Weyler: la historia de un genocidio

2010.10.21 - 10:20:09 / web@radiorebelde.icrt.cu / Malvy Souto Lpez

Nios reconcentrados
La Habana, Cuba. –
La historia de las gestas independentistas cubanas está llena de momentos heroicos; pero también de episodios de triste recordación. Por la ironía de la metáfora nazi, la reconcentración orquestada por Valeriano Weyler, es uno de los capítulos más cruentos.

Ya a las alturas de 1896, España se sabía perdida ante el paso arrollador del Ejército independentista. La muerte de Martí, lejos de amilanar, había dado acicate a líderes como Gómez y Maceo, que ganaban, palmo a palmo, el dominio del Occidente cubano. Ante la certeza del fracaso, la Metrópoli decidió jugarse su última carta: la reconcentración. Su ideólogo, Arsenio Martínez Campo; su mayor intérprete, Valeriano Weyler.

Aferrarse con dientes y garras era la filosofía de los cuatro bandos dictados por el nuevo gobernador a fin de aislar a los mambises. Cortar todo suministro al Ejército Libertador y reprimir a los moradores de la Isla constituía definitivamente la última salida para España

El sadismo de Weyler no conoció fronteras. Quizás su más triste legado fue el primer bando, dictaminado el 21 de octubre de 1896,  el cual daba un plazo de ocho días a todos los residentes de campos o de zonas externas a las fortificaciones españolas, para concentrarse en los pueblos bajo dominio colonial; so pena de muerte.

Los decretos de la reconcentración prohibían traer consigo alimento, ropa, medicamentos o instrumental médico; de ahí que tras los cercos y alambradas, pululasen miles de familias enfermas, famélicas y moribundas.

Los reconcentrados morían en las calles o a bordo de los trenes. Otros andaban desnudos por las plazas en busca de víveres. Y es que la comida no alcanzaba por el brusco descenso de la producción agrícola y la malaria se cobraba diariamente cientos de vidas.

Según el historiador Raúl Izquierdo, el gobernador Weyler se sentía más que satisfecho con su magnicidio, por lo que expresó al alcalde de Güines “¿Dice usted que los reconcentrados mueren de hambre? Precisamente para eso lo hice”.

La reconcentración dejó un saldo de más de 300 mil muertes y hondas cicatrices entre los cubanos del momento. Tantas que, a sazón del retorno de Weyler a Madrid, un poeta local de Placetas expresó: “Si el barco supiera el horror que lleva encima, contra las duras rocas se estrellara”.



Del Autor



Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Alejandro Rojas Espinosa. Editoras: Liannis Mateu Francés - Yaicelín Palma Tejas. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015