Aniversario 60 de la Victoria de Playa Girón
  • Viernes, 16 de Abril de 2021
  • Fundirse en el amor por la vida

    2021-04-01 07:30:39 / web@radiorebelde.icrt.cu / Roberto Mesa Matos


    Lixandro del Toro Navea
    Manzanillo.- Desde que inició el andar por el mundo del saber, de los conocimientos, el joven manzanillero Lixandro del Toro Navea siempre quiso “estar en todo, no como forma de sobresalir, sino como la manera de sentirme útil en cada una de las tareas que se nos orientara.”

    Así inicia, mediante el chat de la red social Facebook, el diálogo de este periodista con el muchacho, que ahora está, junto a otros compañeros de aula, profesores y trabajadores de apoyo a la docencia, “poniéndole” cara a la muerte, ofreciendo el brazo amigo y el consejo oportuno a pacientes en la zona roja del centro de aislamiento para casos sospechosos de padecer Covid-19, que funciona en el Campus universitario Blas Roca Calderío, de esta ciudad, de la oriental provincia cubana de Granma.

    “No me siento ajeno porque estoy en mi “ambiente”: esta es la institución donde me formó como educador en la especialidad de Biología, que requiere mucho sacrificio y estudio, porque las asignaturas tienen una fuerte carga de aprendizaje, de nuevos saberes. La biología es una ciencia que nos permite acercarnos profundamente a la vida en la biosfera.”

    Este muchacho, que disfruta de las fiestas, bailar y compartir entre amigos, dice que ya el SARS-CoV-2 llegó para transformarlo todo: “la manera de asumir la cotidianidad, los estilos de vida y la conducta que de manera individual o colectiva garanticen la salud de las personas, de la familia y la sociedad.

    “Es hermoso ver la sonrisa en los rostros de las personas a las cuales ofrecemos nuestra ayuda, es un momento que marca una historia en mi vida porque es un gesto de correspondencia, satisfacción y conformidad con nuestro empeño.

    “El tiempo de pandemia ha sido contradictorio porque ha limitado de mis costumbres: alejarme de los seres queridos; los gestos de cariño como los besos y los abrazos a los que tanto estaba acostumbrado ya son sinónimos de fobia por miedo al contagio, pero a la vez me siento más firme y más cubano que nunca, reafirmando mi compromiso con la Patria.”

    La última determinación fue la que llevó a este mozalbete a no dudar ni un minuto en incorporarse en marzo de 2020 a la brigada Jóvenes por la Vida, que como parte del enfrentamiento a la Covid-19, se organizó y ejecutó pesquisajes sanitarios en las comunidades y barrios donde residen personas vulnerables por diversos motivos, la producción de alimentos y el apoyo a otras tareas,  encargadas por la dirección del grupo municipal de trabajo temporal.

    Fundirse en el amor por la vida“La decisión de trabajar en  Zona Roja fue voluntaria: en cuanto la dirección de la  Universidad lanzó la convocatoria di paso al frente. Tenía claro que aquí el riesgo es mayor porque no sabes quién puede estar contagiado con el nuevo coronavirus, pero la clave para no enfermarse está en cumplir estrictamente con los protocolos sanitarios orientados.

    “Consulté con mis padres y ellos aceptaron la postura porque comprenden que me gusta ayudar a las personas que lo necesitan. Trasciende como un inmenso reto porque lo experimento como una cuestión más humana y sensible, como un camino hacia el mundo mejor, libre de esta enfermedad que tanta tristeza y muerte ha causado.

    “Soy se los que opinan que estos tiempos no son para acostarse con el pañuelo a la cabeza. La juventud cubana demuestra que es el presente, la sólida continuidad de la Revolución de Fidel y sus conquistas.”

    ¿Qué hace en la Zona Roja del Blas Roca en este momento?

    “Me dedico a la limpieza y desinfección de las áreas, además apoyar al  personal encargado del pantry, después que termino aquellas tareas. La brigada está compuesta por once personas entre médicos, enfermeras, alumnos y profesores universitarios. También la integran un gestor y un fumigador.

    “Los especialistas de Salud Pública realizan la guardia cada doce horas, en un proceso rotativo en el que cada médico va acompañado de una enfermera. El personal de apoyo se divide en dos encargados de la limpieza, igual cantidad para distribuir los alimentos, y otro que fumiga.

    “En los ratos libres escuchamos música, y en mi caso respondo las preguntas de  las guías de estudio que dejaron mis profesores, relatamos historias de vida e intercambiamos experiencias.

    “Aquí dentro el peligro acecha a cada paso, el miedo es permanente, lo que te obliga a cumplir las medidas que te orientan, pero te hace fuerte porque sabes que las personas que atiendes son sospechosas al virus. En ocasiones me levanto y pienso, ´caramba es un día más, y espero estar bien´.

    “Todos tenemos presente que estamos en el límite y definimos lo que debemos hacer y cómo. No tengo miedo a la muerte porque por alguna razón di mi compromiso de entrar a la zona roja sabiendo el riesgo que entraña.”

    Los amigos lo sorprendieron el pasado 11 de marzo: ese día Lixandro cumplió 21 años de edadLos amigos lo sorprendieron el pasado 11 de marzo: ese día Lixandro cumplió 21 años de edad, un instante que para nadie pasó inadvertido en la Zona Roja del campus universitario Blas Roca.

    “Me sentí muy feliz. Fue una mañana en la que liberé un poco el estrés que vives aquí cotidianamente. La dirección del centro y mis compañeros de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU) me hicieron llegar un cake, que brindamos entre todos.

    “Hablé por teléfono con mis padres y no pude evitar emocionarme al contarle mis experiencias. Cuando uno tiene amigos sabes que están para ti en todo momento, que te acompañan en cada decisión que asumas a diario.”

    “Es un honor que la Revolución pueda contar con jóvenes de Patria o Muerte, que no creen en provocaciones, que entienden de moral, sacrificio, libertad y culto a los que nos antecedieron. Una juventud comprometida que festejará en Zona Roja y en los hospitales, en el surco o la fábrica, el aniversario 59 de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) el 4 de abril, convencida de que somos el presente.

    “Los manzanilleros no escatimamos horas, ni cansancio o sueño, porque entendemos del  amor y de una sociedad justa, con todos y para el bien de todos como dijo nuestro Apóstol. Una juventud que cumple con el legado de nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro y siga las ideas de Raúl y de nuestro Presidente Díaz-Canel.”

    Lixandro del Toro Navea Antes de cerrar el chat y retomar la labor, Lixandro pide unos minutos para dejar un consejo a las personas: “Que sean capaces de sentir el riesgo que corre la población a nivel mundial por el ataque del nuevo coronavirus, que una mala actitud los puede conducir en horas a la muerte.

    “Sé que son momentos duros, tristes, pero ya habrá tiempo para abrazarnos, besarnos y darle a nuestros familiares todo el amor y el cariño que merecen. Tenemos que fundirnos todos en el amor por la salud y la vida, y apoyarnos en estos momentos difíciles. No podemos caer en provocaciones, ni mentiras. Hay que eliminar los riesgos para no dejar brechas a este mortal virus.” (Fotos: Cortesía del entrevistado)


    Envía tu comentario
    • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
    • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
    • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.

    ENLACES EXTERNOS
    Radio Cubana
    ICRT
    Granma
    © Radio Rebelde - 2020
    © Radio Rebelde - 2020