Cuba Vive
Jueves, 06 de Octubre de 2022

La refrigeración cambió la vida de las personas (+Audio)

2022-03-06 17:59:39 / web.radiorebelde@icrt.cu / Teresa Valenzuela García


La refrigeración cambió la vida de las personas

Fotos: Internet

La historia de la refrigeración parece algo lejano en el tiempo pero no es así. La conservación de los alimentos estaba directamente relacionada con la vida diaria por lo que el hombre no dejó nunca de buscarle una solución.

Resulta difícil ahora en pleno siglo XXI imaginar la vida cotidiana sin un refrigerador en los hogares, sin embargo decenas de años atrás se desarrollaba una ardua batalla para alargar la utilidad de las comidas.

Desde la época de la prehistoria, durante los periodos en que escaseaban los alimentos, se tenía conciencia de la necesidad de tener reservas almacenadas en cuevas o embaladas en la nieve.

En China, antes del primer milenio, el hielo fue cosechado y almacenado. Hebreos, Griegos, y Romanos colocaron cantidades grandes de nieve en los hoyos de almacenaje cavados en la tierra y aislados con madera y paja.

Los egipcios antiguos llenaron los tarros de barro de agua hervida y los pusieron en sus azoteas, así exponiendo los tarros a la noche se refrescaban con el aire. Cuando un líquido se vaporiza rápidamente, se expande, las moléculas de levantamiento del vapor aumentan precipitadamente su energía cinética y este aumento se dibuja de los alrededores inmediatos del vapor, estos alrededores por lo tanto se refrescan.

En el siglo XIX muchos conservaban los alimentos en un recipiente que sumergían en agua para que no se les echaran a perder; ese es el caso de los huevos y frutas, también ante la ausencia de refrigeradores refrescaban las comidas afuera de las casas cuando bajaban la temperatura en la madrugada.

En los países que los termómetros bajaban hasta la congelación depositaban los alimentos en las ventanas donde se les conservaban con éxito por mucho tiempo.

Escuche y descargue el reporte en nuestro Canal TeVeo

 

No obstante algo significativo tuvo lugar en 1805, un inventor americano, Oliver Evans, diseñó la primera máquina de la refrigeración que utilizó el vapor en vez de líquido. Evans nunca construyó su máquina, pero una similar a él fue lograda por un médico americano, Juan Gorrie.

En 1842, Gorrie diseñó una máquina para refrescar habitaciones de pacientes en un hospital de la Florida, diseñado para tratar a enfermos con la fiebre amarilla. Su principio a base de comprimir un gas, que lo enfría enviándolo a través de bobinas de la radiación, y después ampliarlo para bajar la temperatura más lejos, (esta base es la que se ha usado en refrigeradores de tiempos modernos). Dando buenos resultados de su práctica médica, le concedieron la primera patente para la refrigeración mecánica en 1851, en los Estados Unidos.

Se conocen algunos otros nombres que realizaron importantes aportes a la refrigeración comercial como es el caso de Alexander C. Twinning y James Harrison.

Ferdinand Carré de Francia desarrolló un sistema algo más complejo en 1859. Semejante a máquinas anteriores de compresión, que utilizaron el aire como líquido refrigerador, el equipo de Carré contuvo el amoníaco rápidamente que se ampliaba. (El amoníaco en fase líquida en una temperatura mucho más baja que el agua absorbe más calor.) Los refrigeradores de Carré fueron utilizados extensamente, y la refrigeración de la compresión del vapor se convirtió, y sigue siendo, el método más extensamente usado para enfriamiento.

Sin embargo, el costo, el tamaño, y la complejidad de los sistemas de refrigeración de aquel tiempo, juntados con la toxicidad de sus líquidos refrigerantes de amoníaco, previnieron el uso general de refrigeradores mecánicos en el hogar. La mayoría de las casas utilizaron las cajas frías que fueron provistas casi diariamente de los bloques del hielo de una instalación frigorífica local.

Comenzando en el 1840, los coches refrigerados fueron utilizados para transportar la leche y la mantequilla. Antes de 1860, el transporte refrigerado fue limitado sobre todo a los mariscos y a los productos lácteos.

El coche refrigerado del ferrocarril fue patentado por J.B. Sutherland de Detroit, Michigan en 1867. Él diseñó un coche aislado con los arcones del hielo en cada extremo. El aire vino adentro en la tapa, pasó a través de los arcones, y circuló a través del coche por la gravedad, controlada por el uso de colgar las aletas que crearon diferencias en temperatura del aire.

El primer coche refrigerado para llevar fruta fresca y otros alimentos fue construido en 1867 por Parker Earle de Illinois, que envió las fresas en el ferrocarril de la central de Illinois. Cada pared contuvo 100 libras de hielo y 200 cuartos de galón de fresas. No fue hasta 1949 que se inventara un sistema de refrigeración montado en los techos, patentado por Fred Jones, posibilitando el comercio de alimentos por regiones más extensas.

Sin dudas la refrigeración cambió la forma de vivir y comer de millones de personas en el mundo.

 


Envía tu comentario
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.

ENLACES EXTERNOS
Radio Cubana
ICRT
Granma
© Radio Rebelde - 2020
© Radio Rebelde - 2020