Cuba Vive
Jueves, 02 de Diciembre de 2021

Construcciones humanas en armonía con el entorno natural

2021-09-22 21:39:10 / web.radiorebelde@icrt.cu / Teresa Valenzuela García


Construcciones humanas en armonía con el entorno natural

Fotos: Tomadas de Internet

El hombre, la naturaleza y la integración de ambos en armonía, constituyen objetivos que guían  el quehacer de la “arquitectura orgánica”,  término utilizado para describir la integración perfecta entre las construcciones humanas y el entorno natural. Se busca generar estructuras unificadas e interrelacionadas con su medio ambiente.

Según datos consultados a finales del siglo XX, los arquitectos modernistas llevaron el término a un nivel aun más elevado al utilizar nuevas formas y materiales para crear armazones de hormigón, arcos inclinados sin vigas y pilares visibles, entre otros.

Especialistas en el tema afirman que las edificaciones que se construyen desde la aproximación de la arquitectura orgánica no cuentan con diseños lineales o rígidamente geométricos, en su lugar se hace uso de líneas onduladas y trazos que sugieren formas naturales. Fueron consideradas así algunas de las obras de Antoni Gaudí, como la casa Batlló que perseguía el diseño de formas de la naturaleza como animales, restos óseos y vegetación y el Parque Güell con jardines y elementos arquitectónicos situado en la parte superior de la ciudad de Barcelona, en las estribaciones de la sierra de Collserola, España.

La casa Batlló

Otros ejemplos del acercamiento moderno a la arquitectura orgánica son la Casa de la Ópera de Sidney, del danés Jørn Utzon y el Aeropuerto internacional de Dulles, de Eero Saarinen.

Se asevera además por los conocedores que una muestra clara es la obra del español Santiago Calatrava, entre esta destacan la torre de comunicaciones de Montjuic, el puente de Lusitania de Mérida o, su gran obra, la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia con las que el artista ha conseguido una gran proyección internacional.

Uno de sus principales objetivos de la corriente es la unificación del espacio, mezclar los interiores con los exteriores y crear espacios armónicos con la yuxtaposición de los elementos dominantes del entorno.

Esta filosofía de diseño arquitectónico apareció a principios del siglo XX. Uno de sus principales exponentes fue Frank Lloyd Wright. A pesar de que él no fue el primero de la metodología, fue él quien logró sentar las bases de la arquitectura orgánica en el mundo moderno.

Considerado el precursor de la corriente, su mayor aportación fue entender la arquitectura como un elemento que del interno pasa al externo, a disposición de quien en la estructura habita. La Casa de la Cascada es su obra más representativa; un claro ejemplo de integración y equilibrio entre naturaleza y arquitectura, según un sitio consultado.

La propuesta de Wright se basa en seis puntos clave: una edificación debe parecer que creció donde está ubicada, se debe elegir una forma predominante para utilizarla en toda la construcción, la utilización de colores naturales, revelar la naturaleza de los materiales, utilizar espacios abiertos y reservar lugar para áreas verdes.

La arquitectura orgánica toma las características físicas y psicológicas del ambiente como referencia a la hora de producir espacios habitables para el ser humano, de modo que el mundo esté equilibrado entre el desarrollo del hábitat humano y el natural.

El resultado es una composición única. Nació en Europa en 1940 con la aparición de la crisis del racionalismo.

En Cuba, la mayor exponente de esa corriente es la Comunidad “Las Terrazas”, levantada en medio de la Sierra del Rosario, en Candelaria, provincia de Artemisa, a unos 60 kilómetros de La Habana.

Comunidad “Las Terrazas”, levantada en medio de la Sierra del Rosario, en Candelaria, provincia de Artemisa

Salta a la vista, en Las Terrazas, la manera en que fueron construidos sus complejos habitacionales, siguiendo los principios de la arquitectura orgánica. Las casas y edificios escalan por las lomas, insertándose con armonía entre la vegetación y los bosques del lugar.

La pintoresca comunidad campesina de montaña, construida en 1971, como un enclave poblacional, autosustentable, con una arquitectura suigéneris, adaptada al relieve de terrazas del lugar, se enriqueció con un gran espejo de aguas, que colma la represa del río San Juan, lo que ha originado un paisaje de extraordinaria belleza, asegura un artículo periodístico realizado sobre el lugar.

Sus más de mil habitantes se dedican, en lo fundamental, a la repoblación forestal y la conservación del patrimonio histórico cafetalero, en un área de cinco mil hectáreas. Fue también la primera comunidad campesina en Cuba, dedicada a la promoción y explotación del turismo de naturaleza, para lo cual atienden el Hotel Moka y diversas instalaciones gastronómicas y recreativas.

El Hotel Moka, es la obra paradigmática de la arquitectura orgánica en Las Terrazas, donde los árboles centenarios, atraviesan el edificio, aportándole frescura y sosiego a los espacios. Las habitaciones abren sus ventanas y balcones, sin perder la intimidad con el bosque, intercambiando con las copas de los árboles, el aire puro y el canto de las aves, que proporciona a los huéspedes, una acogedora estancia.

La armonía, la tranquilidad y el progreso que se respira en este lugar maravilloso del archipiélago cubano logran el equilibrio entre el medio ambiente natural, los edificios, el mobiliario y la satisfacción de las necesidades del hombre.


Envía tu comentario
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.

ENLACES EXTERNOS
Radio Cubana
ICRT
Granma
© Radio Rebelde - 2020
© Radio Rebelde - 2020