Quien empuja no se da golpes

2018-10-25 18:49:40 / web@radiorebelde.icrt.cu

Quien empuja no se da golpes

No es extraño encontrarnos en nuestra práctica social con un singular personaje que siempre está presto a dar ideas, sugerir acciones, promover tareas para… que las hagan las demás personas.

La sabiduría popular condensa este tipo de comportamiento en un refrán muy certero que critica esta forma de actuar: quien empuja no se da golpes.

Sí, porque en la mayoría de los casos, se trata de individuos que esquivan no solo los golpes, sino cualquier responsabilidad o definición que les ubique abiertamente en una postura franca y trasparente.

Prefieren empujar a su alrededor para que alguien haga algo, sobre todo si presumen o sospechan que hay determinado riesgo en esa actuación. Este proceder taimado, que puede ser consciente o no, premeditado o no, guarda cierto parentesco con la cobardía, pero también con la hipocresía y la doble moral.

Quien empuja no se da golpesY aunque hallarlo sea bastante más frecuente de lo que desearíamos, tampoco resulta este un comportamiento sencillo de detectar, ni fácil de revertir.

Porque por lo general quien empuja de eso modo, para evitarse un posible golpe a sí mismo, disfraza su entusiasmo de buenas intenciones, de desprendimiento y hasta de humildad.

“¿Por qué no lo dices tú que hablas mejor que yo? A mí no me harán caso, pero si tú lo planteas… Hace rato que tengo esta idea pero nadie me hace caso”, son algunos de los argumentos más recurrentes que emplean estos sujetos para convencernos de que otras personas digamos o hagamos lo que no tienen el valor de decir o hacer.

Hay otras maneras incluso más sutiles de manipulación, como el elogio tramposo, el aliento en privado a una postura que nunca se aplaudirá o reconocerá en público, y mil subterfugios más para incitar a los otros sin asumir compromisos abiertos y firmes.

Las consecuencias de esta forma de proceder, podrían parecer poco significativas o solamente perjudiciales para quien así disfraza sus verdaderas creencias o intenciones, pero ¡cuidado!

Detrás de cada empujón como ese pueden existir trampas u oportunismos que atenten contra la unidad o eficacia de un colectivo. También esa conducta suele camuflar las apatías o la falta de decisión que retrasa las soluciones a los problemas, o incluso dificulta que en verdad estos se resuelvan.

“¿Por qué no lo dices tú que hablas mejor que yo? A mí no me harán caso, pero si tú lo planteas… Hace rato que tengo esta idea pero nadie me hace caso”

Y si nocivo resulta empujar para encubrirse, casi igual de dañino es dejarse utilizar inocentemente como portavoz o secuaz de estas personas. Por eso hay que estar alertas ante cualquier indicio de que alguien nos quiera inducir a hacer o decir algo que no es capaz de asumir por sí mismo, y sin pena ninguna, recordarle el refrán popular: oye, quien empuja, no se da golpes.


(Haciendo Radio)



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Pablo Rafael Fuentes de la Torre. Editoras: Liannis Mateu Francés - Laura Barrera Jerez. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Comunity Manager: Alejandro Rojas. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015