Cuba Vive
Miércoles, 08 de Diciembre de 2021

Necesito tranquilidad para mí y mis hijos. Quiero ser feliz…(+Audio)

2021-11-06 14:16:31 / web.radiorebelde@icrt.cu / Isel Quintana Freyre


Necesito tranquilidad para mí y mis hijos. Quiero ser feliz…

Ella se acerca y me comenta que su vida es una desgracia. Se ve sola, criando a dos hijos sin la participación del padre, aunque viven juntos en la misma casa. Y es que en su relación amorosa, de 10 años de compartir momentos buenos y malos, se le ha interpuesto la bebida, el alcohol.

Su marido, necesita estar siempre acompañados de sus amigos adictos al alcohol y todos comparten en su casa. En ese ambiente hostil están creciendo sus hijos, asumiendo patrones de convivencia errados y que nada a porta al desarrollo de sus personalidades como ser humano.

Me refiere que cuando bebe bebidas alcohólicas la trata con agresividad, discuten sin motivo alguno pero nunca ha llegado al punto de la agresión física. “Cuando está ebrio, es una divinidad”-me asevera ella. Son pocas las veces en que se mantienen en ese estado.

Si ella recibe visitas de amistades, busca el momento para humillarla o desacreditarla delante de sus hijos. Pero no, no la agrede. Y así se le ha ido la vida a mi vecina entre las manos, llena de incomprensiones, maltratos verbales y lo peor que sus hijos están reproduciendo el estilo de vida impuesto por su padre.

Ella sabe que su vida marital anda mal y que el ambiente de convivencia de sus hijos no es el adecuado pero está atada a su realidad. No tiene a donde irse con los niños, no cuenta con una dirección domiciliaria en La Habana y es ama de casa.

Sabe que la actitud de su pareja hacia ella no es la correcta, es nula la agresión física pero los gritos, humillaciones y la indiferencia tienen cabida en esa relación amoroso, por el respeto de lo que un día fue.

Ella no es consciente de su situación y no tiene el valor para denunciarlo. Mi vecina tiene un problema: es una víctima de violencia psicológica.

Para usted que me lee pudiera parecer una ficción mi relato pero es la pura realidad que se vive en nuestro país actualmente y agraviada por la pandemia de la COVID-19.

Necesito tranquilidad para mí y mis hijos. Quiero ser feliz

Según datos de ofrecidos por la Encuesta Nacional sobre Igualdad de Género aplicada en el país en el 2016, el grupo de mujeres seleccionadas entre 15 a 75 años de edad, el 25.7 % reconoce a la violencia psicológica como la de mayor incidencia en las víctimas por encima de la económica, la física y la sexual.

El 26.7 de las mujeres afirma haber sufrido violencia en los últimos 12 meses y el 22.6 a lo largo de toda la vida.

Para la doctora Ana María Álvarez-Tabío Albo, especialista en derecho civil y patrimonial de familia, profesora titular de la Facultad de Derecho de la Universidad de La Habana, es muy importante que el pueblo cubano conozca el tratamiento que brinda el anteproyecto a los hechos de violencia, el cual dedica un título entero a la violencia familiar vinculada también a las manifestaciones de discriminación.

“Porque suele hablarse de violencia de género y nos olvidamos, se invisibiliza esa que se practica en el espacio familiar que se supone es el lugar donde debemos encontrar la paz, donde debemos encontrar cariño, amor y afectos. Y desgraciadamente son esos espacios donde más manifestaciones tenemos hoy de violencia, en el interior de las familias. Y a veces no se nota, o consideramos que es cuestión personal y privada de cada quien y somos todos un poco cómplices de estas situaciones.”

Este título, además de definir el alcance de la violencia y todas sus manifestaciones, que no solo es el maltrato físico, pues es el que más se ve, pero también es el maltrato verbal, psicológico, moral, sexual, económico y patrimonial. Se define que los asuntos de violencia son de tutela judicial urgente y se necesita además del acompañamiento de otros saberes para poder solventar y sobrellevar las secuelas que suele dejar estos hechos en la psiquis de estas personas.

Se definen además las responsabilidades derivadas de ello en el marco que le corresponde a la legislación familiar. Y a partir de estas responsabilidades lo más importante es que no se queda solo en el plano de las declaraciones generales, sino que transversaliza después todo el texto normativo y en cada situación concreta que esté presente un hecho de violencia, se puede palpar una consecuencia efectiva.

“Por ejemplo en el caso de las situaciones de pareja, voy a mencionar dos posibles consecuencias. Al momento de liquidar la comunicad de bienes, si se demuestra que durante la vigencia del matrimonio existió violencia, el agresor o la agresora pierde su derecho de participación en esa liquidación, en esa masa común de bienes que se formó durante el matrimonio. Pero también durante la vigencia del matrimonio, si se demuestran los hechos de violencia, el tribunal puede disponer la separación judicial de los bienes aunque no se produzca nunca el divorcio".

Necesito tranquilidad para mí y mis hijos. Quiero ser feliz…

La profesora titular de la Facultad de Derecho de la Universidad de La Habana, doctora Ana María Álvarez-Tabío Albo, comentó además que “es difícil de entender la espiral en que se ve envuelto una persona víctima de violencia de género que a veces es incapaz de dar el paso para promover un divorcio y es esto una medida protectora de sí misma.

En el caso de las relaciones de las madres y los padres con sus hijos, es decir en el ámbito de la responsabilidad parental, también hay consecuencias palpables. Un padre o una madre abusadora, aun cuando no sea en la persona de su hijo no puede tener la guarda y cuidado del mismo; o habrá que restringirle su derecho a la comunicación. Aun cuan es una violencia indirecta contra la persona del hijo, es un individuo que si maltrata a la madre, a su compañera, tampoco merece una relación.

“Ese mito de que un mal marido puede ser un buen padre, no es cierto. No puede una persona maltratadora ser después un buen progenitor. Y lo mismo se aplica si el abusador o el maltratador es la madre. Aquí no hay distinciones en cuanto al género pero lo que suele suceder desgraciadamente es lo que conocemos", agregó Tabío Albo.

En el Anteproyecto del Código de las Familias aparece reflejado que hechos de violencia puede ser causa de privación de la responsabilidad parental o de su suspensión. A todo lo largo de este documento podrá nuestro pueblo percatarse que hay un llamado especial condenatorio a la violencia y eso va atraer consecuencias efectivas. Es de vital importancia la visualización del tema que está presente al interior de la familia y que necesita al menos desde la legislación familiar una respuesta contundente.

Un dato importante que deben conocer, como parte de la Jornada Nacional por la No violencia en Cuba se tiene previsto inaugurar consejerías para el tratamiento a la violencia, en las 168 Casas de Orientación a la Mujer y la Familia en el país, cuyos equipos los integran médicos, psicólogos, juristas, pedagogos y otros profesionales con el objetivo de orientar y acompañar a mujeres y familias que viven en situaciones de violencia.

Escuche el audio en nuestro Canal TeVeo.


Envía tu comentario
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.

ENLACES EXTERNOS
Radio Cubana
ICRT
Granma
© Radio Rebelde - 2020
© Radio Rebelde - 2020