Cuba Vive
Miércoles, 05 de Octubre de 2022

La ciencia no deja de sorprender

2022-03-23 16:15:58 / web.radiorebelde@icrt.cu / Teresa Valenzuela García


La ciencia no deja de sorprenderFotos de Internet

La ciencia no deja de sorprendernos con sus acertados descubrimientos  encaminados al mejoramiento de la vida y la  prolongación de la existencia humana.

Tras largas jornadas de investigación y estudios, de sus manos e ingenio salen  nuevos medicamentos para mejorar la salud, medios que desafían la muerte y vacunas  que salvan a millones de personas.

Muestra de ello son los descubrimientos científicos más importantes de este siglo. A un grupo de ello nos referimos a continuación:

Uno es el genoma humano. Fue en el año 2003 cuando un consorcio internacional formado por científicos de seis países lo descifraba, ocurrió dos años antes de lo previsto, así terminaban la secuencia completa 99,99 por ciento del llamado libro de la vida: el genoma humano.

Era la culminación del Proyecto Genoma Humano, dotado con 280 millones de dólares de presupuesto, que se había creado en 1990 para tal objetivo. En la larga cadena con forma de hélice que tiene el ADN se ocultan los miles de genes que contienen las instrucciones para el funcionamiento de un ser humano.

La secuenciación del genoma significó avances importantes en el terreno del conocimiento. Aunque todavía no se han logrado predecir, diagnosticar y tratar muchas enfermedades, la medicina se ha transformado como nunca gracias a este hallazgo.

Otro descubrimiento notable del siglo XXI fue el del homínido más antiguo: que fue  hembra, pesaba alrededor de 50 kilogramos y medía unos 120 centímetros de altura. Se trata de Ardi, el antepasado más antiguo del ser humano que fue hallado en Etiopía en 1992 y presentado en sociedad 17 años después.

El 1 de octubre de 2009, en una edición especial de Science, un equipo internacional de científicos describía minuciosamente, por primera vez, a Ardipithecus ramidus, una especie homínida que vivió hace 4.4 millones de años en lo que hoy es Etiopía.

El 1 de octubre de 2009, en una edición especial de Science, un equipo internacional de científicos describía minuciosamente, por primera vez, a Ardipithecus ramidus.

De esta manera, Ardi destronaba a Lucy, esqueleto parcial femenino de Australopithecus afarensis, hallado en 1974, que vivió hace 3,2 millones de años y que suponía el resto más antiguo descubierto hasta la fecha. El descubrimiento de Ardi probaba que los primeros antepasados de los humanos no se parecían en nada a un chimpancé o a otros primates de gran tamaño, como se creía por lo general.

Otro descubrimiento que trascendió a su tiempo en 2021 fue la más que posible existencia de la conocida como partícula de Dios, confirmada el pasado 4 de julio de 2012, por la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN).

El CERN se encuentra en Suiza, cerca de Ginebra, y próximo a la frontera con Francia. El dispositivo utiliza campos electromagnéticos para acelerar partículas cargadas a altas velocidades, y así, hacerlas colisionar con otras partículas. Para llevar a cabo tal experimento colaboraron unos 10 mil científicos y cientos de universidades y laboratorios, así como más de 100 países de todo el Mundo.

Después de mucho tiempo rastreándola, finalmente la partícula, teorizada en los años 60 por el físico británico Peter Higgs, eso sí, pasaría todavía un tiempo hasta que los científicos del CERN pudiesen afirmar, sin atisbo de duda, que lo que han hallado es, indefectiblemente, el archiconocido Bosón de Higgs..

A la partícula fundamental, el bosón de Higgs, se le ha llamado la partícula de Dios a menudo. A los físicos no les gusta ese nombre. Nunca se oirá a un físico o una física que lo use. Pero en 1993 el premio Nobel de Física Leon Lederman escribió un libro de divulgación sobre las partículas elementales que se llamó así: “La partícula de Dios: si el universo es la respuesta, ¿cuál es la pregunta?”. Y en él, Lederman cuenta el origen de ese apodo para el bosón de Higgs.

El bosón es una de las partículas elementales que predice el modelo estándar. Vayamos por partes. El modelo estándar es para la física como la tabla periódica de los elementos para la química. En él están todas las partículas básicas de las que está formada la materia. Es decir, los componentes más pequeños de todo lo que existe en el universo, aquellos que, según suponemos, no pueden dividirse más. A esos componentes básicos los llamamos partículas elementales o fundamentales.

Otro descubrimiento que trascendió a su tiempo en 2021 fue la más que posible existencia de la conocida como partícula de Dios.

De la existencia del bosón depende, entre otras cosas, que la teoría actual que explica el Universo visible (el llamado Modelo Estándar) sea correcta. Y no sólo eso: de las características de esta partícula pueden depender las futuras investigaciones para comprender el Universo oscuro, que no está explicado por el Modelo Estándar.

Admirados por las sociedades los científicos protagonizan sucesos increíbles. Cambian rumbos, realidades y consecuencias. Hombres y mujeres de ciencias de todo el Planeta con la determinación de vencer dificultades y encontrar soluciones a sus interrogantes.

La ciencia no deja de sorprendernos con sus acertados descubrimientos  encaminados al mejoramiento de la vida y la  prolongación de la existencia humana.

Tras largas jornadas de investigación y estudios, de sus manos e ingenio salen  nuevos medicamentos para mejorar la salud, medios que desafían la muerte y vacunas  que salvan a millones de personas.

Muestra de ello son los descubrimientos científicos más importantes de este siglo. A un grupo de ello nos referimos a continuación:

Uno es el genoma humano. Fue en el año 2003 cuando un consorcio internacional formado por científicos de seis países lo descifraba, ocurrió dos años antes de lo previsto, así terminaban la secuencia completa 99,99 por ciento del llamado libro de la vida: el genoma humano.

Era la culminación del Proyecto Genoma Humano, dotado con 280 millones de dólares de presupuesto, que se había creado en 1990 para tal objetivo. En la larga cadena con forma de hélice que tiene el ADN se ocultan los miles de genes que contienen las instrucciones para el funcionamiento de un ser humano.

La secuenciación del genoma significó avances importantes en el terreno del conocimiento. Aunque todavía no se han logrado predecir, diagnosticar y tratar muchas enfermedades, la medicina se ha transformado como nunca gracias a este hallazgo.

Otro descubrimiento notable del siglo XXI fue el del homínido más antiguo: que fue  hembra, pesaba alrededor de 50 kilogramos y medía unos 120 centímetros de altura. Se trata de Ardi, el antepasado más antiguo del ser humano que fue hallado en Etiopía en 1992 y presentado en sociedad 17 años después.

El 1 de octubre de 2009, en una edición especial de Science, un equipo internacional de científicos describía minuciosamente, por primera vez, a Ardipithecus ramidus, una especie homínida que vivió hace 4.4 millones de años en lo que hoy es Etiopía.

De esta manera, Ardi destronaba a Lucy, esqueleto parcial femenino de Australopithecus afarensis, hallado en 1974, que vivió hace 3,2 millones de años y que suponía el resto más antiguo descubierto hasta la fecha. El descubrimiento de Ardi probaba que los primeros antepasados de los humanos no se parecían en nada a un chimpancé o a otros primates de gran tamaño, como se creía por lo general.

Otro descubrimiento que trascendió a su tiempo en 2021 fue la más que posible existencia de la conocida como partícula de Dios, confirmada el pasado 4 de julio de 2012, por la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN).

Escuche y descargue nuestro comentario en audio desde nuestra plataforma en iVoox:

El CERN se encuentra en Suiza, cerca de Ginebra, y próximo a la frontera con Francia. El dispositivo utiliza campos electromagnéticos para acelerar partículas cargadas a altas velocidades, y así, hacerlas colisionar con otras partículas. Para llevar a cabo tal experimento colaboraron unos 10 mil científicos y cientos de universidades y laboratorios, así como más de 100 países de todo el Mundo.

Después de mucho tiempo rastreándola, finalmente la partícula, teorizada en los años 60 por el físico británico Peter Higgs, eso sí, pasaría todavía un tiempo hasta que los científicos del CERN pudiesen afirmar, sin atisbo de duda, que lo que han hallado es, indefectiblemente, el archiconocido Bosón de Higgs..

El bosón es una de las partículas elementales que predice el modelo estándar. Vayamos por partes. El modelo estándar es para la física como la tabla periódica de los elementos para la química. En él están todas las partículas básicas de las que está formada la materia. Es decir, los componentes más pequeños de todo lo que existe en el universo, aquellos que, según suponemos, no pueden dividirse más. A esos componentes básicos los llamamos partículas elementales o fundamentales.

De la existencia del bosón depende, entre otras cosas, que la teoría actual que explica el Universo visible (el llamado Modelo Estándar) sea correcta. Y no sólo eso: de las características de esta partícula pueden depender las futuras investigaciones para comprender el Universo oscuro, que no está explicado por el Modelo Estándar.

Admirados por las sociedades los científicos protagonizan sucesos increíbles. Cambian rumbos, realidades y consecuencias. Hombres y mujeres de ciencias de todo el Planeta con la determinación de vencer dificultades y encontrar soluciones a sus interrogantes.


Envía tu comentario
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.

ENLACES EXTERNOS
Radio Cubana
ICRT
Granma
© Radio Rebelde - 2020
© Radio Rebelde - 2020