Una infancia feliz equivale a una vejez satisfactoria

2010.02.01 - 13:08:04 / web@radiorebelde.icrt.cu / Astrid Barnet Rodríguez

Niñez  


La Habana
, Cuba.- Según especialistas, la vida de una criatura no ha hecho más que empezar y sin embargo se enfrenta, al período más decisivo, desde el punto de vista fisiológico, para su futura longevidad: la infancia en los peligros del estrés.

Cuentan que una campesina se acercó una vez al famoso pedagogo ruso Antón Makarenko con un bebé entre los brazos y le pidió que si se podía encargar de la educación de su pequeño, pues no quería perder tiempo en la formación del hijo.

Makarenko preguntó la edad del niño y cuando la campesina le respondió que tenía seis meses, el pedagogo respondió "Pues ha perdido usted seis meses en la educación de su hijo, si es que ahora pretende comenzar".

Nada más ilustrativo para reflejar lo que queremos destacar: el papel de la familia, sobre todo de los padres, en la formación de hábitos y valores desde el primer día de nacimiento de ese pequeño, que un día podrá llegar a ser un longevo. Sería totalmente ilusorio pensar que la criatura tendrá una infancia sin estrés si los padres no adoptan las medidas para evitarlo.

Entonces, lo importante será enseñarle a enfrentar tal situación desde el comienzo de la vida. Y lo primero serán los hábitos alimentarios, la adecuada e insustituible lactancia materna, el consumo de frutas y productos frescos, el balance nutricional de la dieta, para que el niño coma lo que su organismo necesita a fin de alcanzar un desarrollo adecuado. Los hábitos que adquiera en esa etapa los llevará después durante toda su existencia y serán la primera condición para poder aspirar a una longevidad satisfactoria.

Hay quienes han tenido que transformar totalmente sus hábitos alimentarios después de adultos, no sin pocos traumas, ante las insuficiencias en su formación durante la infancia. Principalmente por el abuso en el consumo de grasas y carbohidratos, entre otros elementos.

En lo que califican la primera etapa de la vida el bebé se nutrirá, crecerá y su sistema nervioso central madurará hasta que a la edad de 3-4 años comenzará a tener noción de si mismo, se activarán sus mecanismos de memoria y empezará un proceso de aprendizaje e instrucción mucho más acelerado.

Está entonces en la etapa en la cual comienza la educación pre-escolar y empieza a demandar una mayor atención de los padres y toda la familia por las tareas escolares, las visitas a la casa de sus amiguitos y la interminable relación de los " ¿por qué?" que sus padres le deben explicar, pues está descubriendo el mundo en que vive. Si esa etapa de "envejecimiento" del infante se produce en un ambiente hostil, de continuas peleas o, en el peor de los casos, de separación de los padres, las consecuencias serán desastrosas.

Más del 90% de los estudiantes de enseñanza primaria y secundaria con problemas de conducta o de aprovechamiento docente tuvieron una infancia o adolescencia en ese ambiente desfavorable; en no pocos casos con necesidad de la asistencia de psicólogos y psiquiatras que han debido recomendar tratamientos acordes a las individualidades. Cabe entonces la pregunta: "¿Es o no importante una infancia feliz para una vejez satisfactoria?"



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Pablo Rafael Fuentes de la Torre.
Editoras: Liannis Mateu Francés - Ruth Soto Falcón - Laura Barrera Jerez. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo.

Directora General: Sofía Mabel Manso Delgado. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015