Un hombre orgulloso de su pueblo

2011.04.09 - 13:48:38 / web@radiorebelde.icrt.cu / Dailyn Ruano Martnez

Matanzas, Cuba.- Un hombre octogenario, robusto y de voz gruesa presenta su testimonio ante esta reportera. Los recuerdos se precipitan mientras evoca el combate, la Ciénaga y la hidalguía del pueblo de Jagüey Grande que fue la retaguardia segura de los sucesos de abril de 1961.

Yo me siento inmensamente orgulloso de mi pueblo -afirma Rodolfo Carrasco Arévalo quien se encontraba al frente del Comisionado Municipal Revolucionario desde enero de 1959 y durante la invasión de la fuerza mercenaria por Bahía de Cochinos sin ninguna experiencia militar decidió adentrarse junto a un grupo de 32 jagüeyenses en la zona de la agresión.

Cuenta el jagüeyense fiel a su terruño y a la Revolución que al regreso a Jagüey  para trasmitir un parte de la situación se enfrentó a uno de los momentos difíciles. En su anecdotario destaca el combate que se produce contra las fuerzas enemigas en la carretera y lo obliga a él y a su compañero, el Jefe del Puesto Militar del poblado Antero Fernández a batirse en un mar de balas.

¡Ríndete! Aguzó el oído Carrasco y se dijo con impotencia: ¡Ah, pero si son cubanos chico! En el intento por defenderse de los invasores, descubre a su coterráneo víctima mortal de una bala en la cabeza y alcanza solo a arrojarse por la cuneta para buscar refuerzos.

A su llegada al pueblo se encuentra todo un pueblo preparado para la guerra, dispuesto a batirse contra los que pretendían arrebatarle la libertad alcanzada en enero de 1959. Hombres, mujeres, niños, todos en función de donar sangre, de elaborar comida para las tropas, de curar a los heridos y de defender su territorio hasta las últimas consecuencias.

Rodolfo Carrasco en su función de comisionado contribuyó a organizar las provisiones, desde un carro con altoparlante guiaba a la masa y la actualizaba de la situación real.

“Si la Patria estaba agredida era lo menos que podíamos hacer, nadie estaba tranquilo en casa.”

 No existía duda de que los mercenarios subestimaron la capacidad de respuesta del pueblo cubano y Jagüey no quedó atrás. Por su cercanía el peligro de una ocupación significaba que no podían bajar la guardia. Y así fue.
 



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Alejandro Rojas Espinosa. Editoras: Liannis Mateu Francés - Yaicelín Palma Tejas. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015