenguaje. No significa que queramos decir siempre los y las, se trata de asumir un lenguaje inclusivo. Cuando se dice los niños, no se hace visibles a las niñas, aún cuando este sea un lenguaje generalizado en la sociedad. Asimismo sucede cuando utilizamos el término hombre, donde, por costumbre, o sin percatarnos, no incluimos a las mujeres.

De igual manera sucede con la historia, la manera de estudiar la historia de nuestro país y el mundo. Por ejemplo el papel de la mujer en el proceso de formación de la nacionalidad cubana. Por lo general se hace referencia a ellas en un espacio de dos párrafos en un libro de texto, y no analizada en los contextos donde se dieron los fenómenos históricos. Aparecen como la madre o esposa de uno u otro héroe, y no como la luchadora, como la mujer que formó parte de determinada situación histórica.

Por tanto, como afirma Ana Violeta Castañeda “el género tiene tantas variantes que lo componen desde el punto de vista cultural, que hay que trabajar en todas ellas con las personas, desde los medios, la escuela, la familia, la sociedad. En la medida en que las personas se apropien de herramientas para el análisis, para ver quiénes somos, y dónde estamos discriminados hombres o mujeres, se avanzará mucho más en la cultura de género”.

“La clave de estudiar género, de ubicar cuál es nuestra cultura de género, es una clave de equidad y justicia social” (Co-autora: Isel Quintana Freyre )



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Alejandro Rojas Espinosa. Editoras: Liannis Mateu Francés - Yaicelín Palma Tejas. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015