4 de Abril. Aniversarios de la OPJM y la UJC
  • Miércoles, 14 de Abril de 2021
  • Coquetear con la muerte

    2021-02-28 17:26:40 / web@radiorebelde.icrt.cu / José Miguel Solís Díaz


    Doctor Adrián Castelnau

    Nos lo habían sugerido casi desde el inicio de la epidemia. Más conversar con el doctor Adrián Castelnau, se antojaba misión imposible a pesar de los elogios que le profesaban pacientes y colegas.

    Durante meses, Castelnau se mostró como un clínico escurridizo y pacientemente esperamos por el mejor momento para conocer a esa persona exigente y disciplinada; estudiosa hasta la médula y resuelta a encarar el peligro, con la misma resolución que ante lo desconocido.

    Padre de dos hijos, este matancero que dentro de cuatro días cumple un año en zona roja cursa además estudios de la especialidad en Gastroenterología, y ahora  -¡al fin¡- accede a la conversación telefónica desde el motel Canimao, con una excelente vista sobre el rio Canímar, proclive a la reflexión y a desatar la añoranza.

    Allí, los integrantes de la Brigada 4 descansan en espera del tiempo indicado para la realización del PCR y comenzar nuevamente el ciclo que parece interminable.

    Se le conoce entre los trabajadores del hospital militar como el médico de los médicos, ¿Es cierto?

    Doctor Adrián Castelnau

    La epidemia me puso ante ese desafío. Fue durante el evento de transmisión en el hospital Faustino Pérez y sí, durante un día ingresé a más de 20 profesionales de la medicina, pero también a enfermeros, laboratoristas, en total 59. Nos vimos con la sala totalmente abarrotada y fue difícil.

    -Así que colegas devenidos pacientes.

    Fue difícil. Porque a pesar de que uno domina el protocolo, requiere una preparación mayor encararse con colegas. Es como que usted periodista, le corresponda entrevistar a otro. Uno se ve precisado a actuar con absoluto apego al protocolo y ser capaz, incluso; de dialogar e intercambiar conocimientos sobre procederes de la enfermedad en otras naciones que, por supuesto, conocían muy bien mis colegas.

    En poco tiempo, de manera gentil y profesional, coincidimos en actuar bajo el protocolo médico aprobado en la nación y no tuvimos dificultades y todos evolucionaron positivamente.

    -De ahí el refrán de que el peor paciente es justamente el médico.

    Doctor Adrián Castelnau

    Sí, sin lugar a dudas. Porque cuando uno trata al paciente, se siente más seguro de conocerlo casi todo; pero no ocurre así con un médico y más que atendimos a no pocos de alto nivel científico. Fue una experiencia tensa, pero a la vez bonita porque estrechó como nunca amistades y tuvimos expresiones muy sinceras de agradecimiento.

    -Sorpresas en este tiempo de epidemias.

    Muchas, pero la esencial es que jamás sospeché que en tan corto tiempo pudiésemos salvar tantas vidas. Ha sido un regalo a mi profesión que he disfrutado muchísimo y que impregna una energía increíble. Porque no es menos cierto que tuvimos no pocos pacientes que rescatamos de la muerte.

    - No es menos cierto que ustedes coquetean con la muerte. Se exponen al contagio y les arrancan vidas. Pero no siempre ocurre así.

    Es un golpe duro perder una vida y más aún cuando fue tu paciente. Cuando alguien ingresa en terapia nos ponemos en tensión y en ocasiones, lo reconozco, el deseo de conocer cómo evoluciona le roba tiempo a nuestros colegas intensivistas, es un sentimiento de angustia que te atrapa.

    Particularmente en el tiempo de trabajo de mi brigada no habíamos tenido que lamentar ni un sólo fallecimiento. Pero la pasada rotación fue muy triste. Cinco pacientes murieron en nuestro hospital y fue un choque tremendo que me hizo sufrir. Nosotros recibimos en estos casos apoyo sicológico de nuestros compañeros, pero no es menos cierto que es un momento particularmente difícil, es una derrota irreversible.

    ¿Cómo se imagina el nuevo regreso a casa?

    Doctor Adrián Castelnau  junto a su esposa e hijos

    Como si estuviese de viaje, con una alegría inmensa porque es verdad que cumplí misión internacionalista, pero nunca sospeché los retos que impone la epidemia de Covid-19 que nos separa de la familia, nos lleva a trabajar con una enfermedad mortal.

    Pero la familia es sustento y energía. Ahora cuando regrese me convierto en relevo de abuelos que también nos apoyan en esta misión de salvar vidas y así se cumple un ciclo de agradecimientos y entregas.

    Sospecho que el regreso al trabajo sea complejo, ¿de dónde se sacan fuerzas?

    Del corazón y del hecho de ser, simplemente médico. Aunque esta historia se repita hasta el fin de mis días, ni me canso, ni me rindo.


    Envía tu comentario
    • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
    • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
    • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.

       Ibis      Cuba

    01.03.2021 - 10:07 pm

    Es un ejemplo de nuestros colegas que trabajan por amor a su profesion son sensibles humanos que admiramos por su entrega y profesionalidad felicidades


       Arnella Torres Alvarez      Cuba

    01.03.2021 - 8:17 am

    Excelente profesional el buen dr. Castelnao. Desafortunadamente tuve una temporada de ingreso en el hospital militar y por fortuna fuí de sus pacientes, incluso de las más malcriadas. Fue una experiencia amarga, pero endulzada a lo Castelnao, con mucho cariño, dedicación y profesionalismo. Una vez más, gracias amigo y colega. Un abrazo fuerte.


    ENLACES EXTERNOS
    Radio Cubana
    ICRT
    Granma
    © Radio Rebelde - 2020
    © Radio Rebelde - 2020