• Sunday, 20 de September de 2020
  • Un adiós para el hombre que creyó en los jóvenes

    2013.04.19 - 18:01:00 / web@radiorebelde.icrt.cu / Sarahí García Contreras


    Aún cuesta creerlo. Alfredo Guevara ya no estará más entre nosotros. La noticia corre y se esparce como pólvora. El cine cubano junto al de todo el continente enmudece. La conmoción es demasiado insondable. De la muerte, de algún que otro modo, se habla; hasta gastamos parte de nuestras vidas en tratar de comprenderla pero cuando inevitablemente llega, siempre sobrecoge.

    Alfredo Guevara se fue y habituarse ahora a la idea de su ausencia parece imposible. Su nombre, sin duda está desde hace mucho tiempo grabado en la historia del séptimo arte. Presente seguirá estando su obra que traspasa fronteras geográficas y de pensamiento, quizás esta última la más difícil de rebasar pero la más importante y él lo logró.

    Fue el presidente fundador del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos aquel 24 de marzo de 1959, a pocos meses de triunfar la Revolución Cubana. A él le debemos que hoy esté ahí para todas las generaciones venideras un filme documental como El Mégano, que desde su aparición en 1955 marcó el inicio de un cine crítico y necesario, ese que más tarde requeriría de aliado la revolución victoriosa. Tampoco podemos olvidar su participación en la Sociedad Cultural Nuestro Tiempo. Su labor como Viceministro de Cultura o su desempeño como embajador de Cuba ante la UNESCO.

    Pero sobre todo quedará en la mente de nosotros por haber sido uno de los atinados fundadores del Nuevo Cine Latinoamericano y por haber presidido hasta el momento de morir esos esperados festivales, que hacían que uno cambiara sus planes del día para torcer el camino hacia el encuentro con la pantalla grande.

    Alfredo Guevara no estará más entre nosotros. Se dice y no se cree. Hacerse a la idea cuesta para quienes lo conocieron o hasta para aquellos, quienes donde más cerca lo tuvieron fue a través de sus televisores, cuando en cada inauguración del Festival de Cine aparecía ante los cubano, con su saco sobre los hombros y su discurso profético, convincente.

    Hasta el último momento se autodefinió como un verdadero revolucionario, como un profesional de la esperanza. Creyó siempre en los jóvenes y a ellos les dedicó la pasada edición del Festival. ¡Quién diría en aquel entonces que ésa sería la última en estar al frente! Confió en el conocimiento y pensó siempre que para ser un buen intelectual, había que estudiar y entender a Carlos Marx, porque si no se estaría incompleto.

    A ese soñador que creyó en los jóvenes, en el talento verdadero, en el cine y en la Revolución Cubana le decimos hoy adiós, aunque nos cueste despedirlo.


    Envía tu comentario
    • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
    • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
    • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
    DEL AUTOR
    ÚLTIMAS PUBLICACIONES
    LO MÁS LEÍDO
    LO MÁS COMENTADO
    ESTAMOS EN LAS REDES

    ENLACES EXTERNOS
    Radio Cubana
    ICRT
    Granma
    © Radio Rebelde - 2020
    © Radio Rebelde - 2020