El perro: Cómo comprender su lenguaje y comportamiento II

2014.01.20 - 18:33:55 / web@radiorebelde.icrt.cu / Abel Rojas Barallobre

El perro: Cómo comprender su lenguaje y comportamiento II. Foto Abel Rojas

Hoy damos continuidad al increíble y complejo lenguaje de los perros, esos seres que adoptamos con mucho cariño en nuestros hogares y los consideramos, por muchos motivos, como nuestros mejores amigos.

En esta ocasión la Lic. Zoila Portuondo Guerra ofrecerá más detalles sobre el comportamiento de los canes con el propósito de transmitirnos otros conocimientos que nos permitan conocerlos un poco más y de esta manera adentrarnos en su mundo para comprenderlos mejor.

Según referencias bibliográficas, cuando el cachorro llega a la casa por primera vez no es aconsejable que permanezca sin la presencia de un adulto en el hogar; ya que el animal se puede asustar y sentir mal y tener entonces una conducta destructiva. Debe aprender a quedarse sólo y para ello es necesario proceder dejándolo sin compañía por períodos cortos en el área designada para su hábitat.

Por otro lado debemos asegurar que tenga un hueso para morder o un juguete que sea de su agrado para que no se aburra. Luego se podrá prolongar gradualmente los períodos hasta que se acostumbre.

“Los cachorros, al igual que los niños pequeños, no deben andar sueltos por la casa. Siempre hacen sus necesidades después de comer, al levantarse de un sueño o una siesta y si son muy pequeños cada dos o tres horas”, explicó la especialista; quien además recalcó que es necesario “dejarle juguetes siempre cuando no sean relacionados con objetos personales de las personas. Si no quieres que se sienta solo le puedes dar una prenda con tu olor, él se sentirá muy feliz con eso.”

La llegada del perro a la casa es sinónimo de la incorporación de un miembro más a la familia; sin embargo hay que prestar debida atención, pues los niños lo ven como un nuevo juguete y esto tal vez sea el inicio de un problema, según alertó Zoila Portuondo.

“Para los perros, en la jerarquía, los niños son sus iguales. Por eso hay que enseñarle a los menores a no adoptar al perro como un juguete, porque puede coger miedo y hasta morder.”

Estos animales de compañía poseen una variada forma de comunicación. Hablan con el hocico, la boca, las orejas, con los pelos, la cola; en fin, con todo el cuerpo. Conocerlos para comunicarnos mejor deviene en importancia para establecer una verdadera relación de amistad.

Según el criterio de los médicos veterinarios especialistas en comportamiento, las orejas y la cola les sirven a los perros como medio de expresión, por lo que no se les debe cortar, ya que se les mutila. El corte de las orejas y la cola está prohibido y en desuso en muchas regiones del mundo; de hecho, para que los animales participen en exposiciones no pueden estar mutilados. En nuestro país se está tratando de eliminar esta práctica aconsejando a los propietarios de los perros sobre los perjuicios que acarrea el corte de las orejas y la cola relacionado con el lenguaje corporal.

“A los perros no se les mira a los ojos, eso es un desafío; si es un seguidor bajará la vista porque no quiere confrontación con el dueño, pero si es un dominante te va a desafiar”.

Igualmente compensar las buenas conductas es una manera fácil de ganarnos su fiel compañerismo: “es necesario premiar cualquier buen comportamiento con una golosina o simplemente con un cariño. La aprobación del líder para el perro es más importante incluso que la propia golosina, esa aprobación será la felicidad máxima para él. Nunca se regaña al perro usando su nombre, sino que debemos utilizarlo para reforzar las acciones positivas”, precisó la Lic. Zoila Portuondo.

Agregó también que “ellos no relacionan un hecho con una reprimenda si pasan más de cinco segundos. Por ejemplo, si el perro se orinó en la casa y a las dos horas lo castigas, el animal no es capaz de entender el regaño porque él vive en el presente. Cuando uno lo sorprenda in fraganti en el acto le dices NO, y así no hay necesidad de restregarle el hocico ni de darle golpes, porque el acto de orinar es natural; lo que hay que enseñarle es que ese lugar no es el adecuado; entonces lo cargas y lo colocas en el lugar donde tú quieres que haga sus necesidades.”

Los animales son viajeros por naturaleza, por lo que necesitan salir a dar sus paseos por lugares distintos; eso reforzará el papel del liderazgo del dueño.

De igual forma no se recomienda que se juegue al forcejeo con el perro, pues nos estaríamos poniendo a su nivel, y “siempre el dueño tiene que quedar ganando, el juguete siempre se tiene que quedar en su mano y el juego termina cuando lo ordene el líder, nunca cuando diga el perro”, recalcó la especialista.

Para reforzar una buena educación en el animal, la especialista aconseja siempre realizar movimientos lentos y suaves; ya que los perros son mucho más receptivos de esta manera. Los gestos bruscos y rápidos le recuerdan inmediatamente al cánido su vida salvaje, algo no favorable cuando lo que intentamos es corregir y moldear una determinada acción.

“Los perros no tienen sentido del bien ni del mal, eso es algo humano. Ellos actúan de acuerdo con su naturaleza. Todos cuidan, los más pequeños son alarmas y los más grandes atacan; pero eso también tiene que estar bajo la supervisión del dueño, sino se convierten en un arma letal que puede agredir a cualquier persona.”
Según la Lic. Zoila Portuondo, uno de los gestos de dominancia del perro es cuando le coloca la pata arriba al dueño, y este equivocadamente cree que es un acto de afecto. Ningún seguidor puede tocar al líder, a no ser que este lo llame y lo quiera acariciar.

Como animales de manada, los perros son seres gregarios, y el peor castigo para ellos es el aislamiento: encerrarlos y dejarlos solos en un lugar. Una acción para contrarrestar esa soledad es dejarle un radio puesto, para que sienta voces humanas.

Uno de los rasgos neotéricos es el ladrido, el cual fue cultivado por el ser humano. Un perro que ladra excesivamente es sinónimo de ansiedad, por lo que necesita salir a pasear. Cada ladrido tiene su significado, esto varía de acuerdo a la raza y al propio perro de acuerdo a cada contexto.

Cuando se dé el caso de que el animal se escape no debe regañársele cuando regrese; porque sino interpretará que es malo volver al hogar. Salir corriendo detrás de él también es una acción negativa; lo que hay que hacer es agacharse y llamarlo cariñosamente, de lo contrario se asustará y seguirá corriendo.

Otro de los consejos es que cuando se pasea por la calle el perro siempre debe ir detrás del dueño, nunca delante.

La comunicación entre el perro y el hombre puede resultar en ocasiones algo complicada; por lo que entender el lenguaje de cada postura corporal, estímulo visual, acústicos, olfatorio y táctil del cánido es de vital importancia para lograr establecer un diálogo coherente y comprensible para ambos.





Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.


   UPIV      materiales.upiv@ssp.inv.cu      Cuba
   22.01.2014 - 10:56 am
Me gustaria que se escribiera mas sobre estos encntadores animales y es necesario que en este pais se tomen medidas con las personas que los maltratan o los tiran a la calle pues quien acepta tener un compromiso con un animalito debe entender que va formar parte de su familia y cuando esta persona veo que se le aplica una multa o una acusacion de maltrato seguro aprende a no lastimar a nuestros mejores amigos


Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Alejandro Rojas Espinosa. Editoras: Liannis Mateu Francés - Yaicelín Palma Tejas. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015