El perro: Educación básica

2014.02.11 - 18:36:31 / web@radiorebelde.icrt.cu / Abel Rojas Barallobre

Una vez más la Lic. Zoila Portuondo Guerra nos brinda sus conocimientos y consejos que nos ayudan e instruyen para una mejor convivencia con los animales de compañía
Una vez más la Lic. Zoila Portuondo Guerra nos brinda sus conocimientos y consejos que nos ayudan e instruyen para una mejor convivencia con los animales de compañía. En esta ocasión abordará aspectos medulares relacionados con la educación básica que debe recibir un cachorro desde que llega a nuestras vidas.

La especialista expresó que el cánido, desde que nace, está aprendiendo; se nutre de información del ambiente en que vive y de la relación que establece con su madre y hermanos, además de las normas básicas que su progenitora le enseña. La otra parte de la educación la recibirá de los humanos, ya sea de su dueño o del criador.

Si se quiere que un perro no sea agresivo o tímido durante su etapa de adulto, lo primero que se debe hacer es socializarlo correctamente. Para ello existen varias técnicas fáciles de realizar, las cuales Zoila Portuondo nos refiere a continuación:

“Hay que socializarlo. ¿Qué quiere decir esto? Acostumbrarlo al roce con las personas y otros animales que no sean peligrosos. Si tienes un perro encerrado en el patio, en una terraza o peor aún, en una azotea, será agresivo porque no aprende a relacionarse ni comportarse en sociedad.

“En cuanto ya esté vacunado hay que empezar a sacarlo a la calle. Se dice que un perro debe conocer a la semana dos lugares nuevos. Primeramente deben ser lugares no tan poblados ni con mucho tráfico, para que se vaya acostumbrando poco a poco a los ruidos y a andar entre la gente. Paulatinamente se debe ir incorporando la mayor cantidad de experiencias posibles. Mientras un perro vive más experiencias de este tipo, más equilibrado será.”

La alimentación es otro aspecto a tener en cuenta a la hora de la crianza de estos animales. El cachorro pequeño, digamos, de 4 semanas, debe comer varias veces al día, por lo menos cuatro; a medida que va creciendo se va reduciendo a tres y luego a dos cuando tiene seis meses. Después del año puede mantenerse en dos o puede dársele una sola comida; aunque siempre se recomienda que coma dos veces al día en raciones más pequeñas.

“Cuando un cachorro pequeño termina de comer o cuando se despierta de una siesta, invariablemente va a hacer sus necesidades. Por tanto, si uno quiere irlo educando debe llevarlo al lugar donde se quiere que las realice y premiarlo cuando lo logre. Otra manera es colocar el papel donde ha realizado sus necesidades y ubicarlo en el lugar donde se quiere que siempre las haga, y por el olor él va aprendiendo. No es a base de gritos, violencia o restregándole el hocico en sus desechos, como hacen algunas personas, lo cual es un abuso y no le enseña nada”, afirmó la especialista.

Según los expertos en el tema, la mejor etapa de los cachorros para aprender es hasta los seis meses, que es cuando comienzan a producir hormonas y se inicia su madurez sexual: “En el perrito es hasta los seis meses; no quiere decir que después no aprenda, pero es la etapa que no se debe nunca desperdiciar. Si el dueño quiere que su cachorrito aprenda a sentarse, pararse o echarse a la orden, este es el buen momento para enseñarle.”

Durante esta fase de la vida del cánido es aconsejable entrenarle para que no salga corriendo a la puerta cuando llega alguien, y para que no salte encima de las visitas. Se le debe enseñar que el dueño siempre va delante. Cuando el perro no es capaz de cumplir con esta norma es porque no reconoce el liderazgo del amo y porque este no ha sido capaz de enseñarle normas de conducta doméstica.

Cada método de enseñanza que se adopte debe ser acordado en conjunto con la familia; es importante evitar que cada cual establezca un método independiente de entrenamiento, pues el animal se confundiría fácilmente y no sabría cual acción es debida o no.

¿Cómo hacer que el perro camine detrás del dueño?

“Desde que tenga dos meses al perrito se le pone el collarcito y se le deja puesto un rato cada día dentro de la casa (siempre bajo supervisión de una persona) para que se vaya adaptando; después se le pone una correa y que deambule con ella por toda la casa para que se acostumbre a ese tipo de limitación.

Luego la persona lo toma de la correa y lo va llamando; y posteriormente se le da un paseo por la cuadra. El animalito siempre debe ir un poco por detrás; si este se adelanta la persona se detiene, le da un ligero tirón y le dice ¡No!, y lo pone hacia atrás y lo hace sentarse; así de esa manera nunca sobrepasará al dueño en el caminar. Hasta que no se le dé la orden de caminar él no debe abandonar la posición de sentado”, explicó la especialista. Siempre que el perro se adelante en el paseo, el dueño debe detenerse, colocarlo detrás y luego volver a caminar.

La persona tiene que ser constante y paciente; con una vez que practique un ejercicio o una conducta, no es suficiente; hay que establecer un programa diario o, al menos, regular. Y antes de comenzar cualquier enseñanza, es primordial que el adiestrador esté tranquilo, relajado y que se muestre asertivo; todo fluye por energía, si la persona está alterada, el perro entonces tendrá ese mismo estado de ánimo.

¿Es aconsejable que el perro camine junto al dueño sin cadena?

“Yo no recomiendo andar con el perro sin cadena o correa; porque en una ciudad puede haber todo tipo de situaciones inesperadas. Puede surgir algo que asuste al perro, un movimiento de una persona o un sonido extraño, o aparecer de pronto un animal que no esté bien socializado. Es mejor mantenerlo bajo control, por su propio bien. Además, es lo correcto, porque en la vía pública también circulan personas. Por otra parte, un perro suelto en la calle puede ingerir cualquier desperdicio que le haga daño.”

Otra norma que podemos enseñarle es que aprenda a sentarse mientras espera porque se le sirva el plato de comida. “Hasta que no se le dé la orden de comer, el perro no debe moverse de su lugar; todo eso le da un mensaje al animal: que la persona es el líder de la manada.”

¿Cómo debemos comunicarnos verbalmente con los perros?

“Ellos lo que distinguen es el sonido y no el significado de la palabra. Un perro promedio puede distinguir entre 40 o 50, incluso hasta 80 palabras distintas; todo depende del animal, pues al igual que las personas hay animales más inteligentes y dispuestos a aprender que otros.

“Es esencial siempre usar palabras muy breves; si es posible de una sola sílaba, así es más fácil para el perro recordar, incluso su nombre. Por eso, para las órdenes, se usa por lo general el idioma inglés; por ejemplo, en español es siéntate, y en inglés es sit. Son muy precisas y muy cortas.”

Para concluir, la Lic. Zoila Portuondo destacó que: “tener animalitos y criarlos también nos enseña a nosotros; inclusive se ha escrito que las personas que han tenido animales durante toda su vida han sido después mejores padres, porque han adquirido una especie de preparación que les ayuda a la hora de tener el niño; sin querer decir que la educación de un niño se parezca a la del perro.”





Envía tu comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.



Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Web premiada con el Premio Internacional OX 2016

Radio Rebelde. Calle 23 # 258 % L y M. Vedado. Plaza de la Revolución. La Habana. Cuba. CP. 10400. Editor Principal: Alejandro Rojas Espinosa. Editoras: Liannis Mateu Francés - Yaicelín Palma Tejas. Fotorreportero: Sergei Montalvo Arostegui. Webmaster: Mabel Peña Soutuyo. Asistente: Adriana Glez Bravo

Director General: Frank Aguiar Ponce. Teléfonos: (53) 7 838-4365 al 68 (Cabina) (53) 7 839-2524 (Relaciones Públicas).
Desarrollado por: Redacción Digital Radio Rebelde
© Copyright Radio Rebelde, 2015