Cuba Vive
Miércoles, 08 de Diciembre de 2021

Lo perdurable versus lo impropio

2021-11-19 11:10:38 / web.radiorebelde@icrt.cu / Demetrio Villaurrutia Zulueta


Lo perdurable versus lo impropioFoto: Prensa Latina

La Habana. - Se sabe que la industria cultural tiene en la comercialización a un aliado, y con ella la homologación de patrones consumistas que responden tanto a intereses globales como a particularidades políticas. Cuando se "siembran" códigos que no responden a intereses nacionales robándose lo verdaderamente autóctono de los pueblos o manipulándolos con fines políticos se busca secuestrar la identidad de cada nación y homologarlo todo.

Los premios Grammy tienen el sesgo que acompaña la industria cultural y cada vez más sucede que ese emporeo musical capitaliza y monopoliza a sus anchas premios que otorga y lo manipula tanto que empuja hacia un "podio" cual proa de barco escorado, a "supuestos" ganadores cuando lo que se esconde detrás es un interés político que enfocan como parte de la guerra subversiva contra aquellas naciones que no entran en los raseros del dinero ni en la órbita de los grandes grupos de poder que sustentan un show cultural totalmente contaminado con una mediación política.

La cultura, ya se sabe, ha sido y es un blanco directo de los dardos del imperio y de toda la acción subversiva de nuestros enemigos. Han querido dispararle y disparan directamente al corazón de la nación cubana para resquebrajar los valores y símbolos que se esconden detrás de cada obra, cada artista-patriota, cada símbolo-canción de la Revolución y para ello utilizan y contraponen como vías o herramientas escenarios de gran visibilidad donde "legitiman", lo que ellos suponen que, en creación musical, es lo mejor.

Es el caso de los Grammys Latinos, un mega espectáculo, con patrones holliwodenses, donde el dinero corre a raudales, y triunfar allí, que se llama Estados Unidos y lo que ello supone, representa generalmente tener tras de sí poderosas disqueras, patrocinadores, managers, mucho dinero.

Es lo que acaba de suceder ahora con una innombrable canción utilizada en una campaña subversiva contra Cuba que está aún en marcha y ha sido apoyada desde Miami por otro grupo de innombrables artistas. Es el pago a quienes se prestan al juego sucio del Imperio, y en Miami, para tratar de marcar en cualquier espacio su línea de odio visceral hacia la Revolución y certificar una imagen manipulada para garantizar sus programas anexionistas y anticubanos.

El show casi tenía un guión preparado porque el supuesto premio, era el trampolín de apoyo para que innombrables personas pudieran construir, tomando como cortina de humo la cultura y un espectáculo seguido por millones, su discurso mendaz, ridículo, impropio, irreal, manipulador contra lo que ellos suponen es la realidad cubana de hoy.

Estoy seguro que una buena obra musical cubana, con los códigos de un pueblo que resiste, ama, trasmite la Paz y la solidaridad; una obra musical que hubiese contado la historia sobre cómo hemos defendido como nadie la vida de cada compatriota durante estos meses y cómo se ha sacado mucho de nada para proteger hasta hoy a más del 85 por ciento de nuestra población contra un mortal virus, hubiera pasado inadvertida por el gran jurado de los Grammys porque en esencia, los códigos que predominan en ese mega espectáculo responden a intereses meramente políticos.

Eso también nos ratifica que jamás debemos esperar nada bueno de quienes nos adversan. Porque cada vía, cada espacio o escenario donde sea posible el ataque a Cuba y a los cubanos, ahí estará su dardo envenenado dirigido a intentar menguar, desvirtuar y a desconocer toda la inmensa obra que hemos construido, y como parte de ella, la que se ha levantado desde nuestra cultura que no por gusto el Comandante en Jefe la calificó como Espada y Escudo de la nación.

Cuba, su nación y su cultura no son negociables, marchan juntas, unidas, porque una no resulta nada sin la otra. Por eso, la verdadera cultura sale del pueblo y bebe de su idiosincrasia, se filtra para sedimentar nuestra identidad.

Ningún innombrable podría cambiar esos rumbos con un premio de pacotilla donde se suman frustraciones, mientras del lado de acá se suman sueños y certezas cotidianos, proezas diarias, que son los verdaderos reconocimientos del pueblo donde se inspira la obra cultural que se alza invicta y enaltecedora, la perdurable en el tiempo.


Envía tu comentario
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
DEL AUTOR
ÚLTIMAS PUBLICACIONES
LO MÁS LEÍDO
LO MÁS COMENTADO
ESTAMOS EN LAS REDES

ENLACES EXTERNOS
Radio Cubana
ICRT
Granma
© Radio Rebelde - 2020
© Radio Rebelde - 2020