26 de Julio. Mi Moncada
  • Lunes, 26 de Julio de 2021
  • Átomos de vida (+Audio)

    2021-06-13 11:50:25 / web.radiorebelde@icrt.cu / Roberto Mesa Matos


    Átomos de vidaFotos: Cortesía del entrevistado

    Manzanillo, Cuba- Cómodamente sentado en un balance de la sala del hogar, en el consejo popular “Rosa La Bayamesa”, de la ciudad capital de la provincia de Granma, en el oriente de Cuba, Carlos Alberto López Pérez repasa los días angustiosos por los cuales transitó en las últimas semanas.

    En ese ejercicio, el hombre, de 50 años de edad, se empeña en borrar lo triste y guardar al centro del pensamiento par de enseñanzas: “la grandeza de la obra socialista de Fidel y la Revolución con expresión concreta en la profesionalidad de los científicos y los médicos cubanos y la necesidad de cuidarse de un virus que nos pone “contra la espada y la pared.”

    Carlos Alberto lo afirma desde la experiencia que le ofrecen los días de ingreso en la sala 2K, del Hospital Clínico, Quirúrgico y Docente Celia Sánchez Manduley, de esta ciudad, instalación de la salud a la que llegó junto con la madre, Teresa Luisa Pérez Olivera, de 78 años de edad.

    HORA CERO

    Forjada en la rectitud de un hogar con la firmeza del carácter, los valores humanos, la educación formal y los principios patrióticos y revolucionarios que delinearon el presente sólido y amoroso de todos, desde marzo de 2020 la familia López Pérez cerró brechas en el inmueble a cualquier riesgo por donde pudiera “colarse” el Sars – CoV 2, pero la vida es mucho más impredecible y...

    Átomos de vida

    “Durante la última semana de mayo, uno de mis tres hijos comenzó con episodios de fiebre, que marcaron 38,5 grados; pérdida del olfato y el  gusto. Nos autoaislamos en la vivienda y lo informamos inmediatamente al área de salud. El día 22 nos notifican la positividad a una sobrina, a mi madre y a mí”, comenta este carismático bayamés, amante de los ejercicios físicos “para mantenerme en forma, compay.

    “Aquella misma tarde nos trasladaron al “Celia Sánchez”; recuerdo que el chofer de la ambulancia, amigo mío, se asombró por el paciente que debía transportar. No comprendía que yo estuviese enfermo. Los dos estábamos asintomáticos, este virus no cree en nada, ni nadie, al menor descuido puede ganarte la “pelea”.  

    GALLO FINO

    La historia clínica de Carlos conjuga una hipertensión arterial, diabetes mellitus, hipertrofia ventricular izquierda, broncoestacia, padecimientos prostáticos y las hojas de la autora de sus días describe una degeneración muscular y otros males que los hacían “blanco” ideal para que el nuevo coronavirus los aprovechara en su favor, pero los dos, junto a los médicos, “partieron” la corona por la mitad y vencieron.

    Átomos de vida

    “El viaje entre ambas ciudades me pareció más extenso que nunca, y mira que conozco el trayecto. No le solté la mano a mi viejita ni un minuto,  iba conversando todo el tiempo con ella, porque no podíamos dejar que nos afectara el estado anímico.

    “Eso es primordial. Decir sí, voy a salir de esta, no me va a pasar nada, tener siempre la fuerza, esperanza y fe en la medicina cubana y sus profesionales. Mi mamá se deprimió y traté de “levantarle” el ego en el viaje.

    “Cuando nos ratificaron el resultado con el PCR le comenté que nos “trasladarían” hacia otra sala, sin decirle la verdad, porque tenía que evitarle más estrés y tensión que derivaran en una inmunodepresión, muy peligrosa. Ella acude al baño cada una hora y 30 minutos producto de sus padecimientos de base.

    López Pérez es dueño de una voluntad, valentía, fortaleza e ímpetu recio, “soy como un “gallo fino”  que no le teme a los obstáculos y lucha por él y los suyos: “Cuando nos repitieron los PCR el mío dio negativo y el de la vieja mantuvo el diagnóstico inicial.

    “Decidí acompañarla sin importar el riesgo. Me concentré en ayudarla, en estimular el espíritu, el ánimo y hasta me “uní” al equipo médico para apoyarlos porque en ese escenario es imprescindible el estado psicológico de los enfermos.

    “No se puede pensar en la muerte, eso es lo último, hay que tener la esperanza de salir, unidad en el trabajo como nos enseñó el Comandante en Jefe. Pensé mucho en Martí, en Céspedes, Maceo y Fidel, en sus valerosas enseñanzas humanistas y que ponen en práctica los jóvenes médicos. En Zona Roja siembran amor, sentimiento que fertilizan de responsabilidad, disciplina, rigor y sentido del deber.

    “Como a todos nos lastiman los fallecimientos, pero estábamos allí ofreciendo ánimo: ¡vamos pa´lante, vamos respira, sonríe! Me marcó la muerte de un combatiente de la Revolución que pasaba los 80 años. No soportó  las complicaciones, pero se le hizo de todo, ¡oiga se le inyectaron medicamentos de última generación que enviaron desde otro hospital!

    - ¿Cómo definiría usted a los médicos que lo atendieron?

    - “Llevan la ternura y pasión en sus corazones; la dedicación, el talento y la profesionalidad en las manos desde Estela, la jefa de la sala, hasta los médicos Carlos Alberto, Julito, Juan, Luis Mario, el cirujano Jorge Montero; las enfermeras Vaikelin, Aliuska, Dariela, Kenia y la estudiante Rocío; Claudia, la auxiliar general;  el fumigador Eddy y el resto del personal de apoyo son átomos de vida porque se unen y son una “reacción en cadena” por la sonrisa y la vida de los pacientes que tienen a su cargo.

    Átomos de vida

    “Son muy jóvenes que sin apartar el desenfado propio de la edad muestran una disciplina, responsabilidad y rigor impresionante; la cohesión en el trabajo los convierte en ejemplo de los más altos valores de la nueva generación de cubanos. Llegan a convertirse en familiares cercanos porque ofrecen cariño, prestos al diálogo con amabilidad, a compartir mensajes de aliento y de seguridad en que todos saldremos de ese difícil instante. Son muy celosos con los protocolos de bioseguridad para protegerse.”

    - Usted no sintió miedo…

    - “Siempre está presente, pero poco a poco cede ante la confianza y la certeza que inspiran los médicos y las enfermeras, la voluntad del propio paciente de recuperarse. Lo apartamos con autoestima alta, con la fe en los especialistas y el amor hacia ellos por tanta entrega, sentimientos que se hacen recíprocos.

    - ¿Qué lecciones le deja este último mes?

    - “Sin dudas, que la Revolución está siempre para cuidar de su pueblo, sin importar bloqueo ni hostilidad imperialista, nada, que los científicos y médicos, hijos de las ideas y la voluntad de Fidel, son la nobleza y la inteligencia de este combate: uno experimenta orgullo por los cinco candidatos vacunales que se lograron.

    “El desempeño de los galenos es maravilloso, no es verlo por la televisión que es muy bonito, es allí, donde comprendes la magnitud del problema, la entrega total, el esfuerzo que hace el país para que nadie muera y garantizar las medicinas, hasta el más mínimo recurso. La consagración es espectacular.

    “Consolidamos el amor de hijo – madre. El virus demuestra a todos que tenemos que preocuparnos más por la familia  y ser disciplinados. La progenitora es el amor más grande e intenso que puede tener un hombre, te educa y fortalece los valores humanos, éticos, morales y políticos - ideológicos.

    “Soy mejor persona y desde la experiencia aporto mis consejos a familiares y vecinos, a las amistades para que asuman conductas que no los pongan en riesgo ante la enfermedad. Estar muy cerca de la muerte me permitió valorar la maravillosa oportunidad de los amaneceres, del compartir juntos cuando todo pase. 

    VERDE

    “Me siento bien hijo, no me duele nada, no tengo ninguna secuela. Cuidaron de mi vida unos médicos maravillosos. Gracias a todos”, me dice del otro lado de la línea telefónica con una voz de encanto Teresa Luisa y sonreímos.

    Carlos Alberto es un personaje en el Reparto Ciro Redondo, del Consejo Popular Rosa La Bayamesa: la jovialidad y carisma lo hacen muy querido por todos, es líder comunitario con una recompensa que guarda en alta estima: el Premio Nacional del Barrio, que confieren los Comités de Defensa de la Revolución (CDR).

    “Las personas pasan y nos saludamos desde el portal. Sostenemos un breve diálogo donde no falta mi orientación para el autocuidado, fundamentalmente de los niños y los abuelos.

    “Me encantan mis parcelas, donde trascurren mis horas vespertinas. En el huerto tengo sembradas más de cuarenta especies de plantas medicinales. Confío en las bondades de la Medicina Natural y Tradicional, que nos ha ayudado mucho en este período”, concluye López Pérez. Pendiente quedan el abrazo al periodista y dos tazas de café que él ahora comparte feliz en familia.

    Escuche el audio en nuestro Canal TeVeo


    Envía tu comentario
    • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
    • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
    • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.

       Yusmani      Cuba

    13.06.2021 - 12:56 pm

    Somos cuba felicidades a ese equipo de primera del hospital celia Sánchez Manduley


    ENLACES EXTERNOS
    Radio Cubana
    ICRT
    Granma
    © Radio Rebelde - 2020
    © Radio Rebelde - 2020