Economía cubana
  • Monday, 26 de October de 2020
  • Estado psicológico de enfermos renales crónicos en Zona Roja (+Audio)

    2020-07-14 10:47:24 / web@radiorebelde.icrt.cu / Claudia Díaz Pérez


    Estado psicológico de enfermos renales crónicos en Zona Roja

    ¿Cómo han sobrellevado la actual situación epidemiológica los pacientes que necesitan ante un fallo renal dializarse varias veces en la semana?

    Esta fue la esencia revelada en el programa La luz de la memoria, en Zona Roja por la psicóloga Claudia Rodríguez, del Hospital Salvador Allende.

    Con la premisa de que el ser humano no es solo un órgano, sino la combinación de cuerpo y mente, “piensa, siente, tiene situaciones difíciles”.

    La especialista explicó que los enfermos renales crónicos son un sector vulnerable.

    “No estamos únicamente hablando de tener problemas en los riñones, la gran mayoría de estos pacientes tiene diabetes, hipertensión arterial, patologías que constituyen factores de riesgo en una evolución tórpida cuando se tiene COVID-19”.

    A los que padecen de enfermedad renal crónica y deben dializarse se les ha garantizado como de costumbre la transportación, a pesar de las restricciones que ha impuesto la COVID-19, comentó. El acompañamiento de la familia y hasta el estado psíquico y emocional del ser querido que apoya al enfermo resultan referentes en el trabajo de la psicóloga.

    “También hemos garantizado que estos pacientes cuando acuden a diálisis los acompañe su familiar. Saber que están ahí y que ante cualquier circunstancia están velando por sus intereses, por su bienestar y parte de una comunicación que conforman 3 actores, el paciente, el familiar y el equipo médico, todo el tiempo intercambiando en función del bienestar del enfermo”.

    Otro de los aspectos que la licenciada en psicología de la Salud aportó para el conocimiento de los oyentes fue el reto que ha significado tanto para los pacientes, los familiares y los trabajadores de su centro, la incorporación de los necesitados del proceder del Hospital Militar Luis Díaz Soto (NAVAL).

    Para conocer las emociones de la enfermera intensivista Daina Rosa González, luego del abrazo con los seres queridos, La luz de la memoria, en Zona Roja llegó hasta Minas de Matahambre, en Pinar del Río.

    Como uno de los momentos más conmovedores que ha vivido calificó la enfermera que regresó de Andorra, el encuentro con el presidente Miguel Díaz-Canel.

    Antes de llegar a su municipio, Daina y sus colegas fueron recibidos en la dirección de salud de Pinar del Río, allí la esperaba su esposo con un ramo de rosas rojas.

    Sobre cómo la familia de la pinareña asumió el cuidado de la pequeña hija de Daina, una bebé de 5 meses y medio versó parte de la conversación con la conductora del espacio, Arleen Rodríguez.

    “Cuando llegué fue como si nunca me hubiera ido. Me bajé del carro y ella que ahora tiene cerca de 10 meses me extendió los brazos”. 

    En los minutos finales de La luz de la memoria, en Zona Roja se transmitió de manera íntegra el encuentro que sostuvieron los profesionales de la salud que regresaron de Andorra, Nicaragua y Antigua y Barbuda con el Presidente de la República, Miguel Diaz-Canel Bermúdez.

    El viernes a las 9 de la noche a través de las ondas de Radio Rebelde está pactado otro encuentro con los hombres y mujeres de batas blancas que revelan La luz de la memoria, desde Zona Roja.


    Escuche y descargue a través de nuestro Canal Ivoox esta emisión de La luz de la memoria, en Zona Roja:


    Envía tu comentario
    • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
    • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
    • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.

       Rolando Rodriguez      Cuba

    14.07.2020 - 3:34 pm

    Arleen, muy bien por su programa, excelente proyecto. Revelando rostros se hace honor a quien honor merece. Recuerdo que, a inicios de esta pandemia, muchos por ahí (y por acá también) le vaticinaban a Cuba en esta nueva enfermedad un gran desastre de salud, con una alta mortalidad y un país ido al desastre social. Resulta ser que, sabemos que Cuba es un país chiquitico, con economía pobre y para colmo con una malsana bota encima, en la expresión de un bloqueo comercial y financiero que cada vez arrecia más y más con alevosía. ¿Con qué Cuba iba a soportar los embates de una enfermedad altamente contagiosa y alta letalidad? Pues mire Ud. Se equivocaron. Al sonido del clarín, Cuba echó la pelea ... y la ECHÓ (con letras mayúsculas). Sin apenas tiempo para prepararse, sin apenas poder movilizar recursos, impidiéndosele comprar lo indispensable, una vez más este país le puso pecho a la adversidad. ¿Con qué? Pues con sus gentes. Con un montón de valientes que, aunque destilaran miedo por debajo de sus ropas a lo desconocido, a lo letal, cada uno de los que les tocó combatir en un frente, lo ocupó y se mantuvo en su lugar y tarea. El sistema de salud cubano no defraudó a su población. Guerreó y salió victoriosa. Pronto aprendió que hacer, con que hacer, cómo hacer, cuándo hacer, puso en tensión su sabiduría, su competencia, su ciencia. Y no sólo ha salido con éxito, sino que también desde el primer momento tendió su mano solidaria una vez más al necesitado allende las fronteras, ¿compartiendo qué? Compartiendo sus gentes. La Henry Reeve, merece el premio Novel de la paz. Claro, no fue sólo el sistema de salud cubano. Este contó con toda la fuerza y el respaldo de un Estado con todas sus instituciones de gobierno detrás. El Gobierno desplegó un GTT en un puesto de mando, se pusieron sus uniformes de combate y a la guerra se fueron junto a sus médicos. ¿Dígame Arleen, en que otro país que ha azotado la pandemia Ud. ha visto esto? Y ahí se movilizó la policía asegurando el orden social, apoyando al pueblo cada vez que era ocasión y desafortunadamente persiguiendo oportunistas bandoleros. Y vio al ejercito junto a su pueblo, a los bomberos, a los paramédicos, a los comunales, a los científicos, a los artistas, a los psicólogos y a otros muchos que también desde sus nichos, dieron la pelea. Por eso es importante develar rostros. Y por eso elogio su programa. Y luego de todo lo anterior, Arleen, a donde quería llegar. No sé si Ud. se ha percatado. En la misma medida que se develan rostros y más rostros, vemos muchos rostros de jóvenes, a veces muy jóvenes, que, con madurez, humano sentimiento y firme convicción, han dado lo mejor de sí en esta pelea. Ahí está el relevo Arleen, ahí está la continuidad. Muchas gracias por su programa.


    ENLACES EXTERNOS
    Radio Cubana
    ICRT
    Granma
    © Radio Rebelde - 2020
    © Radio Rebelde - 2020