Aniversario 62 de la Revolución Cubana
  • Saturday, 28 de November de 2020
  • Frank Ledesma: la música es un bálsamo para el alma (+Galería)

    2020-11-09 13:56:47 / web@radiorebelde.icrt.cu / Alex Espinosa


    Frank Ledesma: la música es un bálsamo para el alma
    Fotos del autor.

    El arte, el buen arte, es el que coloca los sentimientos y las emociones en primer plano y llega con una fuerza brutal a tu interior, para moverte e involucrarte. Los artistas, los buenos artistas, son lo que traducen estas emociones y las convierten en obras que quedan en la memoria individual y colectiva.

    Un buen artista, es Frank Ledesma. Nacido en Pinar del Río, con una proyección transgresora que lo lleva a moverse, con comodidad debo decir, entre la música, la actuación y la danza. Ledesma, es de esos artistas no muy frecuentes en el mundo de la música clásica y la ópera, sus dotes histriónicas lo vuelven una figura que llama la atención, ecléctica y sí, ya dije transgresora. A sus 33 años, conversa con nosotros y recuenta como ha llegado a donde está, pero más importante, a dónde quiere ir, porque algo tiene claro, es arte y arte tiene que hacer.

    Hay profesiones que desde pequeños todos queremos ser: médicos, abogados, artistas… en tu caso no fue distinto, ¿cómo recuerdas (o te recuerdan) aquellos primeros acercamientos a las artes?

    Intuitivamente desde muy pequeño, digamos desde que tengo uso de razón... con 3 años más menos ya me atraían las artes todas y mostraba un deseo incipiente de expresarme mediante gestos frente a un espejo usando una sábana que imitaba una túnica, con una espada que no era más que un pedazo de madera y una supuesta corona de laurel, o ante la TV cuando percibía una imagen de un hombre o una mujer en movimiento, sin saber que eso se llamaba Danza o Ballet, y me quedaba totalmente apacible, para luego intentar realizar los mismos movimientos, o cuando escuchaba noche tras noche en la radio, que más tarde conocería cómo la emisora CMBF y quedaría como mi única emisora radial a escuchar; músicas de distintos  géneros, ya sea en un formato orquestal o vocal, que mi mamá provocativamente lo hacía para consolidar mi sueño y de una forma adentrarme al mundo amplio de la música clásica.

    Todo esto fue en crescendo dentro de mí y ya era evidente para mi mamá que el don del Arte hacía sacar de mí las formas más expresivas como ser humano.

    Frank Ledesma: la música es un bálsamo para el alma

    Aunque el talento es algo que no se aprende y no se obtiene, las escuelas de artes son parte importante en la vida de cualquier artista, ahí aprendes técnica, perfeccionas y creces ¿Qué rol debe tener la escuela de arte en la vida de cada artista? ¿Consideras que es importante?

    Con estos antecedentes surge la inquietud por ambas partes de llegar a los exámenes de captación de la Escuela Vocacional de Arte (EVA) en mi ciudad natal de Pinar del Río, con el anhelo de estudiar música. Desde la misma entrada ya tenía temores, pero la fuerza por descubrir el mundo del arte, era aún mayor. Entonces quedo seleccionado tras semanas de intensas audiciones y comienzo mis estudios de música a los 8 años de edad.

    En tu caso ¿cómo fue el proceso de la escuela?, ¿qué recuerdas mucho?

    Allí descubrí todo un mundo nuevo lleno de muchas sonoridades instrumentales, me vi sentado en un aula aprendiendo a solfear y con mis manos aprendiendo la digitación de una partitura de Johan Sebastian Bach y más tarde Mozart, Beethoven, Chopin y otros; para hacerla sonar en un piano. Aprendí de la postura correcta para sentarse al tocar el piano, y la posición de la mano, las notas musicales y todos sus intervalos, las afinaciones correctas de múltiples acordes musicales, el proceso de la apreciación de la música en su infinita historia. Esto todo marca a uno como persona, los profesores... jamás olvidados, los amigos que hoy son mis grandes amigos.

    Conocí lo que es subir a un escenario y todo lo que lleva en sí, sus nervios, su forma áspera, pero a la vez plácida, por el placer de estar frente a un público.

    La escuela me dio eso y más, me dio la disciplina para afrontar tamaña tarea. La técnica en sí, y con el andar cosechar la humildad... palabra clave.

    Los padres son determinantes en el proceso de aprendizaje de las artes, ellos son quienes notan y deciden (aun somos menores de edad y muy pequeños cuando desarrollamos algún “talento”), en tu caso, muchos años después, ¿te ves haciendo otra cosa?

    Mi madre, como ya te había comentado anteriormente, ha influido mucho en mi carrera, y aún lo hace. Ella ha sido mi mayor inspiración, sin ella no hubiera podido alcanzar muchos momentos de regocijo, ella es en esencia, el motor impulsor para cada proyecto nuevo, tanto profesional y personal en mi vida. No dudo que en el futuro pueda dedicarme a otra manifestación... pero siempre que esté vinculado al arte.

    Ya bien decías, a veces nacemos para una u otra profesión en la vida, en mi caso yo me siento artista y desearía que el destino o la suerte, como se pueda decir, siempre me deposite en el lugar indicado, si no podría ser el día de mañana estar encima del escenario, al menos estar vinculado a él de una u otra forma.

    Frank Ledesma: la música es un bálsamo para el alma

    En el mundo con más fuerza cada vez hay un movimiento de descontextualización del arte, las redes sociales e internet acercan las realidades del mundo y abren el diapasón, aun así, el tipo de vocalidad de un contratenor no es muy bien entendida, ¿supone esto un reto, una ventaja, sorprende?

    Sí, es todo un reto en un país como Cuba ser contratenor, lógico estamos hablando de una voz que ha sido cultivada y rescatada en Europa, el viejo continente, e incluso allá durante épocas pasadas también tuvo su complejidad. Reconozco que es sorprendente para una persona que nunca haya asistido a un concierto de música clásica y de momento aparezca en el escenario un hombre cantando con un sonido “no común” a los estándares inculcados por la sociedad... es totalmente lógico. Ahí pueden pasar dos cosas, o le da risa, o le sorprende mucho. Si para un músico instrumental, incluso un cantante de ópera, le resulta a veces extraño escuchar un Contratenor, no podría ser diferente con el público que llega por vez primero, pero siempre digo “la excepción confirma las reglas” y no todos tienen el mismo acercamiento o percepción.

    Muchas veces llama tanto la atención, que los mismos artistas terminan indagando al respecto y hasta se convierten en contratenores, muy parecido como me pasó a mí.

    Pero sí, me hace feliz el poder romper con los dogmas establecidos del arte, recobrar vida a las partituras escritas por Händel, Vivaldi, Porpora, etc. Y tener la posibilidad de contar la historia de Senesino o Farinelli ambos castrados de éxitos rotundos de la época barroca, revolucionar sería la palabra esencial.

    Muy joven, apenas 33 años, y ya has sido multipremiado en festivales nacionales e internacionales, aunque nada se compara con el premio del aplauso en cada función, es importante reconocer que tienen un valor en la vida de los artistas ¿cómo recibes cada uno tú? ¿Qué significan?

    Los premios son necesarios en la vida de cada artista, te marcan un antes y un después. En mi caso el ser galardonado desde la primera vez, me abrió un diapasón de propuestas en cuanto a proyectos. Te hacen currículum, te hacen más nombre. Los concursos te hacen fuerte, y aprendes a conocer a muchas personas.

    Pero creo que mi mayor premio es ser aplaudido por el público, cada noche de presentación, elogiado y también criticado por especialistas. El quedar en el recuerdo de ellos, a fin de cuenta es para una audiencia que hago arte, de ser para mí lo haría en mi casa a puertas cerradas.

    Cuando te vemos, en el escenario, en videos, siempre hay un “extra” en Frank Ledesma y es el histrionismo con que sales al escenario, le das vida y no solo voz a las canciones, esto se complementa con tu faceta como actor. ¿Qué aportas de la música a cada personaje y qué del actor a la música?

    Siempre ligo todo en mi vida con la música, porque cada sonido, agradable o no, es música, las almas tienen música, la mirada también es música, o sea, es una percepción muy particular, la música es un bálsamo para el alma. Y el teatro, como toda manifestación artística... también es música.

    Cuando me toca asumir un aria de ópera o canción lo primero que busco es la letra, porque se supone que amén que escuches una melodía muy linda, hay un texto que se debe entender, una historia a contar (cantar). Entonces teatro y música son un complemento perfecto en sí mismo.

    Por eso la actuación llegó a mi vida como un modo más de expresión, desde cuando me ponía una sábana al cuello y creía que era la  túnica del rey Arturo, o cuando llevaba la corona de laurel, pensando que era un héroe romano como Julio César, en el teatro puedo hacer realidad todos esos sueños de niño y al igual con cada canción, cada una es un mundo, una historia a contar y con el paso del tiempo las experiencias personales aportan más y más.

    Frank Ledesma: la música es un bálsamo para el alma

    Dentro del teatro te hemos visto en varias puestas en escena, Rent entre ellas, con diferentes grupos de teatro, El Público entre ellos. ¿Qué importancia le concedes a la actuación en tu vida?

    La trilogía artística música, teatro y danza, la cual he podido explotar en toda su expresión en obras como Rent, Canción de Rachel o El espejo donde en todas encarné personajes que han marcado mi vida como actor, me han dado, además, la posibilidad de poder sacar de mí todo ese deseo máximo de decir, se me hace un complemento perfecto.

    Y más allá de Cuba, el teatro y la música convergen en tu vida… Cómo es la acogida del público fuera del país con espectáculos meramente cubanos, como Carmen la cubana, por ejemplo.

    Estar siempre fuera de Cuba en presentaciones te hace ver con mayor claridad la fuerza que tienen tus raíces, es llevar tu cultura e idiosincrasia a otras culturas y ver la reacción del espectador extranjero te lleva a un estado de orgullo de ser cubano. Cuba tiene una cultura muy rica, precisamente por toda nuestra historia: los ritmos afrocubanos, nuestra manera de movernos, el decir a la hora de cantar y hablar, es sin dudas algo muy exótico tanto para un europeo como para un asiático.

    Leo Brower es un nombre importantísimo en tu carrera, como Carlos Días, incluso Eusebio Leal, cómo asumes cada reto, oportunidad o encomienda de estos grandes de las artes, de la vida en Cuba.

    El haber podido obtener el máximo galardón y el premio Leo Brouwer, del primer certamen de contratenores internacional “Alfred Deller in memoriam en 2015”, me dio la posibilidad de poder compartir escenario con el propio Maestro Brouwer, estar cerca de él, ensayar, conversar y participar en un maravilloso concierto siendo dirigido por él, fue de un aprendizaje altamente codiciado, sin mencionar más allá de todo el respeto y admiración que le tengo por su obra y como ser humano. Al igual poder ser parte de elencos de puestas en escenas del maestro Carlos Días, y siento un enorme orgullo de tenerlo como amigo y más aún ser guiado por él actualmente en las tablas.

    Eusebio para mí, como para todos los cubanos, ¡es un padre de ciudad! Es un ejemplo a seguir. Un ser maravilloso como él ha sido inspiración para recobrar junto al Gabinete Esteban Salas que dirige la Doctora Miriam Escudero y todo el equipo en general de dicha institución, música antes no cantada por compositores que se instalaron en Cuba en siglos pasados... gracias siempre a él por el apoyo y las ganas de sacar a flote todo el patrimonio cultural cubano en sí.

    Abres un nuevo ciclo, 33 años, cómo ves el futuro inminente de Frank Ledesma, ¿sueños, proyecciones? 

    Mi futuro inminente es seguir la línea de la retroalimentación, llenarme de cuanto conocimiento sea posible, leer, escuchar música, indagar cuanto sea posible, hacer arte y amar. En eso se convierte mi sueño, en no quedarme en el ahora, sino evolucionar como mejor ser humano y como el artista que me considero capaz de afrontar todo reto; hasta donde mis fuerzas y nivel den.

    Frank Ledesma: la música es un bálsamo para el alma
    Frank Ledesma: la música es un bálsamo para el alma
    Frank Ledesma: la música es un bálsamo para el alma

     


    Envía tu comentario
    • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
    • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
    • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.

    ENLACES EXTERNOS
    Radio Cubana
    ICRT
    Granma
    © Radio Rebelde - 2020
    © Radio Rebelde - 2020