Un da para la prensa en Cuba

2019-03-14 08:45:07 / web@radiorebelde.icrt.cu / Vctor Prez Galds

Un da para la prensa en Cuba

Este 14 de marzo se celebra el día de la prensa en Cuba. Esta fecha resultó instituida en nuestro país en 1992 al cumplirse el centenario de la edición del primer número del periódico creado por José Martí como parte de la labor que estaba realizando para lograr la reanudación de la guerra por la independencia de Cuba.

Martí concibió que Patria sirviera como vocero de la emigración cubana y como vía eficaz para intensificar la campaña de propaganda revolucionaria a favor de la lucha por la independencia de Cuba y Puerto Rico.

Un da para la prensa en CubaEn ese primer ejemplar de Patria, que salió el 14 de marzo de 1892, precisamente Martí publicó un trabajo titulado “Nuestras ideas” reflejado el 14 de marzo de 1892.

En dicho material detalló los objetivos de la publicación, al exponer: “Para juntar y amar, y para vivir en la pasión de la verdad, nace este periódico”.

En ese trabajo resaltó, además, la necesidad de hacer la guerra por la independencia de Cuba y comentó que era criminal quién promoviera en un país la guerra que se le puede evitar, pero que también lo era quién dejaba de promover la guerra inevitable.

Al respecto precisó Martí al referirse a la actitud que debía asumirse ante tal situación: “El que no ayuda hoy a preparar la guerra, ayuda ya a disolver el país”.

Igualmente hizo una reflexión en el citado artículo sobre las características de los seres humanos al aseverar que los fuertes, prevén y que los hombres de segunda mano esperan la tormenta con los brazos en cruz.

De inmediato trató en torno al significado que podría tener la reanudación de la guerra, y a propósito dijo que no era el caso preguntarse si la guerra era apetecible o no, puesto que ninguna alma piadosa la podía apetecer, sino ordenarla de modo que ella propiciara la paz republicana.

Un da para la prensa en Cuba

Seguidamente expresó que la guerra no se haría contra el español sencillo que habitaba en la tierra cubana, sino contra la dependencia de una nación incapaz de gobernar un pueblo que sólo puede ser feliz sin ella.

Y añadió que la guerra tenía de aliados naturales a todos los españoles que quieran ser felices.

Tras manifestar que la guerra no sería contra el español, sino contra la codicia e incapacidad de España, señaló:

“La guerra no ha de ser para el exterminio de los hombres buenos, sino para el triunfo necesario sobre los que se oponen a su dicha”

En otros trabajos que salieron en sucesivas ediciones del periódico “Patria”, Martí se refirió al papel del Partido Revolucionario Cubano, acerca de los preparativos de la lucha independentista y sobre la propia significación y características de la publicación.

Él precisó que Patria no era exactamente el órgano del Partido Revolucionario Cubano y al respecto señaló. “El Partido, una vez creado, hallará medio de que cundan las ideas beneficiosas al país. Órgano suyo será naturalmente todo patriota puro; no es puesto, no, lo que Patria necesita; sino el triunfo de la virtud de los corazones cubanos”.

También en diversos materiales que publicara en el periódico Patria, Martí le rindió homenaje a figuras relevantes de Cuba, particularmente a muchos de los que se habían convertido en símbolos por su participación en la etapa inicial de la guerra por la independencia.



Por ejemplo, escribió acerca de Antonio Maceo, Carlos Manuel de Céspedes, Ignacio Agramonte y Mariana Grajales.

Durante varios años, hasta fecha cercana a su muerte, en 1895, Martí alentó la publicación de Patria y siguió escribiendo para dicho periódico consciente del gran papel que podía significar el combate mediante la fuerza de la palabra.

A través de su breve pero fecunda existencia José Martí ejerció la función de periodista.

Puede decirse que él utilizó el periodismo tanto para reflejar sus convicciones de carácter político, así como sus anhelos en relación con la causa de la independencia de su tierra natal del dominio colonial español.

Desde que era un adolescente Martí comenzó a escribir para un público. Incluso sus primeros escritos de carácter político los reflejó en enero de 1869 en una publicación identificada como El Diablo Cojuelo en la que señaló al referirse a lo que experimentaba al asumir la noble función de comunicarse con los demás a través de la palabra escrita.

Martí precisó en uno de los trabajos que publicó en El Diablo Cojuelo:

“Nunca supe yo lo que era público, ni lo que era escribir para él, más a fe de diablo honrado aseguro que ahora como antes, nunca tuve tampoco miedo de hacerlo”

Aunque dos años después, durante su primer destierro a España, Martí también publicó otros trabajos significativos, en realidad puede decirse que su actividad en forma sistemática como periodista la ejerció en México donde a partir de 1875 comenzó a publicar trabajos en la Revista Universal.

Años más tarde también ejerció el periodismo en los Estados Unidos y en Venezuela.

Particularmente relevante fue la labor que realizó como periodista cuando escribió una gran cantidad de trabajos que envió desde Nueva York a varias publicaciones de América Latina, de manera muy especial, La Opinión Nacional, de Caracas, y La Nación, de Buenos Aires.

Martí llegó también a fundar publicaciones muy singulares, entre ellas la revista La Edad de Oro, de la cual salieron cuatro ediciones entre julio y octubre de 1889.

Un da para la prensa en Cuba

Dicha revista fue concebida y elaborada por Martí de manera muy especial dirigida a los niños de América y tanto en los diversos trabajos que publicó, así como en la Sección La última página incluida en las cuatro ediciones trasmitió valiosas enseñanzas a los infantes, entre ellas la trascendencia de hacer buenas acciones.

Igualmente, en otros materiales, Martí llegó a exponer conceptos medulares con respecto al periodismo y la labor de los que ejercen esta profesión.
Él llegó a asegurar al respecto en un trabajo publicado en la Revista Universal, de México, en la edición correspondiente al 8 de julio de 1875:

“No es el oficio de la prensa periódica informar ligera y frívolamente sobre los hechos que acaecen, o censurarlos con mayor suma de afecto o de adhesión. Toca a la prensa encaminar, explicar, enseñar, guiar, dirigir; tócale examinar los conflictos, no irritarlos con un juicio apasionado; no encarnizarlos con un alarde de adhesión tal vez extemporánea, tócale proponer soluciones, madurarlas y hacerlas fáciles, someterlas a consulta y reformarlas según ella; tócale, en fin, establecer y fundamentar enseñanzas, si pretende que el país la respete, y que, conforme a sus servicios y merecimientos, la proteja y la honre.”

Igualmente, Martí resaltó en ese material:

“La prensa no es aprobación bondadosa o ira insultante; es proposición, estudio, examen y consejo”

Inspirados en Martí y también en las enseñanzas de Fidel, quién también escribió diversos trabajos y Reflexiones, los periodistas cubanos laboran en la actualidad conscientes de la gran responsabilidad de esta profesión que contribuye en forma decisiva al desarrollo de la sociedad y que garantiza que el pueblo cuente con los elementos necesarios para continuar llevando adelante y defendiendo la obra creadora de la Revolución.



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Pablo Rafael Fuentes de la Torre. Editoras: Liannis Mateu Francés - Laura Barrera Jerez. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Comunity Manager: Alejandro Rojas. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015