Miércoles, 30 de Noviembre de 2022

Los niños nacen para que les dediquemos tiempo

2022-11-24 08:17:48 / Haciendo Radio


Los niños nacen para que les dediquemos tiempoFoto:Internet

Una de esas frases de José Martí que casi cualquier cubana o cubano tiene siempre a mano es aquella de que “los niños nacen para ser felices”. 

Como regla, siempre se trata ilustrar con ese famoso pensamiento martiano la vocación humanista de una sociedad que hace todo lo posible por garantizar a sus niñas y niños las mejores condiciones posibles para su nacimiento y desarrollo físico y espiritual. 

Pero paradójicamente, y en contra de esa misma esencia positiva del apotegma martiano, con frecuencia vemos malas interpretaciones y aplicaciones de esa afirmación de que “los niños nacen para ser felices”. 

Seguro que no son pocos los oyentes que pueden dar fe del mal uso de esta popular expresión, para justificar la pasividad de algunos adultos ante las acciones y requerimientos educativos de nuestra infancia, comenta para Haciendo Radio, el periodista Francisco Rodríguez Cruz. 

Cuando la niña o el niño hacen algo incorrecto, en la casa, la escuela o en un lugar público, es bastante frecuente que salga cualquier padre o madre, pariente o persona conocida complacientes, a esgrimir como una justificación aquel bello mensaje de Martí: los niños nacen para ser felices. 

Pero ese no es el sentido de lo que dijo nuestro Héroe Nacional, y utilizarlo como un comodín para disimular nuestras deficiencias en la labor educativa o de enseñanza hacia nuestros hijos, no nos hace ningún favor, ni es bueno para nuestra niñez. 

Los niños nacen para que les dediquemos tiempoFoto: José Raúl Rodríguez

Los niños y las niñas no nacen para que nos desentendamos de sus acciones y no sintamos la más elemental responsabilidad por la manera en que se comportan o se van formando. Al contrario.  

Para que tengamos una niñez que sea feliz hay que empeñarse como madres y padres, abuelas y abuelos, tías y tíos, en que nuestros vástagos aprendan a apreciar el valor de las cosas, el esfuerzo que lleva conseguirlas y producirlas, la necesidad de cuidar lo que se tiene y de ganar con su trabajo cotidiano, que en su caso debe ser el estudio sistemático, todo lo que ellas y ellos pueden merecer y disfrutar. 

“Los niños nacen para ser felices” no puede ser un lema para la inacción, para que mal formemos a los pequeñines de la familia con malos hábitos, conductas inadecuadas o antivalores que no poco o nada tienen que ver con el proyecto social que tratamos de construir. 

Si de algo nos podemos preciar en Cuba es de las amplias posibilidades que ha ofrecido la Revolución a nuestra niñez para realizarse desde su más temprana edad, vivir con seguridad y acceder a las garantías para su crecimiento y maduración intelectual. 

Cada transformación que hagamos, cada paso que demos por una sociedad que satisfaga mejor nuestras necesidades materiales y espirituales no puede perder de vista la situación de nuestras niñas y niños. 

Los niños nacen para que les dediquemos tiempoDiseño: Isel Quintana

Esa sería la esencia correcta de la frase de Martí “los niños nacen para ser felices”, no esas distorsiones a que en ocasiones se echa mano para justificar que no les demos a nuestros hijos toda la atención requerida y la exigencia debida para que crezcan como ciudadanos conscientes y valiosos. 

Las niñas y los niños nacen -a nadie le quepa duda- para que sus padres y familiares, la sociedad entera, les dediquemos todo el tiempo, los cuidados y el lugar que merecen. Si así lo hacemos, entonces podrán a la larga hacer felices a los demás y ser también, ellas y ellos, completamente felices.


Envía tu comentario
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.

   Sara      Cuba

24.11.2022 - 5:46 pm

La crianza de los hijos es enteramente de los padres o del adulto que esté a su cargo y no puede ser un lema que le daré a mis hijos lo que yo no pude tener, sin esfuerzo ni siquiera en los estudios y eso es lo que se está viviendo hoy en día. Es un crimen ver cómo los padres se sacrifican para comprarle un teléfono a los hijos y lo utilizan sólo para chatear con sus amigos, revisar Facebook o grabar lo que no deben, cómo faltan a las clases sin justificación alguna, no aprovechan el tiempo que tienen en función de prepararse para la vida, pero lo peor es que ni los mismos padres cooperan.


ENLACES EXTERNOS
Radio Cubana
ICRT
Granma
© Radio Rebelde - 2020
© Radio Rebelde - 2020