Economía cubana
  • Friday, 23 de October de 2020
  • Defender la obra de la Revolución con pasión

    2020-10-16 12:14:22 / web@radiorebelde.icrt.cu / Demetrio Villaurrutia Zulueta


    Defender la obra de la Revolución con pasión

    Toda producción científica tiene que tener un reflejo en el progreso nacional: la frase del presidente Miguel Díaz-Canel durante un intercambio este jueves en la Universidad de Oriente, sintetiza un esfuerzo del país que tiene como propósito potenciar los resultados de las ciencias para convertirlos en innovación e impulsar el desarrollo en función de resolver los principales problemas de los territorios.

    Si esto es perfectamente posible es gracias al caudal de centros universitarios del país, que aglutinan a instituciones científicas como herramienta para estimular saberes, sistematizarlos y devolverlos en ciencia constituida para quitarle un pedacito a cada problema.

    Una de las mayores enseñanzas del enfrentamiento a la COVID-19, y lo sigue siendo, resultó la manera en que el gobierno logró gestionar desde las investigaciones científicas el mejoramiento de un protocolo inicial hasta consolidar un protocolo de carácter nacional donde, a la par de que la enfermedad se iba expandiendo, en esa misma dinámica se le fueron buscando soluciones a los nuevos desafíos que se presentaban.

    Pero eso no surgió de la nada. Es justamente a lo que nos lleva la frase de nuestro presidente cuando ratifica la importancia de las ciencias en todos los ámbitos de la vida económica y social del país, y en primerísimo lugar en la producción de alimentos, donde en muchos casos disponemos de las tecnologías, el conocimiento y de experiencias anteriores, pero no lo hemos logrado sistematizar hacia todo los lugares en una permanente labor de extensionismo que permite cerrar los ciclos de trabajo.

    Al cierre del pasado año, nuestro país contaba con unas 50 universidades y casi el 50 por ciento de la población poseía un título de educación superior, cifras muy significativas en una nación de algo de más de once millones de habitantes, lo que ratifica que una de las fortalezas más robustas con que contamos hoy sigue siendo la preparación y el conocimiento de nuestra gente. Un gran punto de partida.

    Defender la obra de la Revolución con pasión

    De esa enseñanza que deja la COVID-19, también ha quedado el encuentro semanal de nuestro presidente con expertos y científicos de los alimentos del país, con el propósito impostergable de transitar hacia una mayor soberanía alimentaria y alcanzar la necesaria educación nutricional, en un archipiélago donde al recurso natural llamado tierras cultivables puede sacársele mucho más, no solo en el orden objetivo sino también dado el escenario que ha existido antes y más complejo ahora, donde el país eroga, entre alimentos y combustibles, las mayores cifras en el financiamiento de productos de importación.

    Con un potencial científico envidiable, constituido en nuestras propias universidades y en los polos científicos, y que tienen su polígono de ensayo en las empresas productivas, fincas y parcelas, entre otros, no puede existir otra alternativa que dotar a nuestras producciones alimentarias de más ciencias, para incrementar la productividad, hacerlas más sostenibles en el tiempo e ir a la sustitución de importaciones. Y unido a ello alcanzar los necesarios encadenamientos productivos que hoy son imprescindibles en el mundo moderno y mucho más para un país subdesarrollado como el nuestro.

    Y uno de esos llamados ¨balones de ensayo¨ son los municipios, donde hay tanta inteligencia concentrada, y los niveles de autoabastecimiento local demandan una dinámica superior que no solo incluyen incrementar las producciones sino resolver trabas en la comercialización y el aporte de las distintas bases productivas, entre otros.

    Por eso cada visita de gobierno se sitúa justamente en el terreno de lo útil, lo que retroalimenta, conecta la estrategia nacional con los intereses territoriales, para entronizar la idea de que Pensar como país, y hacerlo desde el lugar donde trabajamos, desde lo qué podemos hacer y aportar, es hoy una prioridad. Y como demandara el presidente Miguel Díaz-Canel durante la sesión ordinaria del Consejo de Ministros del mes de Junio del actual año: ¨… podemos hacer miles de cosas mejores, hay muchas ideas compartidas por implementar con más agresividad y sobre todo tenemos la obra de la Revolución delante y hay que defenderla con pasión¨.

    Hablar de esa pasión y energía necesarias en defensa de la Revolución es entregarnos sin límites, hoy y siempre, a hacer lo que nos toca.

    Defender la obra de la Revolución con pasión


    Envía tu comentario
    • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
    • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
    • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.

    ENLACES EXTERNOS
    Radio Cubana
    ICRT
    Granma
    © Radio Rebelde - 2020
    © Radio Rebelde - 2020